Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Las imágenes en la investigación genealógica

Consejos para el buen uso de las fotografías y postales en la investigación de la historia familiar.
  
  

Fotografías

Capturan
la esencia de un momento en un segundo, y eternizándola para siempre. A veces,
los resultados de una investigación de los antecedentes familiares, necesita de
la identificación visual de la persona buscada.

Tal
era el caso de un investigador que descubrió, en medio de varias cajas de
fotografías, un retrato intrigante de una madre y sus cinco niños. Esta
impresión fue la llave a una serie de descubrimientos importantes sobre la
familia del buscador.

La fotografía le dio el nombre y la ciudad en donde fue
tomada. Este conocimiento condujo a la partida de defunción de la mujer; y otro
documento, proporcionó la ciudad de su nacimiento. Esta información condujo al
investigador a un sitio de búsqueda en otro estado.

La
meta de la investigación con fuentes caseras, es organizar y catalogar estas
pistas acoplándolas al pasado y, si se tiene un poco de experiencia o suerte,
ubicarlas en tiempo y lugar. Si bien es cierto que muchas veces, las pistas
pueden ser pocas, lo importante es saber utilizarlas para descubrir la mayor
cantidad de datos posibles en tiempo y lugar.

Por
ejemplo, aunque una fotografía no contenga el nombre y la localización, seguir
los cambios de los procesos fotográficos, podría ayudar en la identificación
y las fechas.

El proceso fotográfico comienza a partir de 1839, cuando el físico
Louis Daguerre inventó el proceso que llevó su nombre. Utilizó una placa de
cobre plateada que se usó en América, hasta finales de 1850. Una caja
“pocket“, adornada y con una cubierta con bisagras, protegía la placa.

Luego
vino el comienzo de la evolución. El “Ambrotipo” (una fotografía sobre
cristal) se utilizó entre 1855 y 1870. También montado en una caja, el cristal
con el negativo fue movido hacia atrás con una pintura oscura, un paño, o un
papel oscuro.

Muchas veces se confunde el ambrotype con el tintype, o la
ferrotipia, inventada en 1856. En ella, una placa de hierro guarda la imagen. El
tintype era más durable y menos costoso que el ambrotype.

El
Tintypes se podía colocar en cajas o bien ser cubierto con un cristal, pero
generalmente se desmontaba. El Tintypes continuó en vigencia durante la primera
década del siglo XX, sobre todo en áreas rurales.

Las
fotografías “Carta de Visita” fueron exhibidas a menudo en álbumes en las
carteleras después de 1860. Estas fotografías de papel median aproximadamente
6 por 12 centímetros y fueron producidas en gran cantidad ,cerca de 1890. A
partir de 1870 y hasta 1910, las fotografías más grandes ganaron mucho lugar,
y las imágenes de la gente famosa, como las estrellas de cine, se convirtieron
en artículos de colección popular.

Las
placas secas de gelatina, primero fabricadas en los Estados Unidos en 1878,
tardaron en ganar la aceptación de la gente, pero 1888, George Eastman Kodak
comenzó a introducir la fotografía en el terreno amateur. Después del 1900,
las impresiones fueron reemplazadas por las fotografías de papel durables,
producidas por las cámaras fotográficas caseras.

Postales

Aunque
no son tan personales como las fotografías de la familia, las postales son una
buena pista para descubrir antecedentes familiares. Las postales pueden mostrar
y representar los lugares en donde vivió su familia alguna vez, incluyendo el
sitio de donde su familia emigró, la forma en que viajó, etc.

Los
mensajes escritos en postales pueden agregar más datos sobre la familia y
proporcionar más información sobre
la forma de vida de sus antepasados.