Evitando los peligros del ciclismo urbano

El ciclismo es uno de los deportes más interesantes para practicar en la ciudad, ya que no requiere de una organización costosa ni de un “campo de juego” en especial, y puede ser muy divertido y altamente beneficioso para la salud. Sin embargo, no se debería dejar pasar por alto ciertos riesgos, que aquí pasamos a contarle

Andar en bicicleta es una de las actividades más agradables que se pueden realizar al aire libre en una ciudad. Tanto si se realiza esta práctica de forma amateur como en competencias deportivas, usted debe saber que tendrá que un magnífico tiempo de ejercitación, tanto aeróbico como muscular, y que se podrá disfrutar de un gran paseo.

 Sin embargo, esta práctica no está exento de riegos, sobre todo en la ciudad, y de hecho se considera una de las más peligrosas entre los deportes más comúnmente practicados. Por eso, aquí le ofrecemos algunas sugerencias sobre cómo permanecer seguro y prevenirse de los problemas más comunes, lo cual lo ayudará a disfrutar mucho más de esta actividad.

 Veamos entonces cuales son las áreas claves que podrían generar posibles problemas y peligros, y como cuidarse se las mismas para poder pedalear a salvo.  

Robos 

Para prevenirse de los robos, debería salir bien temprano por la mañana, para no regresar a su casa en un horario nocturno, el cual suelen aprovechar los ladrones para poder sustraerle la bici sin que otra gente se de cuenta. Asimismo, nunca debería pasar por pasar calles o callejones oscuros o desconocidos: si se enfrenta a uno de estos, desvíese hasta la primera avenida paralela.

 Al estacionar su bicicleta, ate la misma con una cadena cementada. Tenga en cuenta por más gruesas que sean las cadenas, las mismas podrían ser cortadas con algún elemento especial (que muchos ladrones suelen llevar, incluso en camionetas), por lo que una cadena cementada, será su mejor opción. 

Si es abordado por los ladrones, no dude en entregarle la bicicleta: su pérdida será mínima comparada con el daño, tanto físico como emocional, que los mismos podrían provocarle si ejercitan la violencia frente a su negativa.    

 Casco

 Es muy importante recordar que absolutamente siempre que se anda en bici, en superficies asfaltadas pero también en las naturales, es necesario llevar un casco. La mayor parte de las heridas (algunas de ellas fatales) que sufren los ciclistas en algunos de sus accidente, se podrían haber evitado o podrían haber sido aminoradas si estas personas hubieran llevado un casco.

 Asegúrese de comprar un casco que le quepa correctamente, y no dude en evacuar todas sus dudas consultando a un profesional en ciclismo para saber que tipo de casco es el más apropiada para su cabeza y para las superficies por donde suele andar. Un casco apropiado no debería moverse mucho en su cabeza y cubrirle una gran parte de su frente, nuca, y a ambos lados de la cabeza, para proporcionarle una cobertura adecuada.

 Si por cualquier razón usted sufre un accidente mientras lleva su casco, asegúrese de reemplazar ese casco en las nuevas salidas que realice. La mayoría de los cascos tienen un diseñó cuya estructura les permite soportar solo un golpe fuerte. Luego de este golpe, su calidad suele reducirse, por lo que brindan una menor seguridad.

 Los cascos son la primera línea de defensa contra muchos tipos de accidentes. Esto es así por que la cabeza es el área del cuerpo que más fácilmente se puede dañar en oportunidad de un accidente.

 Accidentes de camino y de recorrido

 La mejor forma de prevenir accidentes, es evaluando profundamente cada área de la ruta que va a tomar, para detectar que recorridos y caminos tienen mayores peligros, y actuar en consecuencia para evitar sufrir caídas o lesiones. De cualquier manera, el casco siempre será fundamental para la seguridad general.

 Cuando se habla de los peligros del recorrido, se habla de tener un mayor cuidado con el tráfico, así como también con los problemas del camino. El tráfico en la ciudad, tanto de coches como de peatones, y otros ciclistas, es un obstáculo a tener presente constantemente, que debería conocer bien antes de salir al ruedo. Una clave fundamental en este punto, es que cuando llegue a cualquier cruce o intersección, deberá mirar atentamente si no viene ningún auto por la otra calle u otros caminos de entrada. Un auto cruzando su línea de dirección, podría ser fatal si usted no tiene suficiente tiempo para frenar.

 En tanto, los problemas de  camino se pueden definir simplemente como los hoyos, cascotes, alcantarilla, pendientes, u otros ítems que podrían torcer el rumbo de las ruedas de su bicicleta, de forma tal que podrían provocarle un accidente. Durante el pedaleo, esté muy atento de todos estos obstáculos, así como también de las piedras y otros artículos que pueda haber en el medio del camino, para asegurarse de permanecer seguro a bordo de su bicicleta, y prevenirse de cualquier posible peligro.

 Carreras ciclísticas

 Es muy común que en las ciudades se organicen carreras ciclísticas, Y de hecho, el ciclismo es uno de los deportes más agradables para practicar, tanto de forma amateur para lograr un buen estado físico como en competencia. Sin embargo, si bien en el ciclismo recreativo o como ejercicio físico, se pueden encontrar algunos peligros, esto se profundiza en las competencias. Por ejemplo, es difícil que entre amateurs se choquen con las bicis, o se golpeen sus cuerpos o pedales con otros ciclistas que corren al lado.

 Por eso, si no se posee mucha experiencia en salidas ciclistas, sumarse a una carrera de ciclistas podría ser una opción peligrosa, ya que deberá andar a alta velocidad en medio de varios otros ciclistas. Por lo tanto, debería evitar participar en estas competencias hasta el momento de haber ganado una buena experiencia en sus salidas “callejeras”.

 Y cuando esté listo para hacerlo, trate de mantener siempre en su recorrido un espacio que le permite moverse de lugar hacia cualquier costado, por si debe parar en caso de alguna emergencia imprevista. Tener éste área al lado suyo le dará cierta libertad del movimientos para efectuar alguna maniobra, sin chocar ninguna bici, si encuentra algún peligros en el camino o bien debe enfrentarse a ciclistas inexpertos que puedan crearle un peligro a su persona.

 El ciclismo urbano es un deporte muy agradable y divertido, y si está interesado en él, no debería tener ningún temor en tomar parte del mismo. Teniendo en cuenta estas sugerencias, podrá estar muy asegurado contra cualquier peligro, y no habrá ninguna justificación para que deje de gozar de esta sana, recreativa, y divertida actividad física.