Home > Tus raices > Cuéntanos tu vida

Cuéntanos tu vida

Un adolescente al frente del negocio

Cuando todo parecía ir viento en popa, los vientos de tormenta comienzan a soplar.

 

 

 

Cuando me comunicaron que habían decidido encargarme a mí la administración de la librería, luego del fallecimiento del patrón, me quedé mudo, sin poder articular palabra.

Cuando logré tranquilizarme, pregunté por qué no le ofrecían el cargo a Isaac o a David, que eran los empleados con más de 30 años en el negocio.

Entonces tomó la palabra Isaac, el mayor de los empleados y familiar de los dueños: me contestó que ellos estaban de acuerdo y que, de hecho, eran ellos quienes me habían propuesto.

No tuve más remedio que aceptar, pero puse como condición que se comprometieran a colaborar conmigo y que me consideren el compañero menor y no su superior.

Cuando volví a mi casa, todos dormían salvo mi madre, que me estaba esperando. Me calentó la cena pero yo, de tan emocionado que estaba, no podía ni comer.

Mi madre, al verme, comenzó a llorar, pues creyó que se iba a liquidar el negocio y yo me quedaría sin trabajo. Le conté como habían sido las cosas en realidad, y con eso se tranquilizó y nos fuimos a dormir.

Yo no podía dormirme, y comencé a hacer un balance de mi futuro. Mis sentimientos eran ambivalentes: por un lado, la emoción y la alegría por lo que me acababa de pasar. Por el otro lado, mi militancia en el movimiento sionista jalutziano y mi convencimiento de que nada bueno se avecinaba para los judíos.

Así pasó el año, con un balance muy bueno. A fin de año vinieron los hijos de los dueños a pasar fin de año con la madre. El yerno, que era contador y con mucha experiencia comercial, revisó el balance y me felicitaron. Ni lerdo ni perezoso, les pedí una gratificación para el personal en reconocimiento a su colaboración en el éxito del año comercial.

El día de pago, cada uno recibió como recompensa un mes entero de sobresueldo (no existía el aguinaldo). A mí, aparte del sueldo, me hicieron regalos en ropa.

Así entramos en el años 1927. El negocio iba bien, pero en mí se produjo un gran cambio interior un día en que casi se produjo un pogrom.

Fue un gran enfrentamiento entre la autodefensa judía y los juliganes antisemitas. La policía recién intervino al ver que había varios heridos y muertos en ambos bandos. Por supuesto, sólo los judíos fueron detenidos por la policía...

Como siempre, los culpables eran los judíos.

Intervinieron en seguida las organizaciones judías y algunos políticos polacos democráticos (en especial socialistas), y la mayoría de los detenidos fueron liberados, previo pago de multas.

Este hecho produjo en mí un cambio profundo y decidí ingresar en el grupo a Hajshará, para prepararme para hacer aliá (emigrar a Israel).

 

 

 

 

 

Jacobo Rendler
Colaborador

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Jacobo Rendler

El comienzo de la despedida

El comienzo de la despedida

Como mis padres también veían un futuro muy malo para quienes permanecieran en Polonia, terminaron por apoyarme.

Historia de dos siglos

Historia de dos siglos

Un joven cibernauta de apenas 92 años nos hace compartir la historia de su vida, que es la de un siglo y dos continentes.

De recorrida por el interior

De recorrida por el interior

O de cómo comencé a trabajar con mi primer “socio”... y a encontrarme con los primeros problemas.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: