Familias con dos ingresos

Actualmente son muchas las parejas en que ambos miembros trabajan. Sin embargo, no todo es “color de rosa”, y pueden presentarse inconvenientes que hay que reconocer y tratar de evitar.

Los avances en el rol ocupado por la mujer en la sociedad, sumado a la crisis económica por la que atraviesan varios países, hace que muchas mujeres se conviertan en trabajadoras empleadas o independientes, para poder sumar su sueldo a los ingresos familiares.

Si bien esto es muy positivo, no está totalmente exento de problemas, y es un hecho que cuando los ingresos provienen de ambas partes, pueden originarse conflictos que antes no existían (sobre todo cuando la mujer gana más que el hombre), por lo que la pareja necesitaría tratar y trabajar los problemas que pudieran presentarse en el futuro, antes de que los mismos se extiendan y sobrepasen el ámbito económico: esto ayudará mucho a disminuir ciertos potenciales problemas.

Existen algunas preguntas que todas las mujeres y hombres que se encuentren en esta situación deberían hacerse a sí mismos, con respecto a lo hasta aquí señalado. Es importante saber que la respuesta siempre debe ser propia, y no influenciada por su pareja. 
Cada persona cree naturalmente que su o sus carreras está por encima de muchas otras cosas, lo cual es cierto, aunque sólo en parte. Por eso, en primer lugar, deberán sentarse en calma, y hablar de los problemas futuros.

Una de las preguntas principales que necesitan hacerse es si para sus carreras será imprescindible viajar. Aquélla frase que dice que “la ausencia hace al corazón crecer más enamorado” no es realmente cierta. 
Estar lejos de su pareja, incluso si es debido a una carrera puede, y eventualmente hace, disminuir la intensidad de la relación, especialmente si la otra persona siente que la están abandonando constantemente.

Otra pregunta que debe ser formulada, es cómo una transferencia hacia otra ciudad puede afectar a la pareja. ¿Podría la pareja volver a tomar un trabajo sin necesidad de tener que desempeñarse en una posición más baja o peor paga?

Éstas son situaciones muy comunes, que pueden causar diferentes tipos de problemas en la pareja, y agregar una muy negativa tensión a la atmósfera familiar, que no solamente tendrá efecto en los adultos, sino también en los niños, causándoles  problemas traumáticos que afectarán su correcto desarrollo.

Hay, igualmente, muchas maneras de que una pareja en la que ambos miembros trabajen pueda convivir en armonía. 
Pero para ello, será fundamental una buena comunicación, así como ciertas concesiones por parte de sus dos integrantes en beneficio del otro, ya que no puede ser una sola persona la que siempre resigne cosas propias, o que modifique su vida o trabajo en función de su pareja. En una buena y sana relación, ambos deberían dar y tomar por igual.

Cuando haya hijos implicados, los padres necesitarán también decidir en función de ellos, sobre cómo van a manejar el trabajo y hacerse de un tiempo de calidad para dedicar sus hijos. 
Los niños necesitan de una fuerte conexión con la familia para manejar las presiones del mundo exterior, y si ambos padres se encuentran trabajando sin pausa, esta necesidad podría verse insatisfecha.

Por eso, lo mejor será programar un momento especial, una o dos veces a la semana, en donde alguno de los padres (¡o mejor aún los dos!) se comprometa a dejar de lado por un tiempo su trabajo, para poder estar junto a su familia.

Para aprender a manejar mejor tu economía, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Administración y Economía del Hogar, haciendo clic aquí.