Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

Manejando las luchas de poder con su hijo pre-adolescente

La pubertad, puerta de entrada a la adolescencia, suele ser la etapa donde los hijos comienzan a desafiar a los padres. Si estás pasando por esto, ten en cuenta estas sugerencias

Las luchas de poder parecen ser una compañía natural de aquellos tiempos en los que los niños del pasado empiezan a convertirse en púberes y adolescentes. Y durante las mismas, suele estar presente una gran cantidad de pasión, donde ellos se enojan con nosotros, y nosotros nos enojamos con ellos.

Así, comenzamos a sentirnos culpables, preocupados, y preguntándonos al mismo tiempo en donde quedo aquel dulce niño del pasado, y en que fallamos nosotros. Sin embargo, es fundamental que en estos tiempos reine la calma y la reflexión.

En primer lugar, es necesario saber que todas las actitudes de sus hijos adolescentes, son parte de una conducta normal, y que tanto para usted como para ellos, todos los sentimientos que se experimenten también serán muy normales.

En efecto, cuándo alguien está enojado con uno, es normal que uno se enoje con esa persona. No importa si se entiende el natural desarrollo de los adolescentes, o si se trata de aplicar ciertas técnicas para manejar la situación, pues muchas veces se experimentan sentimientos heridos y defraudados, y eso causa mucho enojo.

La clave, en este sentido, será aprender que hacer y como manejar estas situaciones de lucha de poder, tanto si se experimentan los sentimientos señalados anteriormente, como si simplemente se vislumbra una situación desagradable.

Entendiendo el desarrollo natural

Existen muchas razones por las que muy posiblemente comenzará a ver un aumento en las luchas de poder con su hijo púber. Aquí están las tres principales:

1. Las hormonas. Generalmente el gran cambio en las mismas comienza incluso dos años antes en las chicas que en los chicos. Los chicos que atraviesan la pubertad comienzan a ver grandes cambios en sus cuerpos, por lo que podrían sentirse muy ansiosos y ni darse cuenta de por qué discuten esta semana sobre un asunto que no los molestó la semana pasada.

2. El desarrollo de una capacidad de pensamiento crítico. Los chicos en la etapa de la pubertad comienzan a ser capaces de hacer reflexiones sobre cuestiones muy sensibles. Ya no es más todo blanco y negro, y si se combina esto con el hecho de que ellos todavía quieren mantener sus fantasías de la niñez, se comenzará a entender cuantos aciertos, pero también disparates, podrán comenzar a gestarse en la cabeza de sus hijos.

3. El descubrimiento de las verdades. A esa edad, los chicos comenzarán a descubrir muchas verdades, como el hecho de que sus padres son seres humanos que pueden fallar. No sólo podrán ver que ellos podrían tener razón y sus padres equivocados, sino que comenzarán a proyectar todos los problemas en sus progenitores. Y desde que usted es una figura estable y de mucha confianza en su vida, seguramente será el primer objetivo, y posiblemente el único, al que se apuntará la mayor parte de las veces.

Tomando medidas 

Aquí le proponemos algunos pasos que podría utilizar para evitar las luchas de poder. Para ello, en primer lugar, será muy importante que determine las consecuencias previamente, y se apegue fielmente a las mismas de ser necesario.

1. Aprenda a hablar en un tono firme, directo y franco. Gritar y ponerse a la misma posición del chico nunca ayuda.

2. Tome un profundo respiro y cuente hasta diez antes de reaccionar. Recuerde siempre que su objetivo es tener un adulto joven, sano y feliz, y no alguien reprimido y con constante temor.

3. Sea coherente, es decir consistente, con los límites y las reglas.

4. Lleve a cabo acciones que demuestren que las acciones de sus hijos tendrán consecuencias naturales y lógicas. Sea firme y apéguese a ellas.

5. Espere ciertos incumplimientos, pues probar los límites es una conducta normal en los adolescentes.

6. Escuche atentamente los sentimientos que ellos expresan, y mantenga una mente abierta. Usted tiene todavía la posibilidad de decir no, por lo que nunca debería dejar de escuchar lo que ellos tienen para decir.

7. Permanezca racional, recordando siempre que usted es el adulto. Si lo necesita, tómese un “recreo intermedio” para calmarse a sí mismo.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

hijos adolescentes

Por


Es muy difícil y muy sensible este tema

Por BEATRIZ CASTILLO


Lucha de poderes

Por


Prodigo de paciencia

Por MAILE


MANEJANDO LAS LUCHAS DE PODER CON SU HIJO PUBER

Por ROSA_XXX


¡Muy bien!

Por YRAM


Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo cuidar las plantas cuando salimos de viaje

Cómo cuidar las plantas cuando salimos de viaje

Suele ocurrir: llega el momento de las vacaciones o irse de viaje y es un pequeño dolor de cabeza ver cómo hacer para que las plantas del hogar no sufran

Cómo educar a tus hijos viendo películas

Una guía para utilizar las películas para hablar con tus hijos de los tema que te preocupan

¿Vale la pena penar?

Si el amor no da alegría y fuerza, ¿para qué amar?

Videos

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: