Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Gimnasia facial

A medida que pasan los años, ¿qué sucede en nuestro rostro?
  
  

Pagina nueva 4

-La
piel
adquiere un color pálido o deslucido.

-Baja la punta de la
naríz.

-Los labios se afinan.
-Las
cejas bajan.

-Los párpados se vuelven
fláccidos.

-Se marcan bolsas o
intensifican ojeras.

-Se afloja la línea
mandibular.

-Aparece la papada en
mayor o menor medida.

-Se bajan las comisuras
de los labios.

-La piel del cuello se
arruga y afloja.

QUE
HORROR!!!!!!!!!!


Pero,
¿q
sucede si a todo nuestro
cuidado cosmético le sumamos ejercicios?

-La piel se vuelve
rozagante por el mayor flujo sanguíneo y la oxigenación.

-Las cejas vuelven a
arquearse.

-Al mejorar la flaccidez
de los párpados, los ojos se ven más grandes y vivaces.

-La línea mandibular se
afirma.

-Desaparece la  papada.
-El cuello se alisa y se
afirma como si se “pegara” nuevamente a los planos profundos.

Ante estos resultados y
teniendo en cuenta el tiempo y esfuerzo que le dedicamos a nuestro cuerpo
con cuanta rutina nueva o tradicional o aparato que aparece en el mercado, ¿por
qué no dedicarle algunos
minutos del día a
ejercitar nuestros músculos faciales, teniendo en cuenta que nuestra cara es
una tarjeta de presentación?


Les propongo ir de a poco
ya que estamos acostumbradas a mover las caderas pero no así los pequeños
músculos de la cara.

Notarán que aún en los
casos en que estén dispuestas a realizarse un lifting, éste dará mejores
resultados sobre una musculatura más firme y unos rasgos más definidos.

Empecemos con los ojos:

Sosteniendo “sin estirar”
las cejas con el dedo índice y el pómulo con el dedo pulgar, cerrar los ojos
con fuerza y lentamente sintiendo como tiemblan. Abrir lentamente y repetir
10 veces.

Frente:

Las líneas de la frente
suelen tener relación con los gestos. Para ello debemos descontracturarla.

1-Con los dedos índice,
mayor y anular de las dos manos comenzaremos a hacer suaves movimientos de
rotación desde el centro hacia el nacimiento del pelo y las sienes.

Ahora con los mismos
dedos de una sola mano, nos detendremos en el entrecejo, rotando lentamente
y deslizándonos hacia arriba.

2-Con el índice y el
pulgar tomaremos firmemente pero sin tironear nuestras cejas y hacemos un
movimiento ascendente desde el entrecejo hasta la cola de las cejas, como
reacomodándolas en su lugar.

Cada uno de estos
ejercicios se realizarán 10 veces con la piel limpia para que los dedos no
resbalen.

Entre ejercicio y
ejercicio, podemos brumizar la cara con agua termal o mineral.

En otra nota seguiremos
recorriendo las distintas zonas.....

Bye  bye!!