El camino de Santiago. Primeras 10 etapas

Siempre me atrajo todo lo referente a éste antiguo camino, sus orígenes, él porque de ésta peregrinación, que clase de gentes son. En fin puesto que ahora tenia tiempo libre me decidí a emprender este viaje.
  
  

Empecé
a recopilar toda la información que pude;
visite la Asociación de Amigos del
Camino, allí me informaron amablemente sobre fechas, refugios y los detalles
puntuales sobre ropa, calzado y avituallamiento, duración de las etapas y en
fin de todo lo necesario para realizar la peregrinación.

Un día me decidí, me puse unas deportivas, y me fui
andando hasta La Cañada , y volví.

Mas ó menos recorrí 24 kms, ¡¡ estaba decidido !!.

A
principios del mes de abril comencé a entrenarme y domar las botas, dando
largos paseos por el nuevo cauce del Túria. fui hasta La Pinada de Paterna
varias veces y sobre todo, efectué largos recorridos por los senderos de montaña cercanos a Alcalalí. Viendo que
mi estado físico y mental era optimo, fije fecha y decidí salir el 5 de mayo.
Al enterarse un amigo, José Alfredo, decide acompañarme pero a causa de las
fechas quedamos en encontrarnos a medio camino.

Primera
etapa

Salgo de Valencia en autobús a las 11h
45m, vienen a despedirme Maria Jesus,
David y Miguel, “parece que me voy al fin del mundo,” Tras una parada en
Daroca, llego a Pamplona a las seis menos cuarto de la mañana.

La mañana es fría hay 11º
y aún no ha amanecido; la estación esta cerrada y los viajeros que se apearon
aquí se van marchando, quedo solo, me abrigo con el anorak y me dispongo a
esperar a que abran la estación. Al
cabo de un rato abren la cafetería y mientras desayuno me entero de que el bus
a Roncesvalles no sale hasta las seis de la tarde, un empleado de la estación
me aconseja : coge el bus a Huarte (un barrio de las afueras) y allí es fácil
de hacer autoestop. Sigo su consejo y tras media hora de espera me recoge un
joven y me deja a ocho km. de Roncesvalles. Estoy en un cruce en medio del
monte y veo a los primeros PEREGRINOS, van en grupos de dos ó tres y
alguno solo. Uno de estos se ha equivocado de camino y viene de barro
hasta las orejas, es de Perpignam y al ver la Señera que llevo en la mochila me
dice que el es catalán
,

Minutos después me recoge una furgoneta, es un montador
de muebles de cocina y se desvía de su ruta para dejarme en el mismo
RONCESVALLES.

La población es pequeña y enseguida localizo el
Albergue, esta en un antiguo edificio: LA COLEGIATA allí me sellan por primera
vez la credencial del peregrino, me compro una vieira y un baston con contera. Me calzo
mis botas y a las 11 horas empiezo a
caminar.

El camino
original esta muy embarrado y decido seguir por el alternativo que coincide con la carretera, paso por
delante del primer crucero de piedra y continuo andando dentro del túnel
formado por las copas de los árboles que
bordean la carretera. El camino va
descendiendo y al poco atravieso Burguete ,compro pan y fruta saliendo del pueblo adelanto a tres
extranjeras , van muy despacio ,
seguramente por el peso sus enormes mochilas. Primera señal del Camino.

Salgo de la carretera y entro en una senda de algo
mas de un metro de ancha y pavimentada con grava, desciende rápidamente
atravesando un bosque de hayas cuyas copas se tocan formando un túnel, la grava
se termina y el Camino poco a poco se va embarrando, llega un momento en que me
es mas fácil andar paralelo al camino
por encima de la maleza, es la una de medio día , y aprovechando un trozo de
tierra firme(en medio del barro surgen unas rocas ) aprovecho para hacer un
alto y comer, aun me queda vino de Xaló y jamón.

Estando en esto aparece un ciclista con la bici de la mano, lleva tanto barro
que no se ven los colores ni del maillot ni de la mountainbike, le invito pero
no quiere perder tiempo es brasileño , se ha despistado de su grupo y tras descansar unos minutos sigue su
camino.

Al poco de proseguir el camino encuentro un portalón
y al poco desemboco en un camino
asfaltado, el calor es fuerte y la mochila pesa lo suyo. vuelvo a encontrar las
señales del camino y llego a un caserío con un antiguo frontón, no esta
señalizado y mas tarde me entero de su
nombre: LINZOAIN .Hay una fuente con un agua fresquísima, tras beber me siento
a la sombra de una de las casas y descanso.

