Como hacer una entrevista genealógica efectiva. Continuación.

Cuando se comienza una entrevista de carácter genealógico es imprescindible tener en cuenta ciertos detalles que con el correr del tiempo pueden revelarse cruciales para obtener el resultado deseado.
  
  

¿Será
cierto?

Otra
variante para la
recopilación de datos es la investigación en los periódicos
locales. Y en el caso de charlar con conocidos o personas cercanas, es
imprescindible tener en cuenta la tergiversación que se genera con el “boca a
boca”. Tratar de chequear la información hasta estar seguro de su certeza.

Todas
las tradiciones familiares deben anotarse cuidadosamente, y aceptar el relato
pacientemente como el genealogista.

No ridiculizar las tradiciones familiares,
incluso cuando se sospecha que ellas son falsos. Y por sobre todas las cosas
respetar los sentimientos de aquellos que los creen. Luego, si es necesario,
puede corregirlos diplomáticamente cuando tenga mayor evidencia.

 ¿Sobre
quién averiguo?

También
es necesario indagar no sólo de mamá y papá, sino de todos: las tías, tíos,
los primos, y sobre todo todos los parientes más viejos. Apuntar todas las
respuestas totalmente. No confrontar opiniones si se sabe que la información es
incorrecta. Los recuerdos pueden ser defectuosos, y la edad podría ser un
factor.

El
propósito de las preguntas es darle un punto del principio para la búsqueda.
Se necesita saber los nombres de aquellos que usted está buscando, alguna idea
de fechas para que saber qué archivos investigar, y si es posible, las
situaciones en que ellos vivieron.

Se
recomienda hacer muchas preguntas previamente apuntadas en una lista. Algunas de
ellas podrían ser: el nombre del abuelo, ¿El apodo?

¿Cuándo y dónde nació?,
el nombre de su padre, el apellido de soltera de su madre, ¿El abuelo tenía
hermanos y hermanas? ¿Cuál fueron sus nombres? ¿Cuándo y donde nacieron? ¿Dónde
vivieron? ¿Ellos siempre vivieron allí? ¿Dónde podrían haber vivido el
resto de ellos ? ¿Los nombres de las tías y tíos del Abuelo?

 ¿A
quien se parecía el abuelo? ¿Tiene alguna fotografía de él? ¿Qué hacia el
abuelo para ganarse la vida? ¿Dónde está enterrado? ¿Hay una lápida? ¿El
abuelo alguna vez sirvió en el ejército? ¿A qué iglesia o congregación
asistía? ¿Tenía un comercio? ¿Una afición?

Las
respuestas lo llevarán a más preguntas y a los archivos de sus antepasados.
Hasta que usted no sepa fechas aproximadas y situaciones, no habrá ninguna
huella por seguir.

Anterior