Cómo quemar grasas durmiendo

Descansa, duerme… ¡y quema grasa rápido! 
  
  

Para
poder cosechar los beneficios del ejercicio, debes de tener un descanso
adecuado. No puedo poner mayor énfasis a este punto. De hecho, el descanso es
igual de importante, sino es que más, que el ejercicio.

Durante
el ejercicio de resistencia de alta intensidad que realizan mis estudiantes, los
músculos experimentan pequeñas lesiones o desgarres.

La respuesta del cuerpo es
adaptarse y repararse, desarrollando músculos más fuertes y grandes, lo cual
hace que quemes más grasa y tengas un cuerpo más delgado.

Descansar
para quemar grasas

Sin
embargo, este proceso de crecimiento y reparación no tendrá lugar si no se le
permite al cuerpo tener el tiempo necesario para hacer su trabajo.

Muy a menudo,
la gente regresa corriendo al gimnasio, ya que muchos han sido inundados con el
axioma “más es mejor” en lo que concierne al ejercicio.

Sin embargo, si no nos
hacemos a un lado y permitimos que el cuerpo haga su magia, experimentaremos
resultados pobres.

No quemaremos grasa como lo deseamos, y terminaremos
desmotivados o muy posiblemente, renunciemos totalmente a nuestros esfuerzos.

Si no
obtienes suficiente descanso o sueño, te costará mucho trabajo desarrollar el
músculo quemador de grasa que transformará tu cuerpo.

Además, ¡también te
costará mucho trabajo
quemar grasa! Esa es la razón por la que no debemos de
ejercitarnos mucho tiempo o muy a menudo cuando nos ejercitamos con la
intensidad suficiente.

Cuando le aplicamos al cuerpo un estímulo intenso, como
el del entrenamiento con pesas, no debemos de seguir ejercitándonos todos los
días.

Si
hiciste esto, rápidamente sobre-entrenarás tus músculos y le negarás a tu cuerpo
su habilidad para recuperarse del ejercicio.


De hecho, tu sistema inmune podría
debilitarse, por lo que podrías enfermarte… esto me pasó un par de veces en el
pasado cuando todavía no le prestaba atención a tener un descanso y sueño
adecuado.

Además,
este proceso de reparación y recuperación no ocurre de la noche a la mañana,
usualmente requiere de 2 días o más. Por dicha razón, asegúrate de tener entre
1-3 días de descanso entre cada entrenamiento de resistencia llevado a cabo de
manera apropiada, de lo contrario, estarás saboteando tus posibilidades de
quemar grasa y desarrollar músculo delgado y fuerte.

Ahora que
sabemos lo importante que es el descanso para quemar grasa y desarrollar
músculo, también debemos de comprender el componente más importante de
descanso… mejor conocido como dormir.

Dormir es la máxima herramienta de
recuperación, no solo para recuperarte del ejercicio. Es una herramienta para
recuperarte de cualquier estrés que tengas durante todo el día.

Sin
importar si proviene de las presiones familiares, por problemas en el trabajo,
por las finanzas, etc., el estrés incrementado puede ser disuelto si dormimos
adecuadamente.

Además, no creas que podrás quemar grasa al máximo si estás
sobre-estresado por las demás cosas de tu vida. Un nivel alto de estrés puede
apagar la efectividad de tu habilidad para quemar grasa, entre otras cosas.

Por lo
anterior, asegúrate de dormir adecuadamente. ¿De qué hablamos? Te recomendaría
que no durmieras menos de siete o más de nueve horas. De hecho, ¡siete horas y
media por noche podría ser la cantidad perfecta!

La
investigación ha demostrado que dormimos en ciclos de aproximadamente 90
minutos. Se ha sugerido que si nos despertamos mucho antes o mucho después de
estos ciclos de 90 minutos, probablemente nos sintamos atontados buena parte del
día.

Por ello, haz la prueba con 5 ciclos de 90 minutos, o 7 horas y media…
probablemente despertarás sintiéndote bien descansado y lleno de energía, además
tu incinerador de grasa te demostrará su aprecio, permitiéndote quemar más
grasa, más rápido.

Por Rob
Poulos, Experto en Pérdida de Grasa y Acondicionamiento Físico
Creador del "Incinerador de Grasa"

http://bit.ly/vientreplano