Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La casa más segura para tus gatos

Para tener un gato sano y feliz no alcanza con darle los máximos cuidados, también es necesario un hogar seguro y libre de productos tóxicos. En esta nota te contamos como hacerlo
  
  

En primer lugar, mantenga todo
tipo de remedios fuera del alcance de sus gatos. Los calmantes, las medicinas
contra el resfrío, los antidepresivos, y las píldoras para adelgazar son
algunos ejemplos comunes de medicamentos humanos que podrían ser potencialmente
mortales para los gatos, aún en pequeñas dosis. Por ejemplo, la mitad de una
tableta de Naproxeno de 200 mg podría causar úlceras de estómago en los
gatos.

Tampoco dé nunca a su gato ningún
tipo de medicina, a menos que la misma sea suministrada bajo la supervisión de
un veterinario. Muchas medicinas que son muy seguras de utilizar para humanos,
pueden ser mortales cuando se usan inadecuadamente en un animal. Por ejemplo,
una pastilla (500 mg) de alto tan común como el paracetamol puede matar a un
gato de 3,5 kilos.

Tenga en cuenta qué plantas tiene
en su casa y en su jardín (si el gato tiene permitido salir), y cuán
protegidas están las mismas del alcance de su gato, ya que la ingesta de
azalea, adelfa, lirios, etc., podrían ser fatales para el animal.

Cuándo trate el césped o el jardín
con abonos, herbicidas, o insecticidas, mantenga siempre a sus gatos lejos del
área en cuestión, hasta que la misma se haya secado completamente. Guarde
siempre estos productos en un área que este lejos del alcance de su gato.

Cuando limpie su casa, nunca
permita el acceso del gato al área donde fueron utilizados o almacenados los
productos de limpieza. Estos productos de limpieza tienen una variedad de
componentes y propiedades que podrían irritar el sistema gastrointestinal del
animal, pues tienen una acción corrosiva que puede quemar, químicamente
hablando, las mucosas sensibles de la boca, el esófago, y el estómago.

Si utiliza cebos para ratas o
ratones, o trampas para hormigas o cucarachas, coloque estos dispositivos en áreas
que sean inaccesibles para sus gatos, pues la mayoría de los cebos contienen
ingredientes con dulces aromas, que pueden ser muy atractivos, como así
nocivos, para su gato.

Nunca deje chocolates sueltos
desatendidos. Aproximadamente, media onza de chocolate por cada libra del peso
del gato, o incluso menos, puede llegar a causar signos clínicos de toxicidad.

Todos los productos para el automóvil,
como aceites, gasolina, y anticongelantes, deben ser almacenados en áreas lejos
del acceso del gato. Sólo una cucharadita de anticongelante (glycol etileno)
puede ser mortal para un gato de 3,5 kilos.

Antes de comprar o utilizar
productos para sacar las pulgas de su gato o de su casa, contáctese con su
veterinario para consultarle qué tipos de productos anti-pulgas son los mejores
para su gato. Lea toda información del prospecto antes de utilizar el producto
en su gato o en su hogar. Siga siempre las instrucciones de la etiqueta. Si un
producto señala “sólo para su uso en perros” esto significa que el
producto NUNCA, y bajo ningún punto de vista, debe ser aplicado a los gatos.
Cuando utilice un producto que se deba rociar en la casa, asegúrese de quitar
todos los gatos del área por el período de tiempo especificado en el envase.

Por último, tenga en cuenta que
muchos artículos habituales de una casa han demostrado ser potencialmente
mortales para los gatos. Estos artículos son sumamente variados, pero tienen en
común una alta toxicidad, incluso si se consumen en bajas cantidades. Entre los
mismos, se encuentran:

  1. Monedas con alta concentración de zinc

  2. Las bolitas de alcanfor o naftalina: una o dos
    bolitas pueden poner en riesgo la vida de los gatos

  3. Productos suavizantes para telas

  4. Detergentes para vajilla, que contienen agentes
    que podrían causar lesiones

  5. Baterías o pilas, que contienen ácidos o
    alcalinos que también puede causar lesiones

  6. Crealina o plastilina, que contienen altas
    cantidades de productos químicos nocivos

  7. Productos para encender fuego, que contienen altos
    niveles de hierro

  8. Cigarrillos

  9. Granos de café

  10. Bebidas alcohólicas