Moxibustión contra el artrosis y el dolor

La moxibustión se vale del calor para tratar problemas de salud como artrosis, dolores musculares crónicos y anemia. Le mostramos en qué consiste esta terapia…

 

Quienes desarrollan y practican esta técnica aseguran que los desequilibrios corporales son producidos por factores externos emocionales y por diferencias en relación al nivel de energía.

Mediante el uso del calor, se estimula el organismo de modo que la energía puede fluir sin obstáculos, logrando mejoras a nivel de las articulaciones.

Este sistema, implementado solamente por especialistas es capaz también de regular el sistema digestivo, reproductor femenino, mejorar los estados de cansancio, aumentar la producción de glóbulos rojos y blancos y corregir el tiempo de coagulación.

Este tratamiento proviene de la medicina oriental. Se utiliza la raíz de la planta artemisa a la que se le otorga la forma de cigarro. Éste se denomina “moxa”.

Los historiadores destacan que la moxibustión es anterior a la acupuntura ya que su técnica es similar, solamente se diferencian en el canal utilizado para lograr los beneficios.

“En Oriente se trabaja mucho con esta técnica ya que es muy eficaz para tratar dolencias crónicas. Mediante el calor que se aplica en determinados puntos de acupuntura es posible estimular todo el sistema circulatorio”, sostiene el especialista en acupuntura, el español Christian Oliver.

¿Cómo se aplica la moxibustión?

1.- Se recomienda que el paciente se recueste sobre un sillón o cama.

2.- El especialista irá colocando el cigarro en diversos puntos hasta entrar en contacto con la piel. Ésta nunca debe quemarse. Una vez que la  piel comienza a enrojecerse hay que pasar a otro punto.

3.- La moxibustión puede llevarse a cabo con conos. La planta de artemisa es prensada y luego se le da forma de pequeños conos que se colocan sobre los puntos de acupuntura y se encienden para transmitir el calor.

Puede también realizarse con agujas templadas. Se inserta una pequeña bola de la planta sobre un extremo de la aguja y se pincha con el otro extremo.

Al encender la artemisa, el calor se transmite al organismo a través de la aguja. En cuanto a la utilización de cigarro, se debe encender uno de sus lados y direccionarlo a las áreas del cuerpo a tratar.

Siempre debe existir un espacio de al menos cuatro centímetros entre la piel y el puro.

Es preciso, si se desea tratar alguna dolencia con este método, consultar primero con el médico de cabecera para que pueda evaluar si es necesario.

“En la actualidad, en Occidente este método y la acupuntura son muy utilizados y aconsejados por médicos que se dedican a la medicina convencional.

Siempre se recomienda acudir a la ayuda de un experto en acupuntura o moxibustión para poder conseguir los mejores resultados”, finaliza diciendo el profesional.

Ricardo Palmer,  autor del libro “Cure Su Artrosis”, te presenta un completo enfoque paso a paso para revertir la artrosis, respaldado por los últimos avances científicos, que encontrará haciendo clic aquí