Search

Breve estudio sobre los besos de las mujeres

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]
Dime cómo besas y te diré quién eres


La curiosa: Es la que besa con los ojos
abiertos y estudia las reacciones del flaco.

La daltónica: Porque besa a los viejos
verdes pensando que son príncipes azules.

La bocona: Para poder embocarle un beso la
tenés que sorprender cuando está silbando.

La antiséptica: Aprieta y cierra bien los
labios porque teme contagiarse las caries y la piorrea de los tipos.

La Alien Cuatro: Recomendable para
cinéfilos, porque en cinco segundos les recuerda a Hannibal, la rubia de
Especies y El Beso de la Mujer Araña.

La “Embajadora”: La que más nos gusta a los
hombres, porque empieza besándote las orejas, sigue por la boca, el mentón, la
“nuez de Adán” y baja, baja, baja………. siempre baja.

La Nicolino Locche: Porque te esquiva todos
los besos que le tiras a la boca y solo te ofrece la mejilla. Típica muestra del
“te veo solo como amigo”.

La Judas Iscariote: Te besa pensando en
otro (actual o del pasado).

La analfabeta: Nunca aprende a besar,
siempre para ella es como la primera vez, te muerde lastimándote o te babosea o
te deja marcas de lápiz labial hasta en los expedientes X.

La Idealista: Es la que en el juego amoroso
le besa las manos al varón, como parte de su ensueño. Un mes después lo ve tal
cuál es y no quiere besarlo ni en la frente.

La bombonera: Porque da besos cortitos y
rápidos como bocaditos de chocolate, y porque igual que la cancha de Boca, a sus
amores un día los hace reír y otro días los hace llorar.

La plomera: Se prende a la boca del fulano
como sopapa de goma y cuando lo suelta escupe los cálculos que él tenía en la
vesícula.

La pajarita: Solo da piquitos, como si
comiera alpiste, y cuando le querés dar un beso en serio se niega manifestando
que le duele el cuello como si hubiera recibido un golpe de Bruce Lee.

La amnésica: Después de cuatro cervezas es
capaz de besar a Freddy Krugger. Es la típica “no sé qué me pasó” al día
siguiente.

La sepulcral: No es recomendable besarla al
amanecer, apenas despierta. Aunque uno esté desanimado no es el mejor momento
para pedirle que te “de aliento”.

La que te ama de veras: En cada beso nos
dice te quiero. Es la que con un beso nos reconcilia con la vida, con las
mujeres, y hasta con Dios. ¡Qué peso tiene su beso! 
 

Enviado por Lilian.
¡Muchas gracias!

Si quieres agregar más sonrisas a tu
vida, descarga ahora nuestro libro gratis de Humor
judío
haciendo clic
aquí
.
O inscríbete gratis en nuestro Taller
de la Risa
, haciendo clic
aquí
.

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]
Canales
Notas que te pueden interesar