Hola, ¿mamá? Te quería pedir…

Y un regalito para mamá en agradecimiento...

Conversación telefónica 

-Hola mama, te puedo dejar los chicos esta noche?
-¡Vas a salir?
-Sí
-¿Con quién?
-Con un amigo
-Yo no se por qué te separaste de tu marido, es un hombre tan bueno.
-Yo no me separé, él se separó
-Vos dejaste que se separara y ahora andas por ahí con cualquiera
-No ando con cualquiera, ¿te puedo dejar los chicos?
-Yo jamás los dejé a ustedes, para salir con alguien que no fuera tu padre
-Hay muchas cosas que vos hiciste y yo no hago
-¿Qué me querés decir?
-Nada, sólo quiero saber si te puedo dejar los chicos
-¿Vas a quedarte a dormir con el otro? que diría tu marido si se enterara !!!
-Mi ex marido!!! no creo que a él le preocupe, desde que nos separamos no debe haber dormido una sola noche solo,

-Entonces te vas a quedar a dormir con ese vago.
-No es un vago!!!
-Un hombre que sale con una divorciada con hijos es un vago y un vividor
-No quiero discutir, ¿te llevo los chicos o no?
-Pobres criaturas, con una madre así!!!
-¿Así cómo?
-Con pajaritos en la cabeza, por eso te dejó tu marido!!!
-Basta!!!!!
-Encima me gritás, seguramente a ese vago con el que salís también le gritás.
-¿Ahora te preocupa el vago??!!
-¿Viste que es un vago? yo me di cuenta enseguidita.
-Chau!!!
-Esperá, no cortes, ¿a qué hora me traés los chicos?
-No los voy a llevar, no voy a salir.
-Si no salís nunca, ¿cómo pensás rehacer tu vida?

Regalito para mamá

 Tres hijos judíos dejaron su hogar, se independizaron y prosperaron.

Cuando se juntaron nuevamente, hablaron de los regalos que habían podido hacerle a su madre.

Moishe dijo : " Yo construí una casa enorme para nuestra madre ".

Ianquel dijo : " Yo le mandé un auto Mercedes Benz con un chofer "

Abraham dijo : " Les gané a los dos: ustedes saben cuánto disfruta  mamá de leer la Torá, y saben que no puede ver muy bien.

Le mandé un gran loro marrón que puede recitar la Torá en su totalidad.

Les llevó 20 años a 12 rabinos enseñárselo.

Contribuí con u$s 1.000.000 por año , durante 20 años, pero valió la pena.

Mamá sólo tiene que nombrar el capítulo y el loro lo recita.

Muy pronto, la Mamele envió cartas de agradecimiento a sus respectivos hijos.

Escribió a su primer hijo: " Moishe, la casa que construiste es tan grande. Yo vivo en un sólo cuarto, pero tengo que limpiar toda la casa."

Escribió a su segundo hijo: " Ianquele, estoy demasiado vieja como para viajar. Me quedo en casa todo el tiempo, así es que nunca usé el Mercedes Benz”.

Escribió a su tercer hijo: "Mi queridísimo Abreimale, fuiste el único hijo que tuvo el sentido común de saber lo que le gusta a su madre".

 !!! El pollo estaba delicioso !!!