En esto asoma por el camino una aparición: ¡¡ el
coronel tapioca en persona ¡¡, es un peregrino vestido de explorador cargado
con mucha impedimenta, hasta lleva tienda de campaña, saluda con un:” BUEN
CAMINO”

y
continua, unos minutos después regresa y me pregunta
si llevo mapa del camino ya que no sabe donde está. Comprobamos con mi guía la
situación y gracias al frontón nos situamos, se había ido por otro camino, nos
vamos juntos, él es de Madrid y también es su primer Camino. Empezamos a
ascender y otra vez el barro tras padecer un largo trecho salimos a una carretera comarcal, el camino la cruza y
continua muy embarrado por lo que decidimos desviarnos, a unos tres kms. aparece un pueblo, se ha ido nublando y
parece amenazar una tormenta. Mi acompañante decide parar en un caserío y
plantar la tienda antes de que llueva.

Yo continuo hasta el pueblo: es Erro, llego justo a un bar cuando cae un
chaparrón, espero en el bar a que escampe y me informan que todos los caminos de esta vertiente están
impracticables y que todos los
peregrinos están circulando por la carretera general. Deja de llover y vuelve a
salir el sol. Continuo ahora por la carretera y empiezo a subir el puerto de
ERRO, al cabo de 5 kms. llego al puerto, alli mismo atraviesa el camino y esta seco por lo que continuo por el. Efectivamente esta seco, solo en
las vaguadas esta algo mojado ,este camino es una vereda muy descarnada, asoman grandes losas de
pizarra con enormes aristas haciendo
difícil la travesía, paso junto a un antiguo refugio de peregrinos abandonado,
cada vez la pendiente se hace mayor y cuando llego al fondo del valle estoy tan
agotado que me dejo caer de espaldas contra un talud para no quitarme la
mochila: “ ¡QUE COÑO ESTOY HACIENDO AQUÍ ¡” esta exclamación me sale
espontánea, y creo que este fue el único momento en que pensé en no continuar.

Al cabo de un rato y tras recuperar el aliento
continuo con nuevos ánimos, tan embalado iba que casi me paso de largo el
puente de ZUBIRI lugar donde decido pernoctar,” Bien empiezo: hecho polvo y
acabando la etapa unos kms. antes de lo previsto. Cruzo el antiguo puente sobre
el río Arga y ya estoy a la vista del
Albergue, es un edificio antiguo que a mi me recuerda una estación de
ferrocarril. No hay responsable y son los peregrinos los que me explican el
funcionamiento de todo. Che que ducha ¡¡, casi ha valido la pena padecer para
ahora disfrutar. Fuera vuelve a llover torrencialmente; ceno en compañía de
varios franceses y compartimos vinos y quesos. Total son las ocho y media de la tarde y parece que estoy aquí toda la vida. Aparecen
dos chicas del pueblo y nos cobran 400 ptas a cada uno, no esta mal: agua
caliente. calefacción y un local muy limpio.

Hoy he
caminado por espacio de 7 horas; y me voy a dormir.

Segunda
etapa

He dormido
de un tirón hasta las 7h, me levanto y estoy solo en el albergue, se han ido
todos. Empiezo a caminar ,luce el sol y hace algo de fresco, alcanzo a varios
peregrinos y al poco llego a Larrasoaña, almuerzo en un bar junto a varios peregrinos todos extranjeros ;
continuo marchando, ahora el camino discurre paralelo al Río Arga, unas veces a
la derecha y otras a la izquierda, hago un alto en un área de recreo de la
carretera, donde unos pescadores, que no pueden pescar por la crecida del río,
están haciendo una paella, uno de ellos que hizo la mili en Paterna me invita a comer, pero es muy pronto y a mi me queda mucho camino por delante y
dada la hora ,10.30h declino su invitación. Decido desprenderme de lastre y
abandono unas deportivas , un pantalón de chandal una camisa de franela todo muy usado.

Continuo andando y observo que hace un rato que no
veo las indicaciones, un paisano me indica que estoy circunvalando Pamplona en
vez de atravesarla, por lo que en la primera entrada me voy hacia el centro. Es
la una del medio día y comienza a llover, ya estoy en Pamplona y encuentro un
buen restaurante donde como, se llama Leyre y por 1250ptas como potaje de
garbanzos, lenguado al cava y un vino “Señorio de Irati que esta de miedo y de
postre fresas con nata, y después de seis horas de marcha me sabe a poco, tras
llamar a casa atravieso Pamplona y mientras localizo la señalización del
Camino, vuelve a llover, El Camino atraviesa un parque y poco después llego a
Cizur ,localizo el albergue ,es privado y muy cutre, lavo la ropa y a descansar,
ceno en el bar del dueño del albergue: hoy tengo nuevos compañeros, brasileños,
uno de Algeciras ,marino mercante. Comentan que ayer en el puerto de Erro
falleció un peregrino de una parada cardiaca, dicen que era medico.

Tercera
etapa

A las siete
de la mañana estoy saliendo, el día es muy claro y fresco, ando ligero y
descansado, cuando alcanzo a un peregrino que se está atando las botas, me
acompaña y tiene ganas de hablar: es vasco , se llama Josechu tiene 67 años
viaja solo pero ha hecho peña con varios y se le han despistado, tiene un andar
muy rápido y me cuesta seguir su paso, va muy ligero de equipaje, dice el muy
cachondo que lleva serrado hasta el mango del cepillo de dientes para eliminar
peso. Empezamos a subir el Alto del perdón y el tiempo cambia, ya no se ven casi las cumbres, el paisaje es precioso pero el suelo esta muy
resbaladizo y hay que prestar mucha atención al estado del terreno.

Al llegar a lo alto pasamos por
debajo de un grupo de generadores eolicos que asoman entre girones de niebla,
cuando llegamos a su altura la niebla los tapa totalmente, en la cumbre del
puerto hay un monumento a los peregrinos hecho de figuras recortadas en plancha
de hierro.

Me cuentan
más tarde que los peregrinos compañeros del fallecido ayer, han colgado allí su
concha de peregrino. El descenso es vertiginoso y peligroso por la pendiente y
la cantidad de piedras sueltas, atravesamos unos antiguos pueblos solitarios:
Muruzabal y Obanos. Ya estamos en el fondo
del valle y tras pasar por campos de cultivo llegamos a Puente la Reina, son
las 11,30h, el albergue esta cerrado y mientras esperamos empiezan a llegar
peregrinos, somos los primeros y podemos elegir litera. Entablo conversación
con algunos, un matrimonio de madrileños son familia de Navarro el masajista de
Betera. Salgo a comer y cuando vuelvo me hecho la siesta, me despierta el
madrileño con mi cartera en la mano ; me la había dejado en el retrete.

Por
la tarde salgo a conocer la ciudad
,tiene un aspecto medieval con su puente sobre el río Arga, y unas iglesias
bien conservadas. Están reparando todo el pavimento de las calles y no puedo
contemplarla a placer.

Cuarta
etapa

Son las 5.30 de la mañana , los vascos y
madrileños nos han despertado a todos, tienen miedo a no coger plaza en el albergue
de Estella ya que hay muchos peregrinos ( a última hora de ayer el albergue se
llenó por completo)

Como me han
despertado y no hay mas remedio me levanto, me aseo, tomo un yogur y a caminar.
Atravieso el viejo
puente sobre el Arga y me equivoco de camino tras caminar mas de veinte minutos
sin ver señales, vuelvo atrás hasta la última señal justo a la salida del
puente me equivoque y en vez de girar a la derecha continué por el camino que
enfrenta con el puente.
.Recupero el camino que
ahora es de tierra entre trigales, esta amaneciendo y el canto de los pájaros
es ensordecedor. Llego a unas empinadas cuestas y alcanzo a unos brasileños y a
un francés “el catalán de Perpignan “ del primer día, caminamos juntos hasta
llegar a Ciuraqui, aquí decide ir por la carretera ,ya que no puede con los
fuertes repechos del camino original, poco después el camino se allana y entre
trigales y espárragos llego a Lorca en
cuya plaza bebo de una fuente de cuatro caños con un agua fresquísima, atravieso un antiguo puente
romano y poco después encuentro un bar donde están los madrileños terminando de
almorzar.

Aprovecho
para llamar a casa y almorzar, y que cerveza mas fresca, y que bien sabe ,

Continuo
mi camino entrando en Estella a las 12.30, para variar el refugio no esta
abierto y varios peregrinos esperamos sentados en el suelo a que nos abran.

En esto aparece
una pareja, ella en estado, son los hospitaleros, y en una casa cercana, un
antiguo establo, ahora garaje para las bicicletas de los peregrinos, nos
invitan a un aperitivo: sobre unos tableros empiezan a poner : jamón, queso,
pan, aceite, tomates y vino de Navarra.
Son los “AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO “ de
Estella, allí pasamos un buen rato en buena armonía, y comimos tanto, que no
pude luego comer nada más. Como tengo
por costumbre derribé una botella de vino con el consiguiente cachondeo.

El
Refugio esta impecable con comedor /cocina, jardín, y unos dormitorios amplios
y limpios. Tras la ducha y siesta de rigor me voy a recorrer Estella, hoy he llamado a Elisa. Recorro Estella, pero
no puedo visitar nada, hoy es domingo y esta todo cerrado. Por el centro pasa
el río Ega y las vistas son muy bellas. Cuando regreso al albergue, me
encuentro una escena increíble, un señor de unos setenta años, voluntario está
limpiando y curando las llagas de los pies de algunos peregrinos.

Cuando
acaba estoy un rato hablando con él y comentando cosas del Camino.

Gracias a mis botas y calcetines no me he
visto en esa situación. Hoy como muchos días llamo a mi padre pues se lo mucho
que disfruta cuando le cuento por donde voy.

Quinta
etapa

Hoy
vuelvo a madrugar, a las 6h 40m estoy pisando las calles de Estella, el Camino
está bien señalizado y tras atravesar el casco urbano ,enfilo hacia el
Monasterio de Irache, voy solo, y me desayuno con un trago de vino en la fuente
que con ese nombre hay en una bodega junto al monasterio. A lo lejos se alza
Montejurra y atravieso prados y bosques, y tras unas subidas llego a Urbiola
donde aun se ven restos de fortificaciones antiguas, continuo por un estrecho
valle sembrado de trigo el cual llega a confundirse con los pinos de las
laderas, el camino serpentea por entre los trigales y es un espectáculo el
oleaje que provoca el viento,

Al
poco el valle se abre y se llega a Los Arcos, A lo lejos veo una pareja de
peregrinos, a los que alcanzo casi ya entrando en la población, son una pareja
de franceses ,calculo que tienen mas de 70 años, ¿ a que hora habrán salido ?.

Atravieso
Los Arcos ,es una calle muy larga,
y las casas antiguas. Aprovecho para comprar comida, a las 11.15h estoy almorzando un bocata de cabeza
de jabalí en unos bancos a la puerta del albergue.

Por
la tarde paseo por el pueblo, en el río y desde el puente hay un gracioso
espectáculo, una bandada de patos se ha
afincado y hay varias hembras empollando, y peleas de machos con su
correspondiente cortejo a las hembras, hay mucha gente mirando pero ellos no se
inmutan. En la iglesia, inmensa, hoy hay misa con bendición de peregrinos con
rito medieval; la iglesia llena casi en su totalidad por peregrinos de
diferentes procedencias.

al
terminar la ceremonia, el sacerdote, muy joven, ha ido preguntándonos a los
peregrinos nuestra procedencia, y al decirle la mía me ha dicho “QUE LA MARE DE
DE DEU TE ACOMPAÑE”. me he enterado que
es un misionero de vacaciones.

Entablo
amistad con varios peregrinos y quedamos para salir juntos mañana.

Sexta
etapa

Salida
a las 7 h ,empiezo la etapa junto a: Luis , Juan, y Juan; el primero es de
Palencia, y los otros dos de Madrid, y de San Sebastián. Hacemos el camino
amigablemente y paramos a almorzar en
un bar de Viana,, en la plaza hemos
hecho amistad con algunos paisanos, uno de 93 años y con un excelente humor,
nos demostró su forma física haciendo
flexiones y tocándose las puntas de los pies con los dedos. Continuamos hasta Logroño, donde llegamos tras cruzar el
río Ebro alrededor de la una de la
tarde con un fuerte calor.

Para
no perder la costumbre llegamos con el albergue cerrado, abren a las dos, y
tras ducharnos ,Luis y yo nos vamos a comer. Por la tarde hemos paseado por el
centro con pantalón corto y chancletas, he llamado al abuelito desde la puerta de la catedral. He conocido a un
joven peregrino, ciclista, es de Valencia (Venezuela),pero su abuela es de
Moncada, estuvimos hablando sobre nuestros países, está encantado con lo que
está viendo, y le he regalado una señera para su abuela.

Séptima
etapa

Tras
una noche de calor y amenizados por los ronquidos de la orquesta peregrina,
salimos al Camino: son las siete h. y el tiempo sigue muy bueno. Pasamos junto
al pantano de la Grajera con una excelente área de recreo .A las nueve h.
estamos en Navarrete, después de almorzar seguimos, hoy el camino es cómodo ,
no hay subidas y aunque hace calor las
montañas a lo lejos están nevadas . A las 14 h. entramos en Najera. 1ª sorpresa
no hay agua caliente, 2ª se paga la
voluntad.

El
albergue es un edificio antiguo ,pero el interior es de madera con unas literas
amplisimas, Nos hemos ido a comer y nos han puesto (menu unico) patatas a la
riojana, RIQUISIMAS, luego hemos visitado el convento de Sta. Maria la Real,
con sus panteones y criptas. Es increíble el frio que hacia alli abajo.

Hoy
me duelen los pies y en una farmacia me han dado una crema, luego me he tumbado
en el césped a la orilla del río Najerilla cuyos márgenes están plantados de
césped y forman un agradable parque. Luego en compañía de Luis y los dos Juanes
hemos paseado por el centro.

Octava
etapa 

NAJERA-REDECILLA
DEL CAMINO.-

Salimos a las seis y media de la mañana, hace
frío y me cuesta entrar en calor, cambio de ritmo, y dejo que los demás me adelanten.

A
las diez h. llego a Santo Domingo de la Calzada, allí me esperaban los demás y
mientras los dos Juanes se van a facturar un exceso de equipaje Luis y yo nos
vamos a almorzar, estoy verdaderamente cansado, pero el desayuno: tortilla de
patatas y dos vasos de vino con casera hacen milagros. visitamos la Catedral y el centro y reemprendemos la marcha,
ahora voy mucho mejor y soy yo el que
va dejando atrás a los demas, el sol aprieta y decido parar a esperarlos en un
cruce

,
me siento a la sombra de un baladre y van pasando peregrinos hay la señal de un
bar pero está cerrado, llega una chica con aspecto de estar agotada, al
encontrar el bar cerrado, vuelve atrás y me pregunta si llevo algo de agua, le
doy lo poco que me queda y continua camino. a las catorce h. llegamos a
Redecilla del Camino: hemos andado 35 km..

El
albergue que es muy pequeño, pero tiene
bar y hacen comidas, todos son
conocidos, están los madrileños de Puente la Reina ,comemos con un ciclista de
Manresa, y entre varios decidimos hacer una cena común: una inglesa de unos 60
años, Luis un manchego de Calzada de Calatrava y su cuñado Luciano de Badajoz,
el ciclista catalán, dos hermanas mañas y yo . Los cuñados hacen una olla de
patatas a lo pobre y los demás aportamos lo nuestro. La mayor de las mañas ( no
recuerdo el nombre), cuenta que esta en el camino como una especie de terapia
por los problemas tan graves que tiene con uno de sus hijos de 16 años, fumador
de porros y objetor de estudios; pide que si no tenemos inconveniente en contar
el motivo de nuestro viaje.

. Luis cuenta : está jubilado y padece
ansiedad por que no se acopla a su nueva vida.

Luciano:
Esta de baja por incapacidad permanente, es cartero y tiene una hernia discal,
se entero del viaje de su cuñado y se apunto.

La
inglesa no se entera de nada y sigue comiendo.

El
catalán cuenta : Es un reto que tenia proyectado hace tiempo. Y yo mas ó menos
lo mismo. Cuando acabo de contar mis motivaciones, la hermana de la maña dice:
anda pero si usted es el que me ha dado agua esta mañana y cuenta que ha venido
para hacer compañía a sú hermana y a relajarse tras la ruptura con su novio.
Aquello parecia una reunion de terapia, pero pasamos un rato agradable ya que
la tertulia era muy animada, y se estaba muy bien en el soleado patio del
albergue.

Se me olvidaba: por la tarde una vecina nos
ha abierto la iglesia para que la viéramos es pequeña , muy antigua y tiene una
pila bautismal del siglo XII ,y el altar mayor totalmente bañado en oro.

Novena
etapa 

REDECILLA DEL CAMINO-VILLAFRANCA DE MONTES
DE OCA.

Hoy lo cogemos con algo mas de tranquilidad,
Luis (de Palencia) y yo salimos alas 7h y por caminos de tierra entre trigales
y huertas, y a lo lejos las montañas cubiertas de nubes, esto parece un tobogán
, subidas bajadas y algún tramo de carretera , peligroso por los camiones que
pasan velozmente. Almorzamos en Belorado a las 10h, y luego continuamos por
Espinosa del Camino y a las 12h30m entramos en Villafranca de Montes de Oca. La
ciudad ó pueblo esta´enclavada justo antes de empezar las montañas. Incluso
parte de ella ya esta en las primeras cuestas.

El
albergue está en un antiguo centro escolar en desuso, poco a poco van llegando
peregrinos, unos nuevos y otros conocidos, nos vamos a comer a un restaurante
de camioneros y al volver nos abren las duchas,(una solo y gracias).Los dos
Juanes deciden seguir y después de comer continúan caminando.

Al
atardecer salgo a comprar algo para cenar y al regresar empieza a llover a
cantaros. Me encuentro al catalán de Llansá que conocí hace unos días, va a
buscar donde plantar la tienda, le hago venir conmigo al albergue y convenzo a
la hospitalera para que lo deje entrar, no hay sitio y le dejan junto a otros
peregrinos que duerma en el suelo.

Décima
etapa

VILLAFRANCA DE MONTES DE OCA-OLMOS DE
ATAPUERCA.-

Hoy
salgo solo, Luis emprende la etapa temprano pues quiere llegar hasta Burgos, y
terminar el Camino. El ya recorrió el trayecto de Burgos a Santiago.

Así
que a las 7h 15m salgo del albergue. El camino sale junto a una Iglesia y
asciende rápidamente, hace mucho frío y me pongo el anorak, el camino está algo
embarrado y va paralelo a la carretera que sube al puerto de la Pedraza, aunque
no se ve, se oye el ruido de los camiones. En una hora corono el puerto, lugo
hay un extenso llano y el camino va junto a un bosque muy espeso, aunque la
distancia a los arboles es bastante amplia, hay un monumento de la guerra civil,
empieza a llover en medio de una espesa niebla, el paisaje es sobrecogedor,
árboles viejos con muérdago colgando de sus ramas y llenos de musgo en un
silencio absoluto. Tras casi dos horas de descenso y pequeñas subidas llego a
un llano donde está el Monasterio de San Juan de Ortega, a su lado hay un bar,
¡¡ vaya bocadillo de chorizo a la brasa ¡!, me guardo medio y tras escribir
estas notas me voy a visitar el Monasterio.

Al salir aprovecho para que unos turistas me
hagan una foto en la puerta de la Iglesia. Me encuentro con el catalán de
Llansá, nos saludamos y continuo con mi visita. Ya no llueve pero la
temperatura sigue muy baja, continuo hasta llegar a Atapuerca y después a Olmos
de Atapuerca, el refugio está cerrado pero busco al encargado y me abren, es un
refugio nuevo en un edificio antiguo muy bien arreglado, estoy solo me ducho y
como el resto de bocata y tomo café en un bar cercano. Empiezan a llegar
peregrinos primero lo hacen los dos cuñados luego llegan tres hombres y una
joven son de la misma familia, el padre
es de Valdepeñas, ahora entran varios
extranjeros mientras estoy haciendo mi colada y luego un matrimonio vasco
acompañados por la hermana de la mujer, hacen el camino solo los fines de
semana el va en coche y ellas a pie, en ésto entra un tipo singular, lleva un
gran garrote con el extremo curvado, y saluda a todos muy cordialmente parece
como si conociera a todo el mundo, es de Tarragona y ha estudiado y vivido en
Valencia, es anti barceloní. Mientras yo actualizo mis datos y tomo mis
apuntes, llevo 220 km a un promedio de 22 km por dia.

Me
voy un rato al bar y me como unas tapas de cangrejos de río buenísimos; llegan
los cuñados y el catalán, y después de
charlar un rato nos quedamos a cenar, resulta que el catalán es medico psiquiatra
con consulta en Tortosa se llama Rovira y mientras cenamos quiere averiguar los
motivos que nos llevan al Camino.
Continuamos charlando hasta tarde ya que en éste albergue se puede entrar a
cualquier hora.

Continuará…