Cómo detectar una afección de próstata en nuestra mascotas

Los problemas de próstata en los animales, son causantes de severas incomodidades en su vida cotidiana. Desde deficiencias reproductivas, hasta dificultad en los movimientos mas simples.

Cómo se sabe cuando nuestra mascota tiene problemas de próstata?

Si nota la aparición de sangre en la orina o en las heces, estreñimiento, vómitos, dolor o dificultad para andar o levantarse, o si encuentra muy decaído a su perro o gato o si tiene fiebre alta, lo primero que tiene que hacer es consultar a su veterinario.

Los tratamientos mas comunes para solucionarlo, son a base de antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos, hormonas e incluso de la cirugía, ya sea cirugía de los quistes protáticos si existen o la esterilización del animal para corregir de forma permanente el exceso de hormonas masculinas.

Y un dato que se debe tener en cuenta para no preocuparse, es que después de cualquier periodo de cura, el animal sufrirá de forma temporal o permanente, la capacidad de reproducción natural.

Cómo se origina y que provoca

Esta enfermedad está directamente relacionada con problemas digestivos (estreñimiento), problemas urinarios, y hasta incluso nerviosos.

La consecuencia mas grave es la aparición de Prostatitis, una infección bacteriana que provoca dolores fuertes y fiebres, pudiendo terminar con tumores prostáticos que únicamente se solucionan quirúrgicamente, si no se trata en tiempo y forma.

También puede derivar en la creación de tumores benignos o malignos (cáncer de próstata) pero en menor medida de riesgo.

Otra derivación menos dramática es la Hiperplasia Prostática que es un crecimiento desmedido de la glándula, por un exceso de hormonas masculinas en la sangre por el malfuncionamiento de la próstata, que se da generalmente en perros mayores de 6 años.

La uretra está rodeada por una glándula (próstata) que es la encargada de producir el fluido seminal y se la emparenta comúnmente con los órganos genitales y la cantidad de hormonas en la sangre.

Su mal funcionamiento, provoca inconvenientes que se agravan con el paso del tiempo, por eso es importante a los síntomas que se puedan detectar y no esperar demasiado para la consulta previa al tratamiento.