Home > Belleza y estilo > En forma

Yoga

Yoga contra las arrugas

Ejercicios pre-yoga que rejuvenecen el rostro y relajan todo el cuerpo

Estos movimientos en que el cuerpo se deja caer hacia adelante están prohibidos para quienes padecen hipertensión, pues hacen afluir la sangre a la cabeza; empero, por igual motivo son excelentes rejuvenecedores ya que contribuyen a retardar las arrugas nutriendo los tejidos faciales con un mayor caudal de sangre arterial.

1. Comenzar por los hombros, moviéndolos hacia adelante encorvando la espalda; moverlos luego hacia atrás y otra vez hacia adelante, en un movimiento continuado, sin brusquedades ni pausas, que se repetirá unas tres o cuatro veces.

Mover luego los hombros en dirección inversa, empezando hacia atrás y, finalmente, girar cada hombro por separado, como si nadara en estilo espalda, de modo que cuando uno de ellos gire hacia adelante el otro se vuelva hacia atrás, haciendo que las vértebras giren en sus encajaduras, unas sobre otras.

Aunque el movimiento lo realizan los hombros y brazos, su verdadera finalidad es mantener la flexibilidad de la: columna vertebral y enviar más sangre a las raíces de los nervios raquídeos.

Cuando se practica correctamente, produce una sensación muy agradable de calor en la espalda y entre los omóplatos, sobre todo en quien ha permanecido todo el día sentado ante un escritorio.

2. De pie con las piernas abiertas, extender los brazos y levantar10s lo más alto posible como si se tratara de tocar el cielo raso; dejar caer el cuerpo hacia adelante, desde la cintura, rozando el piso con las manos.

Al estirarse hacia arriba deben ponerse en tensión los músculos; al dejarse caer hacia adelante estarán completamente relajados, pendiendo la cabeza y bamboleándose los brazos como los de una muñeca de trapo.

Este movimiento no sólo es un buen ejercicio para los músculos y la cintura, sino que constituye también un estudio de relajación muscular completa, una forma de aprender a imprimirle laxitud y abandono a su cuerpo.

3. Dejar caer el cuerpo hacia la izquierda y luego hacia adelante, desde la cintura, con un movimiento natural 10 mismo que se indicó para el ejercicio anterior. Erguirse, dejarse caer hacia la derecha y luego hacia adelante.

Erguirse y repetir una vez hacia la izquierda y otra hacia la derecha; finalmente, tratar de dejar caer el cuerpo hacia atrás, desde la cintura, presionando la espalda a la altura de la cintura y dejando caer la cabeza con el mayor abandono y relajamiento posibles.

4. Rotar todo el cuerpo comenzando con la cabeza, moviéndola hacia la izquierda en sentido circular; luego, rotar de igual modo los hombros, el tronco y finalmente la cintura, barriendo el piso con las manos.

Erguirse, descansar un momento y repetir el ejercicio en dirección opuesta. Todos los movimientos deben hacerse con naturalidad, sin poner en tensión ningún músculo.

Muchas personas suelen comenzar inclinándose hacia abajo, lo cual además de ser diferente es erróneo; quizá le ayude a hacerlo bien recordar que se trata de un ejercicio de relajación.


 

Recomendar a un amigo:

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: