Adictos al sexo

El sexo y el amor pueden ser una de las cosas más gratificantes de la vida, siempre y cuando no se conviertan en una obsesión que afecte otros aspectos de nuestra existencia. Conozca las claves de este desorden, por el que el mismísimo Michael Douglas debió internarse

Juan (no es su nombre verdadero) no podía entender por qué la gente desea ser monógama. Como divorciado de 47 años que trabajaba como camarero part-time, había tenido sexo con cuantas mujeres y hombres quiso.

Sin embargo, se enamoró de una mujer y comenzó a salir, y él estaba siempre celoso de cualquier persona que se le acercara a ella. Constantemente quería estar enterado de dónde y con quién estaba ella. Pero sin importar qué pasara con su novia, por dentro se sentía vacío. Fue entonces cuando comprendió que algo estaba realmente mal en su vida.

En la urgencia por encontrar un terapeuta que lo trataba por su depresión, Juan fue a una reunión de Adicto Anónimos al Sexo y al Amor. "Pensaba que me iba a encontrar con “viejos verdes", afirmó.

Lo que encontró, sin embargo, fue una comunidad que entendía a la gente con similares problemas, compuesta por un grupo de diversas personas, donde se podía encontrar carpinteros, ancianos de 75 años, mujeres de 50, amas de casa, profesionales, gays, judíos, católicos, etc.

Creado en base al programa de 12 pasos de Alcohólicos Anónimos, los organizadores de este grupo han efectuado cerca de 1.200 reuniones alrededor del mundo. Actualmente, en su 25º año, la institución se conforma por un puñado de organizaciones no lucrativas dedicadas a ayudar a las personas a recuperarse de su adicción al sexo y al amor.

"He vuelto a ser una persona", se sincera Juan, después de años de permanecer como miembro de este programa. "Antes, vivía siempre ocultando, guardando secretos. Ahora puedo ser más abierto y sensible".

¿Un problema del cerebro?

En otro grupo de recuperación, Sexahólicos Anónimos, observan que a veces los hijos de familias quebradas, que viven en ambientes muy complejos, pueden llegara ser adultos a los que les cuesta distinguir qué es aceptable y qué no. El problema puede empeorarse por la gran cantidad de imágenes sexuales que emiten hoy en día los medios de comunicación.

Juan cree que la gente suele tomar este camino como un escape. En su caso, actuaba teniendo múltiples parejas para el sexo, y, en última instancia, obsesionándose por una mujer que era emocionalmente inaccesible para él.

Otros descarrilan sus vidas masturbándose con frecuencia (a veces tanto como cuatro o cinco veces por día), teniendo fantasías inadecuadas, teniendo aventuras extramaritales, visitando continuamente sitios pornográficos en Internet, o lastimándose sexualmente con diversos objetos.

Los expertos afirman que aún no se conocen las causas que originan los problemas relacionados con el sexo, al igual que sucede con las investigaciones sobre cómo la gente se hace adicta a las drogas.

Sin embargo, los investigadores están comenzando a creer que esto tiene algo que ver con cómo el cerebro procesa los impulsos y las gratificaciones.

Tratando las obsesiones

No está claro cómo incluir a la adicción sexuales dentro de las enfermedades mentales. Debido a esto, muchos especialistas prefieren llamar a este desorden "problemática de hipersexualidad" antes que "adicción al sexo".

Señalan que muchos de los problemas en los cuales el cerebro se obsesiona con una determinada actividad –sea sexo, drogas, o alcohol- tienden a ocurrir conjuntamente.

Los investigadores se encuentran actualmente estudiando medicaciones que podrían ayudar a tratar esta adicción al amor y al sexo.

Para el primer momento, se emplea la psicoterapia y todas las técnicas usualmente instrumentadas para tratar otras adicciones, pensamientos, o acciones sexuales que pueden interferir con la vida normal de una persona. Esto puede implicar prescribir medicamentos para tratar los problemas que van junto con estas situaciones, como la depresión o la ansiedad.

El programa de doce pasos se implementa junto con reuniones en donde se comparten historias que proporcionan una cierta tranquilidad frente a las preocupaciones. La idea es que hay muchas personas que están intentando solucionar los mismos tipos de problemas.

Según Juan, su salvación llegó gracias a estar en compañía de gente cuyas vidas también habían estado fuera de control, pero que no obstante pudieron sobreponerse a los problemas.

¿Necesita ayuda?

En su página de Internet, el grupo de Compulsivos Sexuales Anónimos tiene una lista que incluye algunas características en común que poseen sus miembros:

• Utilizan el sexo compulsivo como droga, para escaparse de las sensaciones de ansiedad, soledad, enojo, y odio a sí mismo, así como para sentir alegría.

• Se inmovilizan por obsesiones románticas. Durante el lapso en el que se vuelven adictos al sexo y al amor, descuidan sus vidas.

• Intentan traer intensidad y entusiasmo a sus vidas a través del sexo, pero se sienten cada vez más vacíos.

• Incluso cuando consiguen el amor de otra persona, nunca les parece bastante, y no pueden frenar su atracción sexual por otras personas.

• Intentan encubrir sus demandas de dependencia, estando cada vez más aislados de sí mismos, de sus valores, y de la misma gente de la que desean estar cerca.

Para aquellos que todavía estén inseguros sobre si tienen o no un problema de adicción al sexo y al amor, el grupo de Adictos Anónimos al Sexo y al Amor han elaborado un formulario de 40 preguntas para auto examinarse. Entre ellas, se incluyen:

• ¿Ha intentado controlar siempre cuánto sexo tener, o con qué periodicidad vería a alguien?

• ¿Esta siempre dispuesto para el sexo y/o el romance? ¿Sus fantasías se estrellan con la realidad?

• ¿Cree que el sexo y/o una relación harán su vida más soportable?

• ¿Ha perdido la cuenta del número de parejas sexuales que ha tenido en su vida?

• ¿Ha tenido o tiene una relación seria que está amenazada o ya se ha destruido debido a un affaire?

• ¿Le cuesta concentrarse en otras cuestiones de su vida, debido a pensamientos o sensaciones sobre otra persona o sobre el sexo?

Si la respuesta a la mayoría de las preguntas es afirmativa, debería reconsiderar su situación. Comenzar por ver a un especialista, sería un buen primer paso.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

 

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal