Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Investigación Genealógica, los detalles pueden ser fundamentales.

No le reste importancia a nada. En el lugar más insólito puede hallarse la pieza que le faltaba para armar el rompecabezas de sus antepasados.
  
  

Los varonesDon José Y su almacénSi un chico de hasta 15 años participa en un delito de ninguna forma<br /> podrá ser enjuiciado ni recibir una condena

Recién llegada de mi provincia y con mis esmirriados y curiosos 10 añosTodo rengo

Documentos varios

Entre los papeles
viejos pueden encontrarse testamentos, hipotecas y papeles militares, que suelen
mencionar fechas, lugares y miembros de la familia.

También pueden llegar a
encontrarse documentos de valor como un testamento que nunca se desechó después
de que un nuevo testamento fue redactado, o una póliza de seguro de vida con
datos familiares.

Tome apuntes cuidadosamente y haga una lista de los documentos
para en el futuro poder referirse a
ellos.

Cartas

Las
cartas viejas pueden contener retazos enteros de la vida de su familia. Una
carta escrita por un antepasado puede ser un punto de partida para la averiguación
de la historia familiar, situaciones, e individuos a encontrar.

El
no especificar los datos precisos en una carta puede ser factor de frustración
en la búsqueda, cuando la carta se escribe a "Querida Hermana" o
"Querido Hijo" sin la identificación precisa del destinatario. Pero
con el progreso de la búsqueda, la identidad puede surgir.

Al
transcribir las cartas hágalo exactamente, palabra por palabra y letra por
letra. No se preocupe ni trate de corregir los eventuales errores, pues es
importante poder la transcripción tal como si fuera el original.

También
tome nota del sobre: a quien fue dirigido, la manera en que fue dirigido, y las
fechas.

También
hay que prestar atención a las denominación familiares que figuren a priori
como obvias “Tía o Tío”, pueden ser un parentesco mas relacionado a lo
afectivo que a lo genealógico.

Es frecuente, sobre todo en las poblaciones
pequeñas, que los amigos de los padres reciban la denominación de “tíos”,
sin tener parentesco real.

Por otro lado, tenga en
cuenta que un “tío” puede ser el hermano o el cuñado de algunos de los
padres, un tío abuelo o un primo de los padres. De la misma manera con los
primos: es un primo, pero en qué grado?

El
nombre muchas veces indica un parentesco pero no siempre el exacto. Todo depende
de la cultura de origen: en algunas culturas, es frecuente que alguno de los
hijos lleve el nombre del padre (o madre).

En otras, en cambio, esto está
prohibido por la tradición (como en el caso de los judíos asquenazíes), por
lo que la homonimia puede indicar un parentesco, pero nunca filiación directa.

En los países
anglosajones, el Senior y el Junior pueden no estar indicando que se trata de
padre e hijo, sino ser simplemente una manera de distinguir entre homónimos sin
parentesco directo.

En este caso, hay que
recordar también que al morir el Sr., el Jr. deja de serlo y pasa a ser llamado
Señor, y su hijo (que si se llamaba igual era conocido por Fulano III) pasa a
ser Fulano Jr.

Siguiente