Cómo dejar de morderte las uñas

La onicofagia -la compulsión a morderse las uñas- es más frecuente de lo que se piensa. Te proponemos algunos consejos caseros para controlar este mal hábito que puede causar no solamente una mala impresión estética sino llegar a convertirse en un problema de salud...

La onicofagia, así se llama este trastorno, solamente puede curarse con mucha voluntad. Sin embargo, hay algunos consejos que pueden ayudar a controlar el deseo imperioso por morderse las uñas.

Morderse las uñas no solamente es un mal hábito sino un trastorno que puede comprometer los dientes ya que éstos se desgastan indebidamente y los labios ya que pueden ocasionarse lastimaduras e infecciones ocasionadas por virus, hongos o bacterias que se tienen en las manos y se llevan a la boca. Las uñas de tanto morderse se debilitan y van creciendo cada vez, más lentamente.

Lo primero que se debe lograr es tomar conciencia del problema y querer combatirlo. Se trata de dominar esta mala costumbre con mucho esfuerzo y control sobre la ansiedad.

Cómo combatir la onicofagia

1.- llevar conscientemente el dedo hacia la boca y detenerlo cuando éste se encuentre a cinco centímetros del objetivo. Reiterar varias veces este ejercicio. De a poco se irá adquiriendo control. La idea es ir logrando autodominio. La clave del éxito para desterrar este trastorno definitivamente.

2.- Cada vez que se sienta la necesidad de llevarse los dedos a la boca, golpear con la yema de los dedos cualquier superficie. Este mecanismo ayuda a la vez a mantener los dedos alejados y fortalece las uñas a medida que se dan suaves golpes en una superficie dura.

3.- Cortarse y limarse las uñas. Una buena alternativa para no sentir la necesidad de comerse las uñas es manteniéndolas cortas, pero bien arregladas. Es una manera de prevenir las ganas de morder o lastimarse.

4.- Pintar las uñas con esmaltes que contengan un sabor amargo. Cuando el impulso sea inconsciente, el mal sabor frenará la acción de seguir adelante con este hábito.

5.- Distraer la boca y la necesidad de mascar. La idea no es reemplazar una conducta con otra, pero si el deseo es muy fuerte, por qué no comer una zanahoria o una fruta que mantenga la boca y los dientes ocupados hasta que se calme o disipe el período de ansiedad.

6.- Reforzar la autoestima. Una vez que las uñas han crecido, es importante poder valorar que se ha conseguido el objetivo. Las uñas lucirán mejor y no habrá ganas de retornar al pasado. Este pensamiento debe ser lo suficientemente poderoso para no volver a caer en la tentación de lastimarse.

7.- Llevar guantes. Aunque parezca un chiste, es uno de los consejos más efectivos ya que no habrá manera de poder continuar con este vicio. Este hábito se asocia a la inseguridad, al estrés y a la ansiedad. Si se pueden identificar esos momentos, los guantes serán de mucha utilidad ya que se sabrá exactamente en qué momentos deben ser usados.

8.- Las uñas postizas son otra de las posibilidades a contemplar. Solucionan en un momento el problema antiestético y evita que se vuelva a caer en él.

9.- Rodear cada uña con una cinta adhesiva o gasa que impida el contacto de la piel con la boca.

¿Quieres vivir una vida más feliz y libre de estrés? Inscríbete ahora en el programa "Como Liberarme Del Estres y De Las Preocupaciones Financieras De Por Vida"

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"