Home > Belleza y estilo > En forma

Gimnasia a cualquier edad

Secretos de los gimnasios que debes conocer

Antes de volver a pagar otra cuota, hay un par de cosas que nadie te cuenta y que deberías saber acerca de los gimnasios


Es fácil para los gimnasios incorporar socios en julio, cuando todo el mundo está dispuesto a tomar la decisión de asociarse para llegar en forma al verano. Es por eso que posiblemente sea el peor momento para cerrar un trato.

Pero cuando llega enero, bueno, esa es otra historia. Usted podrá obtener una mejor oferta, ya que, según parece, sólo el 6 por ciento de los nuevos miembros se anotan durante el verano.

Este no es el único secreto que los gimnasios esconden, y lo que usted no sabe puede hacerle daño a su bolsillo y a su salud. Si usted está buscando un gimnasio nuevo o una mejor oferta, utilice estos consejos para tomar mejores decisiones.

1. Van a luchar para mantener los socios

Por la misma razón que el verano es un buen momento para asociarse a un gimnasio, también es el momento perfecto para mejorar las condiciones de una membresía ya existente.

La mayoría de los equipos de ventas de los gimnasios se ven obligados a cumplir con las cuotas mensuales y para esto deben evitar que la gente se desasocie, por lo que prefieren ofrecer descuentos extra que arriesgarse a perder el negocio.

Muéstreles una tarifa más barata de un club de la competencia y pídales que igualen el precio. O averigüe qué beneficios le ofrece su gimnasio a los nuevos socios y pida las mismas ventajas (descuentos, pases para invitados, algunas clases personales, o incluso un mes gratis).

2. Los contratos mensuales pueden no ser convenientes



Están bien para los amantes del gimnasio. Pero si usted no es tan fanático del gimnasio, por ejemplo si entrena dos veces a la semana o menos, todavía no acepte el contrato. Los socios de gimnasios que tienen membresías mensuales pueden terminar pagando un 70 por ciento más que aquellos que tienen planes de pago por visita (a menudo les dan un pase válido por 10 visitas).

3. El lugar está lleno de gérmenes

Un estudio demostró que tres cuartas partes de las máquinas y pesas estaba contaminada con rino-virus que causan resfriados, e incluso las colchonetas suelen tener una gran cantidad de gérmenes.

Los estornudos son la menor preocupación que usted debería tener: el MRSA y otros tipos de infecciones por estafilococos pueden contraerse si un corte o una raspadura en la piel entra en contacto con la bacteria. Y su gimnasio puede tener una gran cantidad de estas cosas.

Las bacterias, los hongos y los virus pueden sobrevivir en lugares húmedos... como los vestuarios y los bancos de los gimnasios.

Para reducir su exposición a las bacterias, ponga una toalla al utilizar una colchoneta o un banco (esto se aplica también a los bancos de los vestuarios) para limitar el contacto directo de su piel con estas superficies. (También es recomendable cambiar su musculosa y sus pantalones cortos por remeras que le cubran más y pantalones capris o largos.)

Lleve su propia manta de yoga, ya que las del gimnasio no suelen ser lavadas. “Después de entrenar, báñese de inmediato, póngase ropa limpia, y mantenga su ropa sucia en una bolsa separada. Cuando llegue a casa, deje que sus ojotas se sequen y se ventilen antes de volver a guardarlas.

Y la próxima vez, piénselo bien antes de secarse con las toallas proporcionadas por el gimnasio: los brotes de estafilococo suelen ser provocados por compartir toallas. Antes de usarlas, pregunte si las lavan con agua caliente. Si el personal no puede asegurarlo con certeza, séquese con sus propias toallas.


4. Contratan algunos entrenadores inútiles

No se distraiga por sus bíceps enormes y por su camiseta de "entrenador": existen cientos de formas de obtener el certificado de entrenador, algunos de las cuales consisten en una prueba a libro abierto desde su propia casa.

