Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Como mantener la vida privada en la oficina

El pasar muchas horas con los compañros puede confundir el rol que cada uno debe ocupar como profesional en el lugar de trabajo. ¿Como es posible no involucrar la vida privada en la oficina?
  
  


Hablar de los
problemas personales en el trabajo puede resultar un problema si
se hace de modo frecuente. “Una cosa es contar algo puntual a algún compañero
por el que se sienta confianza o afecto y otra diferente es hablar
constantemente de temas que no están relacionados con la tarea a cumplir.

Dar a conocer demasiado el aspecto personal puede ser contraproducente y no
es necesario tener una actitud tan abierta dentro del ámbito laboral para que
las labores a desarrollar sean realmente efectivas y se pueda producir
correctamente
”, destaca la experta en recursos humanos, la española Carmen
Sánchez Iñiguez


Cómo cuidar tu lugar de trabajo


1.- Saber separar la
vida personal de la profesional es muy importante. “Está
demostrado que aquellos trabajadores que llegan a la oficina dispuestos a hablar
de lo que les está pasando en su vida privada rinden mucho menos ya que no
pueden dejar de pensar en los conflictos íntimos y se distraen con mucha
facilidad.

Todos somos seres humanos y en determinados momentos no es fácil saber
distinguir las aguas, pero es fundamental adquirir la práctica de callar cuando
es debido para que la situación no sea más difícil o se llegue a correr el
riesgo de perder el empleo por una falta de discreción”
, determina la
profesional.


2.- Si resulta imposible mantener la vida privada alejada durante las
horas
laborales
, “hay que ser muy cuidadoso y saber a quién le contamos ciertas
cosas.

No sería raro que de a poco aquello que se ha confiado se disgregue por todo
el ámbito laboral incluso llegando a oídos de superiores. Esto no haría ningún
bien. Por eso, siempre es mejor ser discreto con la vida íntima y dejarla detrás
de la puerta cuando entramos al trabajo
”, aconseja la especialista.


3.- Para no caer en la tentación de traer una y otra vez la vida privada al
lugar de trabajo, se recomienda no abrir el correo electrónico personal ni
revisar el teléfono móvil mientras se está desarrollando una tarea laboral.

“Es una buena medida para que nada interfiera con la labor que se tiene que
hacer en ese momento y no habrá excusas para que se comente lo que pueda estar
sucediendo con situaciones que nada se relacionan con lo profesional”,

finaliza diciendo la experta.

No
esperes que la suerte golpee a tu puerta y diga: “Tengo un trabajo para
ofrecerte; uno que te hará sentir feliz y completo”. Tú puedes (y debes)
organizar el futuro de tu carrera profesional. Este
curso gratis
de
Planificación de tu
Carrera Profesional
te ayudará a lograrlo
.