Las terapias alternativas en el tratamiento del insomnio

Hay muchas personas que padecen algún trastorno del dormir y no quieren tomar fármacos o bien los toman y de todas maneras descansan mal, para este problema hay varias terapias de las llamadas “Alternativas,”que perfectamente pueden combinarse con las tradicionales.
  
  

Explicaremos brevemente algunas de ellas.

 Una de las opciones de aplicación mas sencillas
son los Oleos Gemoterapéuticos, que son preparados con gemas, piedras y
cristales, entre ellos el óleo Amatista colocado sobre los centros energéticos
o chacras antes de acostarnos induce al sueño y ayuda a relajar las tensiones
del día. Un baño con sales de Amatista produce el mismo efecto y si sumamos
las dos cosas podemos obtener una especie de cura de sueño.

 Otra posibilidad son los aceites esenciales que
deben ser siempre puros y extraídos de la glándula vital de la planta.

 Estos pueden colocarse en un hornillo en nuestra
habitación antes de irnos a
dormir
o podemos rociar con ellos nuestra cama y
también podemos usarlos en baños de inmersión, los mas indicados son el de
Melisa y el de Lavanda y se pueden combinar perfectamente.

 Se puede realizar también una terapia floral
mediante la toma de formulas personalizadas de Flores de Bach, de California,
del Mediterráneo y otros sistemas.

En este caso habrá que averiguar la causa
del insomnio por ejemplo, dentro del sistema de Bach: si una persona no duerme
por que en cuanto apaga la luz comienza a pensar en las cosas que tiene que
resolver; en los problemas del trabajo, etc. y no puede dejar de pensar en ello,
deberá tomar White, Chestnut;

Si en cambio tiene miedo a la oscuridad o tiene
pesadillas y siente miedo de volver a dormir se indicara Aspen; si se despierta
varias veces en la noche para ir al baño o para tomar agua (u otros líquidos),
correspondería dar Scleranthus y así se indicara una flor de acuerdo a la
descripción que la persona de del insomnio que sufre.

 Otra alternativa es el REIKI
que es el pasaje de
energía a través de las manos de una persona iniciada que actúa
beneficiosamente en quien lo recibe.

El Reiki ayuda particularmente a la
relajación y es habitual que luego de la primera sesión comencemos a dormirnos
mas fácil y más profundamente restableciendo la armonía para encarar los
problemas de la vida cotidiana.

 De esta manera vemos que las posibilidades se
adaptan a las necesidades y características de cada persona en particular.