Antes de desembolsar un dinero extra para tener una clase con alguien que ha aprendido todo lo que sabe de educación física por su cuenta, pregúntele al administrador del gimnasio cuáles son los criterios para contratar a los entrenadores.

Verifique sus años de experiencia y chequee si tienen algún título habilitante oficial (como el de profesor nacional de educación física, o similares).

Fíjese en la forma en que el entrenador interactúa con los clientes. Otra señal de alerta: si no le hace preguntas acerca de su estado físico, sus lesiones anteriores, u otros problemas médicos. Un buen entrenador no le diría a alguien que tiene un problema en el hombro o en el codo que sobrecargue esas zonas.

5. Usted no puede confiarles su vida

La muerte súbita por paro cardiaco al hacer ejercicio es algo poco común, pero si su corazón se detiene, lo que pase a continuación puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Si se utiliza un desfibrilador externo automático (DEA) de inmediato, la probabilidad de sobrevivir es superior al 90 por ciento.

Sin embargo, muy pocos gimnasios cuentan con uno de ellos. Incluso si su gimnasio cuenta con uno de estos dispositivos, puede que no haya nadie en el personal que esté capacitado para usarlo (esto puede ser fatal, teniendo en cuenta cada minuto de retraso reduce las posibilidades de supervivencia en un 10 por ciento). Compruebe si el gimnasio tiene un DEA y si el personal está obligado a tener conocimientos sobre reanimación y primeros auxilios.

6. Pueden seguir cobrándole después de que usted se haya dado de baja

Al igual que ese novio inoportuno que simplemente no la va a dejar ir, los gimnasios pueden hacer que la separación sea una tarea difícil de llevar a cabo. Muchas veces a la gente se le sigue cobrando por un servicio que pensaban que habían cancelado.

Pongamos por caso una persona que cancela sus membresía porque va a mudarse: algunos gimnasios sólo le permiten romper el contrato si da una razón lo suficientemente buena como para que su membresía no pueda ser transferida a un gimnasio vinculado de su nueva ciudad.

Otros sólo permiten cancelar si lo hace personalmente o por medio de un correo certificado. Y aunque ninguno de estos escenarios se aplique a su gimnasio, aún queda el problema del débito automático: si ese es el método de pago que eligió, recuerde que suele ser bastante difícil darlo de baja, y las tarjetas de crédito y bancos sirven de cualquier cosa menos de ayuda para lograrlo.

El aumento de los contratos electrónicos (con vendedores de suscripciones que le piden que revise el contrato en un dispositivo móvil más pequeño que un iPad) está empeorando las cosas. No hay nada que sustituya un contrato de papel que puede revisarse de cerca.

Antes de firmar, asegúrese de entender la política de cancelación de ese gimnasio, los procedimientos de facturación, el tiempo de duración del contrato y el proceso de renovación de la membresía. Y haga copias de todos los documentos. Algunos gimnasios le dan unos días después de haber firmado el contrato para revisar el contrato y cancelarlo si no le parece justo.

Nick Nilsson, autor de "Los mejores ejercicios de los que ha oído jamás", te enseña un sistema de entrenamiento efectivo en base a rutinas de ejercicios originales e innovadores. Conócelo ahora haciendo clic aquí

 

Nick Nilsson

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Nick Nilsson

Dieta para deportistas

Dieta para deportistas

¿Cuáles son los alimentos que deben consumir quienes se dedican al ejercicio físico? Le sugerimos algunas propuestas para sacarle el mejor partido a la energía que brindan los alimentos...

Squash, el modo más entretenido de cuidar tu corazón

Squash, el modo más entretenido de cuidar tu corazón

El squash es un deporte muy completo y entretenido, que exige un gran rendimiento cardiovascular y muscular...

Elimina la flacidez de tus brazos con cross trainer

Elimina la flacidez de tus brazos con cross trainer

En esta ocasión traeremos para ti una serie de ejercicios que te ayudaran a fortalecer y tonificar esta parte del cuerpo: los brazos 

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: