Coincidencia

Un hombre entró a un bar y se sentó en la barra, junto a una mujer. Él inició la conversación diciéndole:

– Hoy es un día especial para mí: estoy celebrando.

– ¡Qué coincidencia!, – dijo la mujer, – yo también estoy celebrando.

Ambos levantaron sus copas y las entrechocaron, y ella le preguntó,





– ¿Y se puede saber qué estás celebrando?

– Tengo una granja avícola muy importante, – contestó el hombre

– Durante años mis gallinas eran infértiles, pero hoy en día, finalmente, son fértiles.

– ¡Qué coincidencia!, – dijo la mujer.- Mi esposo y yo hemos estado tratando de tener un bebé.

Hoy día, ¡mi ginecólogo me ha dicho que estoy embarazada!





¿Cómo hiciste para que tus gallinas se volvieran fértiles?, – preguntó ella.

– Cambié de macho, – contestó el hombre.

– ¡Qué coincidencia! – dijo ella…

Enviado por Milena. ¡Muchas gracias!


 

Si quieres agregar más sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestros libros gratis de chistes judíos haciendo clic aquí.
O inscríbete gratis en nuestro Taller de la Risa y Curso de Risoterapia, haciendo clic aquí.