Incidentes antes de la boda: ¿qué hacer?

Consejos para evitar aquellos sucesos que colocan los nervios de punta y pueden desestabilizar uno de los momentos más importantes de la vida. Consejos para sortear los imprevistos que suelen darse antes de una boda
  
  


El día de la
boda
es un momento mágico para la mayoría de las mujeres. Sin
embargo, la felicidad se puede empañar con los
imprevistos de último momento.
Para que nada salga mal, es conveniente saber actuar ante las sorpresas que
pueden sucederse.


1- Manchas en el
vestido de novia: si la mancha es evidente y pequeña, pero está
situada en un sitio que lo permite, se puede intentar hacer un pliegue y darle
una pequeña puntada para ocultarla. Otra de las opciones de emergencia es
aplicar un poco de talco para ver si es posible cubrirla.


2- Problemas en el traslado hacia a la iglesia: nadie está exento de sufrir este
tipo de accidentes si no se toman las medidas preventivas necesarias. Lo ideal
es poder revisar que el vehículo que trasladará a la novia hasta el altar, el
día anterior y dejarlo en un lugar seguro.


3- Hay que asegurarse de hacer las pruebas de maquillaje pertinentes para evitar
las sorpresas a último minuto. Aunque cada mujer elige si desea estar muy
maquillada o poco, hay que buscar un término medio y sentirse conforme con los
resultados para no desesperarse hasta último momento.


4- Si los anillos no aparecen, no hay que desesperarse. Lo mejor es pedirle a
alguien de confianza que busque entre los concurrentes un par de anillos para
salir de ese momento tan embarazoso y poder continuar con la ceremonia sin
necesidad de tener que cancelarla.


5- Siempre es bueno llevar al altar y a la fiesta un botiquín de primeros
auxilios. Es conveniente contar con cinta adhesiva blanca para subir un
dobladillo en caso de urgencia. Tiritas en caso de lesionarse los dedos de los
pies, aguja e hilo para coser algún botón u oculta alguna mancha, medicamentos
para aliviar malestares estomacales y pegamento de uñas.


6- Si falla el encargado de la música de la fiesta, hay que ser previsora y
tener una lista de posibles músicos que puedan funcionar como un reemplazo.

Si
no hay modo de conseguir otros profesionales, lo mejor es preparar unas semanas
antes de la boda, canciones que puedan servir para salir del paso y tenerlas en
un ipod u otro dispositivo mediante el cual se puedan escuchar las canciones.