Home > Salud y Bienestar > Psicología

Técnicas y terapias

Trucos para mejorar la concentración

En un mundo de prisas y ajetreo es cada vez más difícil concentrarse en lo que uno desea.  Por eso, te presentamos estos trucos para que mejores tu capacidad de concentración



Simplemente, estamos sometidos a tantos estímulos que, prestar atención de forma voluntaria a algo resulta muy complicado y mantenernos en ese estado de concentración una vez que lo hemos logrado, es casi imposible. Por eso, te presentamos unos trucos para que consigas mejorar tu capacidad para concentrarte.

Cuando una persona se concentra, lo que está haciendo es dirigir toda su atención consciente hacia un objetivo determinado, ignorando de forma voluntaria todo aquello a lo que no  le interesa prestar atención.

Parece más fácil decirlo que hacerlo, pero una mente entrenada es capaz de realizar esta acción de forma voluntaria porque se ha preparado para ello.

Si quieres concentrarte, aprende a realizar juegos de magia

Practicar trucos de magia es una forma muy efectiva de mejorar tu concentración, porque no sólo hay que estar atento a las acciones que debes realizar como mago, sino a las reacciones del público ante el que estás actuando.

Una forma de adquirir con éxito tus habilidades como mago, es practicar frente al espejo. Así, podrás desarrollar el hábito de mirar a los otros mientras realizas tu rutina de magia y con ello, estarás adquiriendo la capacidad de concentrarte con mayor facilidad.

Para facilitar la concentración, utiliza varios sentidos

Es más fácil que consigamos concentrarnos al ver una película que al escuchar a alguien hablar por teléfono. ¿Te has preguntado alguna vez por qué?

La respuesta es bien sencilla: mientras ver una película requiere la intervención de la vista y el oído; para escuchar una conversación telefónica, sólo hace falta poner en funcionamiento nuestro sentido de la audición.

Desde esta perspectiva, la receta para concentrarse tiene que ver con utilizar el mayor número de sentidos a la vez. Así, por ejemplo, será más fácil memorizar una lección de historia si además de escucharla, la visualizamos; y si podemos situar en un mapa los personajes que se citan, pues mejor.  

Detecta las condiciones que mejoran tu concentración

Todos hemos vivido la experiencia de sentir que estamos intensamente concentrados. El problema es que tras haber experimentado esta sensación, no sabemos cómo hacer que se repita cuando queremos.

Si le preguntamos a cualquier persona que sea experta en alguna habilidad, seguro que sabrá contarnos en unos simples pasos cómo logra ponerla en práctica. Con la concentración, ocurre lo mismo.

Básicamente, lo que debes hacer es llevar un registro de qué condiciones has detectado que son favorables para que entres en un estado de concentración, y tratar de emularlas tanto como sea posible. De esta forma, irás mejorando poco a poco tu habilidad para concentrarte a voluntad.

Prueba todos los métodos que encuentres

Si vamos a cualquier biblioteca, seguro que encontramos más de diez libros que prometen ayudarnos a mejorar nuestra concentración.

Muchas veces, los leemos, llevamos a cabo sus enseñanzas y nos damos cuenta de que mejoramos, pero no lo suficiente. Esto suele pasar porque ponemos todas nuestras esperanzas en un único método, cuando es mejor utilizar varios a la vez.

Piénsalo de esta forma: si con un único método para concentrase bastase, no se seguiría investigando en este campo, ¿no?

Aprender muchos métodos puede ayudar a que controles con más facilidad las variables que pueden provocar que pierdas la concentración. Cada método, está enfocado desde una perspectiva diferente, lo que ayuda a reducir las lagunas de aprendizaje que todos encontramos al adquirir nuevos conocimientos.

Conoce tu cerebro

La neurociencia cognitiva nos ayuda a conocer mejor nuestro cerebro y su funcionamiento, lo que permite que podamos interiorizar con más facilidad las acciones que tenemos que poner en práctica para alcanzar un estado óptimo de concentración.

Cuando uno ha visto un escáner de un cerebro concentrado, es más fácil visualizar qué nos pide cada autor que realicemos con nuestra mente para lograr concentrarnos, y con ello es más probable que alcancemos el éxito en esta tarea.

Por otro lado, al conocer mejor el funcionamiento de la mente, será más fácil recrear las condiciones que necesitamos para concentrarnos mejor y con mayor facilidad.

Aprender a concentrarse es una habilidad que se desarrolla con la constancia y la voluntad. Por ello, es fundamental practicar cada día si es posible y valorar cada error como parte del aprendizaje, y no como un fracaso absoluto.

Porque si algo tienen en común las personas con habilidades mentales prodigiosas es que siempre están tratando de ser mejores. Lo que implica que no son perfectos, ¿no?

Por Jenny Guerra Hernández
www.facilmente.org

¿Quieres desarrollar habilidades de pensamiento que te permitan un aprendizaje perdurable, significativo y aplicable a las exigencias de nuestro tiempo?

Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Desarrollo de la Inteligencia haciendo clic aquí.


 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Soluciones para la piel seca

Soluciones para la piel seca

Las opciones de tratamiento para uno de los problemas más frecuentes después de los 40

Postales de vida

Hubo un tiempo en que la gente utilizaba las postales al igual que nosotros usamos el e-mail, es decir, para realiz

 

La primera postal fue introducida en Austria, en 1869, por el Dr. Emanuel Hermann. En una de sus caras, tenía un espacio para redactar un mensaje, mientras que en el otro, había un lugar para inscribir la dirección.

