De vacaciones en la montaña

El camino es el mismo pero existe una diferencia: cómo se disfruta del paisaje. Para quienes dedican sus vacaciones a practicar travesías en bosques y montañas, subidos a sus bicicletas, dejando atrás la contaminación de los combustibles y el ruido de los motores, algunas recomendaciones…
  
  


Usted llega a su
destino vacacional, y se presta a acomodarse en su cabaña,
desempacar las valijas, abrir la puerta y salir con la bicicleta a recorrer los
caminos, en bosque o montaña… a disfrutar de la naturaleza.

¿Cómo puedo disfrutar mejor de la travesía
y del paisaje? ¿cómo evitar percances?


1. Tener la previsión de revisar el pronostico del tiempo (siempre es mejor
consultar a los baqueanos de la zona que saben bien que sucederá).


2. Revisar todos los elementos de la bicicleta (no sólo gomas, sino también
orquilla, frenos, iluminación, cambios, etc).


3. Ajustar la altura del asiento a la comodidad de cada uno. La posición de
manejo es fundamental en los largos recorridos, una mala postura podría
causarle lesiones en espalda y brazos.


4. Inflar bien las ruedas con la presión adecuada al terreno. Las cubiertas
actuales suelen admitir un intervalo de presiones bastante amplio.


5. Con una bici rígida con suspensión delantera, es recomendable bajar algo
la presión de la rueda trasera en las rutas por terrenos muy empinados y con
abundantes piedras o muy degradados (en montañas), para ganar en agarre


6. En caminos duros y firmes, la presión debe ser alta.


7. Armar una mochila cómoda para llevar las provisiones y los elementos
imprescindibles para arreglar cualquier avería:


-llaves de varios números


-troncha cadenas


-llaves planas


-destornillador de estrella y/o plano


-parches


-pegamento para parches


-un trozo de cámara abierta por la mitad para hacer un “gran parche” en caso
de que su cámara se rompa críticamente.


-una o dos cámaras de repuesto nuevas o más (no es raro pinchar varias veces
en un camino largo de montaña).


8. Tener la precaución de llevar puestos guantes y casco tanto en subidas
como en bajadas (las caídas son muy frecuentes en este tipo de senderos)


9. Usar lentes de sol no sólo para evitar el reflejo de los rayos, sino
también para afrontar el choque con insectos y el salpicado de piedritas y
barro.


10. Consumir barras energéticas de cereales y comer aunque no se tenga
hambre (llevar provisiones en la mochila, teniendo en cuenta el tiempo de
recorrido más un plus por avería o cualquier percance). Siempre son buenas
las pastas, en la cena anterior a la aventura.


11. Ingerir líquidos todo el tiempo y evitar la deshidratación.


12. Llevar ropa para los cambios de clima que se dan habitualmente en la
montaña (siempre puede refrescar en la cima y llover por la tarde).


13. Antes de salir hacer un precalentamiento previo para evitar lesiones
musculares por esfuerzos en frío. Se puede calentar durante el camino si el
esfuerzo no es desmedido al comienzo.


14. Calcular que el día es muy cambiante en un camino de montaña. Lo ideal
es salir ni bien amanece y aprovechar la mañana para descansar al mediodía
(cuando hace más calor) y seguir por la tarde. Si va en grupo, la progresión
será más lenta.


15. Tener bien claro el camino con dibujos en mapas que deben formar parte
de las provisiones. Durante el recorrido, tomar referencias (árboles
extraños, plantas, marcas, etc)


16. Estar muy atentos al camino y no priorizar el tiempo por sobre el goce
del paisaje. Los accidentes llegan con el apuro.


17. Dividir el grupo según los niveles de velocidad. Poner horas o puntos de
referencia para reagruparse. Si hay algún desvío, esperar a que todos
lleguen y avisar.


18. Utilizar cada integrante de la aventura, un silbato de montaña, muy útil
en todos los casos. O cualquier elemento de comunicación disponible
(teléfono, handys, etc)


El camino de montaña es un recorrido muy elegido por ciclistas de todo el
mundo y de todas las edades. Los riesgos existen pero pueden disminuirse
siguiendo los pasos mencionados. Siga los consejos y disfrute de la
naturaleza… sin el ruido de los motores y la contaminación de los
combustibles…sólo usted y la montaña.

 


Compartir
|