Cómo regalar lencería sin que te malentiendan

A ella podría encantarle recibir como presente lencería sugestiva… ¡y a ti también regalarlo! Sin embargo, para evitar malos entendidos, deberías tener en cuenta las siguientes sugerencias…

Seamos honestos y realistas… usted no compra ropa interior para su mujer, sino que la compra para usted mismo. Usted lo sabe, y ella lo sabrá, así que para evitar roces necesitará pensar detenidamente como hacer para que ella se sienta igualmente complacida con el regalo.

Evitando malos entendidos…

Recuerde que se supone que esto sigue siendo un presente para ella, por lo que debe estar en una linda caja, bien envuelto, y en lo posible ser entregado con una dedicatoria adecuada.

Como con cualquier regalo, piense en la calidad y no escatime en gastos. En estos casos, piense específicamente en la seda.

No deje de inclinarse por lo sencillo. Por más sexy que sea, si las prendas lucen molestas e incómodas para ser usadas, deberá descartarlas.

Tampoco se incline por lo los colores chillones y extremadamente brillantes, como lo es en muchos casos el rojo. En su lugar, piense en colores más suaves, o negros clásicos.

Asegúrese de saber el talle de su mujer, pero en cualquier caso no deje de consultar a la vendedora para que le ayude en la elección final.

Si le cuesta mucho llegar a una decisión, inclínese por algo que, al margen de ser sexy, sea útil para su mujer, como por ejemplo una bombacha agradable, corta, fina, y de seda, que ella puede llevar debajo de un jean y le de flexibilidad máxima.

Al dar el regalo, jamás lo haga frente a familiares y amigos. La lencería es para la intimidad, y lo mismo debe suceder con los presentes que la implique. ¡Usted no querrá hacerle pasar vergüenza, y menos en su día especial!

En lo posible, evite comprar SOLO ropa interior. Ofrezca la misma como parte de un pequeño conjunto de obsequios, que incluyan también presentes que vayan más allá de la connotación sexual.