 Sin dudas, eran mucho más prácticas que la carta, ya que no requerían sobres, su franqueo era más barato, y brindaban la oportunidad de mostrar el lugar en el que se estaba residiendo o visitando. Para 1900, las postales ya se contaban por miles, y no había persona que no tenga una colección de ellas.

La evolución de las postales

 Al analizar la evolución de las postales, se pueden descubrir 7 etapas diferentes

 1. La era pionera, 1893-1898: Para 1893, las postales empezaron a comercializarse en Estados Unidos, más precisamente en la Columbia Exposition Chicago, y rápidamente se propagaron por toda América. Estas postales, que suelen aparecer con las estampillas de los presidentes de aquel entonces, se dividían en tres categorías: “Souvenir Card”, para entregar como obsequio, y “Mail Card” para enviar cualquier tipo de mensaje.

2. La era de las postales privadas, 1898, 1901: Se empezó a oficializar en toda América el permiso para imprimir postales con sello postal propio. Estas postales solían tener la inscripción “Private Mailing Card” o “Tarjetas de Correo Privadas”.

 3. La era del mensaje delantero, 1901, 1907: Por esos años, se comenzó a utilizar una postal que poseía un espacio a la izquierda del frente para escribir el mensaje, y otro detrás, solo para incluir la dirección.

 4. La era de la dirección y el mensaje trasero, 1907, 1915: Aquí, ya se podía incluir el nombre y la dirección en el reverso del cartón.

 5. La era del borde blanco, 1915, 1930: Para ese entonces, comenzaron a importarse postales de Alemania, que por su baja calidad, eran retocadas en los Estados Unidos.

 6. La era de las “económicas”, 1930, 1945: Durante ese lapso, se empezaron a masificar por su bajo precio.

 7. La era del fotocromo, 1939 al presente: parecidas a como las conocemos ahora, con mucho color y brillo. Se comenzaron a utilizar para hacer propagandas de hoteles, moteles, motos, automóviles, o negocios, y se empezaron a entregar gratuitamente en estaciones de servicios, restaurantes, hoteles, teatros, y estadios.

Esta masificación en el uso de las postales, produjo que casi todas las personas enviaran o recibieran alguna, por lo que en la actualidad, a través de ellas, se pueden rastrear muchos vínculos familiares.

 Introduciéndose en las postales

Tomas Glus, un empresario de Estados Unidos, no estaba tan interesado en sus raíces genealógicas, puesto que no tenía familiares perdidos, como sí en conocer en el pueblo donde ellos habían vivido. Esto pudo ser resuelto por una postal enviada por su abuelo, que tenía inscripta la frase “esta es mi ciudad” en el frente, en donde se podía observar una estación con el nombre de la ciudad.

 Es que en ese entonces, era muy común que las postales posean la fotografía de las estaciones de tren, de las escuelas, parroquias, calles, negocios, u otras instituciones.

De hecho, es muy posible que se sorprenda de la gran cantidad de postales que había sobre su pueblo o ciudad, sobre a partir de 1900, cuando se masificó la fotografía, mostrando inclusive sus rincones más escondidos. Esas postales, se pueden comprar hoy en día por pocos centavos.

 Las postales suelen ser entonces una excelente manera de ver el paso del tiempo, comparando la fotografía del lugar tomado décadas atrás, con ese mismo sitio en la actualidad.

Familia y amigos

Las postales también le permiten identificar a miembros de la familia y amigos. Son varios los casos de personas que tuvieron en sus manos postales firmadas con el nombre y apellidos de quienes las enviaban, y que luego se comunicaron con personas que poseían ese mismo apellido en la guía telefónica, ofreciéndoselas así a quienes deseaban tener objetos de sus antepasados. También, pueden ser recontactados familiares de amigos de nuestros ancestros, o parte de su familia política, ya que los nombres y apellidos de los parientes de estas personas, figuraban en alguna de nuestras postales.

Encontrando postales

El primer lugar para encontrar postales es en las cajas de fotografías y/o cartas que guardamos en nuestros roperos. Pero además, y por unos pocos centavos, podemos conseguirlas en las casas de antigüedades, ferias, puestos de venta de revistas y libros usados, e internet.

 Los investigadores afirman que no es muy difícil conseguir postales usadas, y tampoco dar con la de un familiar si es que ésta todavía existe, ya que la red de ventas es relativamente pequeña, y un vendedor suele contactar, en caso de no poseer lo que se busca, con otro vendedor.

 Muchas personas evalúan las postales por el estado en que se encuentran. Pero nosotros pensamos que las mejores son aquellas que tienen inscriptos mensajes, ya que tienen más vida, son más interesantes, cuestan menos, y pueden otorgarnos mucha información. Por lo tanto, revise su alrededor y fíjese que postales puede encontrar... para ilustrar su pasado.

Para buscar en internet

En internet, existe una gran cantidad de sitios (en inglés) destinados a las postales:

Internet Postcards and Collectibles Club: www.web-pac.com/mall/club/default.htm

Jim Mehrer´s Postal History: www.postal-history.com

Metropolitan Postcard Collectors Club: www.metropc.org

Postcard International: www.vinagepostcards.com

Web-Pac Antiguedades, Postales, Autógrafos, estampillas, y todo lo relacionado al correo: www.web-pac.com/mall/


 

 

Tatuajes sin edad

Tatuajes sin edad

El tatuaje conquista cada vez más adeptos entre los mayores de 40. En esta nota, conozca la historia de esta milenaria práctica, y los pasos necesarios para incursionar en ella

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: