Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Las enfermedades del fumador

Todos saben que el tabaco produce enfermedades en los fumadores como el cáncer de pulmón, pero no que la gama de problemas ocasionados por el tabaco es mucho más amplia. Aquí te contamos cuáles son, más allá del cáncer de pulmóny el EPOC
  
  

Dentro de las
enfermedades y problemas menos conocidos que produce el
tabaco tenemos:

1. Caída del cabello

El tabaco debilita el
sistema inmunitario
y hace que
el organismo sea más vulnerable a enfermedades como el lupus eritematoso, que
puede ocasionar la caída del pelo, así como la aparición de úlceras bucales y de
erupciones en la cara, el cuero cabelludo y las manos.

2. Arrugas

El tabaco provoca un envejecimiento prematuro de la piel debido al desgaste que
ocasiona de las proteínas que le confieren elasticidad, así como a la depleción
de vitamina A y la reducción del riego sanguíneo que sufre el tejido. Los
fumadores tienen una piel seca, áspera y surcada por arrugas diminutas,
especialmente en torno a los labios y los ojos.

3. Pérdida de oído


El tabaco hace que se formen placas en las paredes de
los vasos sanguíneos, con la consiguiente reducción del riego del oído interno.
Por ello, los fumadores pueden perder oído a edades más tempranas que los no
fumadores y son más vulnerables a esa complicación en caso de infección del oído
o exposición a ruidos intensos.

Asimismo,
los fumadores son tres veces más propensos que los no fumadores a padecer
infecciones del oído medio que pueden acarrear otras complicaciones, como
meningitis y parálisis facial.

4. Cáncer de piel

El tabaco no causa melanoma (un tipo de cáncer de
piel que puede resultar mortal) pero sí aumenta las probabilidades de morir como
consecuencia de él. El riesgo de los fumadores de padecer carcinoma cutáneo de
células escamosas – un tipo de cáncer que provoca la aparición de escamas y
erupciones rojizas en la piel – se duplica respecto a los no fumadores.

5. Deterioro de la dentadura

El tabaco interfiere en los procesos químicos que
tienen lugar en la boca, provoca un exceso de sarro, tiñe los dientes de
amarillo y acelera el deterioro de la dentadura. El riesgo de perder los dientes
se multiplica por 1,5 en los fumadores.


6. Cardiopatías

Las enfermedades cardiovasculares son la causa de una de cada tres defunciones
en el mundo. El consumo de tabaco figura entre los principales factores de
riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares.

Estas dolencias se
cobran anualmente más de un millón de vidas en los países en desarrollo. En los
países desarrollados, las enfermedades cardiovasculares relacionadas con el
consumo de tabaco matan cada año a más de 600 000 personas.

El tabaco acelera la
frecuencia cardiaca, eleva la presión arterial y aumenta el riesgo de
hipertensión y de obstrucción de las arterias, lo que puede provocar ataques
cardiacos y accidentes cerebro- vasculares.

7. Úlcera gástrica

El consumo de tabaco reduce la resistencia a las
bacterias que causan las úlceras del estómago. Asimismo, reduce la capacidad de
éste para neutralizar el ácido después de las comidas, lo que propicia la
erosión de las paredes del estómago.

Las úlceras de los
fumadores responden peor al tratamiento y tienden a recidivar más a menudo.

8.
Cáncer de útero y aborto espontáneo


Además de aumentar el riesgo de cáncer cérvico-uterino y cáncer de útero, el
tabaco trae consigo problemas de infertilidad en las mujeres y provoca
complicaciones durante el embarazo y el parto.

El consumo de tabaco
durante el embarazo aumenta el riesgo de que el recién nacido presente
insuficiencia ponderal y de que tenga problemas de salud en el futuro.

El aborto espontáneo es entre dos y tres veces más frecuente entre las
fumadoras, al igual que la muerte prenatal, debido a la privación de oxígeno que
sufre el feto y las anomalías que afectan a la placenta como consecuencia del
monóxido de carbono y la nicotina del humo de los cigarrillos


9. Deformación de los espermatozoides

El tabaco puede alterar la morfología de los espermatozoides y dañar su ADN, lo
que aumenta el riesgo de aborto espontáneo y defectos congénitos.

Según algunos estudios, los hombres fumadores tienen más probabilidades de
engendrar un niño que padezca cáncer. El tabaco también reduce el número de
espermatozoides y dificulta el riego sanguíneo del pene, lo que puede provocar
impotencia. La esterilidad es más frecuente entre los fumadores.

En definitiva,
cuanto antes dejes de fumar, mejor
. Empieza hoy
con "El
secreto para dejar de fumar
", un método que promete ayudarte a dejar de
fumar en pocas semanas y que encontrarás haciendo
clic aquí.