Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Cómo nos afectan astrológicamente los eclipses?

Influencia de los eclipses sobre nuestra carta astral y nuestro destino

El viento solar baña la Tierra constantemente con una fuerza de penetración tal que no hay material que se resista a ser traspasado por los neutrinos, ni siguiera la roca. Los neutrinos atraviesan la Tierra de parte a parte, a través de nuestros cuerpos o de las montañas.  

La Luna, al interponerse en el camino del viento solar cambia las fuerzas electromagnéticas que nos envuelven, lo que supone, a su vez, alteraciones en la conducta animal y humana.

Irritabilidad, trastornos del sueño, trastornos de la digestión o cambios en las costumbres alimenticias, agitación interior y reacciones desmedidas pueden manifestarse en nuestra conducta cuando se produce un eclipse. Nuestros niveles intelectuales, físicos y emocionales deben hacer un esfuerzo para adaptarse a estas influencias que, sin llegar a tener la fuerza de un cambio de estación, provocan pequeñas mareas biológicas.

Además, en cada caso particular la influencia del eclipse dependerá del planeta o del punto del Zodíaco que nos active. Por ejemplo, si el eclipse se sitúa sobre el planeta Marte en la carta astral de una persona ésta podrá estar más irritable, tener una caída de energía o ver mermadas sus capacidades para la toma de decisiones. Sexualmente puede estar en baja forma.

Debería replantearse qué falla en su energía y cómo puede recuperarla. También sería bueno reflexionar sobre la forma en que expresa su enojo o su agresividad.

En cambio, si el eclipse se forma sobre Saturno es probable que la persona sienta amenazada su posición social o profesional, que atraviese días depresivos o con algunos miedos. La relación con los padres también será otro de los puntos a revisar. En cuanto al físico, los huesos podrían estar más sensibles durante el tiempo de vigencia del eclipse.

Habitualmente se considera que los eclipses tienen un largo periodo de influencia. Algunos astrólogos hablan de años. Personalmente considero esta opinión equivocada. Aunque, como mínimo suele admitirse que sus influjos son notorios aproximadamente desde medio año antes a medio después, es decir, el tiempo que suele haber entre un eclipse y otro.

¿CÓMO SE PRODUCEN LOS ECLIPSES DE SOL?

Para que haya un eclipse de sol es necesario que el Sol, la Luna y la Tierra estén perfectamente alineados. La Luna se sitúa en medio del astro rey y de nuestro planeta, tapando la luz del sol. La Luna Nueva se produce una vez al mes, sin embargo, no en todas las ocasiones se produce un eclipse.

Para que este fenómeno se produzca es necesario, además, que la Luna esté muy cerca de los Nodos lunares, puntos de intersección de la órbita de la Tierra con la de la Luna.

Aunque la luna es unas 400 veces más pequeña que el sol, también está unas 400 veces más cerca de nosotros. De ahí que su tamaño aparezca igual a nuestros ojos y puedan producirse los eclipses.

Un eclipse nunca debe mirarse a simple vista, porque se puede perder la visión. Incluso con buenos protectores no conviene mirar más de cinco segundos seguidos.

Y si quieres aprender a saber por ti mismo lo que te depara el destino, te sugerimos inscribirte ahora en nuestros cursos gratis de:
Astrología
Numerología
Tarot