Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Los astros y tu intimidad

Cómo Venus y la Luna influyen en tus relaciones de pareja.
  
  

El
amor y las relaciones de pareja son una de las preocupaciones más importantes
para la mayoría de los seres humanos. Son muy pocas las almas solitarias que no
desean conseguir un compañero/a para toda la vida.

La mayoría de nosotros buscamos conseguir nuestra alma gemela pro diferentes
razones. El compañerismo y poder ayudar al prójimo, estando a su lado tanto en
los buenos como en los malos momentos, son algunos de los motivos que nos
movilizan a la hora de enamorarnos de alguna persona.
Escuchar y compartir sus deseos, sus sueños, sus miedos. Igualmente en la
sociedad moderna estas simples cuestiones se volvieron muy complejas.

En
las culturas tradicionales, cuando los papeles que cumplen los hombres y
mujeres eran más definidos, estaban mejor establecidas las relaciones de pareja
y la institución familiar. Pero en el mundo de hoy muchos de nosotros nos
separamos de nuestras familias de origen. Y aunque estén cerca, la unión familiar
es rara y la ayuda de toda la comunidad para las parejas es inexistente.

Una pareja moderna espera más de una relación que lo que podrían esperar los
que vivían en sociedades pre industriales. No son solamente amantes y padres,
sino también compañeros de trabajo y hasta mejores amigos.

No
es suficiente poder amar a su pareja y trabajar diariamente para mantener la
casa, usted debe entender al otro, cruzar la barrera entre lo masculino y
femenino a medida que los nuevos roles de ambos sexos continúan emergiendo. La
individualidad también es un género muy fuerte que se está imponiendo.

El
amor no es suficiente. Para vivir una relación íntima con otra persona hay
otros criterios que deben ser resueltos. La palabra amor, incluso, tiene un
significado diferente para distintas personas.

EL ROL DEL
PLANETA VENUS

Los
astrólogos consideran generalmente a Venus como el planeta del amor. Esto, sin
embargo, es algo engañoso. Venus describe la forma en la cual un individuo
puede reconocer amor o aprobación.

El signo, la casa y los aspectos de la carta natal de Venus indican las maneras
por las cuales la persona ganó el aprecio dentro de la estructura de una
familia.
Entonces algunos con Venus en Capricornio pueden ser apreciado por su sentido
de disciplina, mientras que algún otro con Venus en Cáncer será aprobado por su
naturaleza sensible y cuidadosa.

Venus, entonces, es un planeta altamente socializado, una expresión que no
corresponde a nuestras más profundas necesidades pero es un valor saberlo.
Venus es un paso hacia la intimidad, es la atracción que nos tira hacia la otra
persona.

El magnetismo, aunque no es intimidad, tampoco es amor. Pero es importante,
vital en todo caso, si una relación está por empezar. Sin embargo, las
relaciones construidas bajo Venus pueden no durar mucho o no ser tan profundas.

Venus es un planeta “horizontal”. Tiene que ver en cómo nos acercamos u
oponemos a otra persona que nos atraiga. Sin embargo, no necesariamente refleja
nuestros más profundos sentimientos. Esas necesidades, ese camino a la
intimidad, están bajo el dominio de La Luna. 

EL PAPEL DE LA LUNA 

La
luna es el arquetipo femenino primario en astrología.
La relación con la madre es la base para todas las relaciones futuras. Fue una
de las relaciones de dependencia total, la única relación físicamente necesaria
en toda la vida. No podríamos existir sin la presencia de la madre (por lo menos
hasta el nacimiento).

Los padres son vitales para la concepción, después son opcionales. La
proximidad, entonces, viene a través de la luna.  Viene conectada a nuestras necesidades más profundas, el
reconocimiento de ellas y tomar el riesgo de compartirlas con la persona que
amamos.
Esta vulnerabilidad es un elemento clave de la intimidad. Si no dejamos a
nuestra pareja vivir vidas paralelas, menos vivir una intimidad verdadera.
Ahora bien, no todos tenemos las mismas necesidades. Alguien con la Luna en
Cáncer es probable que tenga una noción diferente de la proximidad que alguien
con la Luna en Acuario.
Cada uno tiene necesidades lunares, necesita ser alimentada y escuchada, pero
las formas pueden ser muy diversas.
La Luna en Cáncer necesita, sobretodo, pertenecer, tener esa conexión de sentir
que ambos están en el mismo círculo.
La Luna en Acuario, aunque necesita espacio y libertad,  puede encontrar seguridad dentro  de una relación firmemente limitada. En
cualquier caso, es la Luna la que permite que ensamblemos en un nivel emocional
profundo. 

VENUS Y LA LUNA 

Cuando
permanecemos en el nivel de Venus, sin embargo, la necesidad de ser gustado
domina a la necesidad de ser oído.

La
proximidad requiere una buena voluntad de pasar el nivel de la aprobación y de
tocar el alma. Cuando compartimos nuestras sensaciones más profundas, los
miedos y los secretos podemos abrirnos.
Permitir entrar al otro es un gran desafío, particularmente para los hombres y
mujeres con el Fuego en sus cartas natales. Recibir es mucho más un arte que
dar.
Trabajar con la Luna significa tener en cuenta cambios, para las
inconsistencias. No estamos hablando de un modelo fijo de sociedad ideal,
estamos buscando una relación viva entre el crecimiento y el cambio en los
seres humanos.

Podemos
entender a Venus, mientras describimos lo que nos gusta, qué clase de gustos
son los mejores para nosotros. Pero como el azúcar dulce en la boca, el placer
que da es agradable, pero no nos puede satisfacer.

La luna describe qué nos llena. Por lo tanto, es importante que entendamos la
relación entre Venus y La Luna en nuestras cartas natales.

Si los dos están en conflicto, una atención extra se deberá tomar para
cerciorarse que el placer nos alimenta, antes que dejarnos sin saberlo. Alguien
con Venus en Cáncer, por ejemplo, puede apreciar los aspectos acogedores y
cuidadosos de un amor.

Pero si la Luna está en Aries, el espacio para la espontaneidad también debe
ser incluido. Esta persona puede ser muy responsable y cuidadosa de su pareja
todo el tiempo (todos los otros factores de la carta son iguales) pero
repentinamente deja todo para pedir su propio espacio individual.
Esto puede conducir a la confusión de ambos. Está realmente sobre la dirección
de dos necesidades muy diversas. 

La
dificultad es que Venus y la Luna están muy cercanas en sus naturalezas para
engañarnos a nosotros de leer una sobre la otra. Gusto y necesidad no son la
misma cosa. La forma de amor (Venus) y la sustancia de la emoción (La Luna)
pueden o no ser similares para un individuo dado.