¿El sexo te hace doler la cabeza?

Este problema afecta a más de 1 de cada 100 personas. ¿Podría significar un freno para tu vida amorosa?
Mientras que alrededor de un uno por ciento de los adultos reconocen tener dolores de cabeza (a veces muy graves) durante las relaciones, hay especialistas que dicen que los dolores de cabeza de este origen pueden ser realmente mucho más comunes.

Muchas personas que sufren dolores de cabeza durante la actividad amorosa son demasiado vergonzosos como para decirle a sus médicos, y los médicos no suelen preguntar.


Los dolores de cabeza asociados de este tipo pueden ser muy doloroso y preocupantes. También pueden resultar muy frustrantes, tanto para el individuo que padece el malestar como para su pareja.

La mayoría de los dolores de cabeza relacionados con la actividad amorosa son inofensivos.

Pero algunos de estos dolores pueden ser un signo de enfermedades que pueden amenazar la vida, tales como hemorragias cerebrales, aneurismas cerebrales, accidentes cerebrovasculares y otras lesiones cerebrales.


Los especialistas recomiendan a los pacientes someterse a una evaluación neurológica completa para descartar algunas posibles causas, que pueden ser riesgosas para la vida.

Esto es especialmente importante cuando el dolor de cabeza aparece por primera vez.

Los hombres son tres veces más propensos que las mujeres a sufrir dolores de cabeza de este origen, y los tres principales tipos son:

• Un dolor de cabeza común -como un dolor de cabeza generado por la tensión- que se inicia en la cabeza y el cuello antes del clímax, y empeora con el aumento de la excitación.

• Un "cefalea intensa", que es sumamente dolorosa y comienza durante el clímax orgasmo. Estos dolores de cabeza pueden durar horas.

• Un dolor de cabeza que comienza después, y puede ir de leve a extremadamente doloroso. Estos dolores empeoran cuando la persona se pone de pie. Estos dolores de cabeza, causados por una "fuga" interna de líquido cefalorraquídeo, causan dolor porque el cerebro acompaña el movimiento y se "hunde" levemente.

Entonces, ¿qué puede hacerse para mejorar esta situación? En algunos casos, los medicamentos pueden ayudar a aliviar y a prevenir el dolor.

Otras posibilidades incluyen hacer ejercicio, evitar el exceso de alcohol, controlar el peso y el asesoramiento de un
especialista.

En el libro "No más dolor de cabeza" encontrarás una guía de recursos naturales para combatir el dolor de cabeza. Descárgalo haciendo clic aquí