Home > > Viajes y turismo

Relatos de viajes

Recuerdos de un viaje a Cozumel

Relato de un viaje en familia en verdad “inolvidable”

Resulta que en una ocasión se nos antojó irnos a Cozumel, un lugar paradisíaco de la costa del Caribe, nos subimos al carro mi esposo Enrique, mi hijo Enrique de 4 años, Carlitos Ivan de 3 meses y yo, ademas de la carreola, el portabebe, la tinita para el baño, la olla de biberones, etc, etc., y ahi vamos lo gitanos al Cozumel; agregando que también iban mis papás con mi hermana.

Salimos a las 12 de la noche del Jueves Santo (por sugerencia de los hombres), tomaríamos la carretera libre para no pagar la autopista que está carísima.

Llegamos al muelle a las 5:30 de la mañana, tempranito, y preguntamos a que hora salía el próximo ferry, nos dice el señor que a las 8:00 aproximadamente. Bueno dijimos, vamos a desayunar algo y regresamos, y así lo hicimos.

A las 7:45 ya estábamos de regreso en el muelle, pagamos el boleto por cierto carísimo, pagamos $800 pesos en total por pasar un carro, en fin, hay que pagarlo ya estábamos ahí, nos sentamos a esperar que nos dijeran a que hora nos subíamos y viene saliendo el marino y nos dice que se canceló la salida de las 8: de la mañana que el próximo salía a la 1:30 p.m., ¿que les parece? infartados de la noticia decidimos irnos a dar la vuelta con todo y nuestras chivas.

Para no hacerles largo el cuento regresamos a las 12:30 porque los carros se suben una hora antes, no subimos al ferry un poco descuidado por cierto, pero con tele, que bien, nos van a poner una película, y así fue nos pusieron "Titanic", para que supieramos lo que sentía estar en un barco en altamar. En fin yo no vi nada de la película, me dedique a dormir la tremenda mala noche que pasé.

Llegamos a Cozumel a las 5:00 p.m. por que el famoso ferry tarda 4 horas en llegar, y nos bajamos, sacamos el carro y empezamos a preguntar que dijo a güera, o sea, una prima que vive ahí, y dice mi papá: -pues me dijo que donde bajemos sigamos derechito 2 cuadras y llegamos a su casa-, ah que facil. Bueno dije: -como solo trajimos un carro- y toda la parte de atras iba llena de las cosas del bebe y nuestras, le sugerí a mi esposo: -porque no te vas con mi papá y Quique (mi hijo) dejan las cosas y nos vienen a buscar, mientras nosotras nos encaminamos y con chance les alcancemos- pues sí cabe la posibilidad pues solo son dos cuadras, y dice mi esposo: -Está bien, nos vemos al rato-.

Seguidamente, empezamos a caminar todo derechito como dijo la prima, mi mamá mi hermanita, el bebé y yo, y ahí van las taradas camina y camina y camina, sobre un camellón que no tenía fin, pasaban los taxis pitaban y orgullosamente les decíamos que no pues si ya nos faltaba poco para qué el taxi que para variar esta carísimo, y seguimos caminando no lo olviden, y caminamos hasta llegar al final del interminable camellón (en el cual la única cosa que encontramos fue una fondita donde comen los traileros de resto puro monte), y... ya no hay camellón, vemos un camino de terracería sin luz y que decía "desviación <--", y ahora... que hacemos para eso ya eran las 6:30 de la tarde habíamos caminado hora y media a paso veloz porque mi mamá es rapidísima para caminar, pero sin contar que mi hijo ya había tomado agua, leche, agua y le tocaba nuevamente leche y ya no tenía mas que la mamila vacía, me dice mi mamá: -¿qué hacemos?, seguimos o regresamos- y le contesto: -regresar? por este mismo lugar? ni madre, vamos a seguir para alla, a la izquierda, donde hay otro camellón igualito con puro monte y uno que otro local que no alcanzaba a distinguir que eran, y ahi seguimos, camina y camina, camina y camina, por el nuevo camellón, vamos llegando a los lugares que vimos con luces y resulta que lo que va saliendo de ahí son puros borrachos cada uno con su chica, pues si... tristemente nos dimos cuenta que no eran casas, sino tugurios y centros nocturnos lo que había ahí, ni esperanza de conseguir un teléfono, que nos queda, pues seguir caminando, hasta encontrar un teléfono público o un lugar decente de donde llamarles puesto que ellos se llevaron el celular, llegamos a un lugar donde vendían cosa para agricultura y demás, entramos a pedir el teléfono y nos dice el señor, pues fijese que no tenemos, no cortaron el teléfono, de pura curiosidad le decimos a que dirección queríamos llegar y nos dice: -no señorita, eso está del otro lado de la isla, están lejísimos, caminando no van a llegar- cabe decir que ya nos habíamos dado cuenta, salimos del comercio, para esto ya eran las 7:30 de la noche, digo entonces: -vamos a ver si pasa un taxi- (ahora si cabrona quieres un taxi) pues toma tu taxi, no pasaba ni el más feo, ya que taxi, el camión o un triciclo de aperdido, pues nada.

Dieron las 7:45 y sale el que atendía el negocio que pasó, no les vienen a buscar?, no, le contestamos, lo que queremos es un teléfono para llamarles y decirles donde estamos; bien, si caminan (para variar) 5 cuadras más van a llegar a telmex y ahí hay un teléfono público (que dijeron, tienen tan mala suerte que no traen tarjeta, pues no! si tenía una tarjeta pero con un peso solamente, ven no fue tan mala la suerte, necesito 4 pesos para hablar a un celular), le dice mi mamá: -es que mis hijas no quieren seguir tienen miedo (sin decir que ella también) porque está muy oscuro- comenta el señor: -no se preocupen, aquí no les pasa nada, caminen tranquilamente, nadie les va a molestar- bueno, como que despues de todo no nos quedaba de otra que seguir caminando.

Llegamos a telmex y sí, si había un teléfono público, y sí, si servía el problema es que sólo tenía un peso en la tarjeta, en fin, voy a marcar a ver si entra, y sí, si entro la llamada yo creo que es el único teléfono en la República Mexicana que acepta un peso para llamar a celular, que bendición, que buena suerte tengo, y marco el número...  y esta timbrando.... contesta mi papá y le digo:

-papí? donde estan?-

-¿dónde chingados estan que les estamos buscando?- me regaña

-pues nos venimos derechito como dijo la prima, y deja de regañarme que solo tengo un peso de tarjeta-

-pues dime donde están para ir por ustedes, ya recorrimos tres veces por donde se fueron y no les encontramos-

-mira ahí te va, lleguen hasta el camellon por donde nos fuimos y se van hasta el final, llegaron hasta alla?-

-pues no, no pensamos que hubieran caminado tanto-

-pues si, si lo caminamos, llegamos al final, y doblamos a la izquierda siguiendo el otro camellón-

-me lleva, ¿siguieron caminando?-

-si, pero déjame terminar, doblan a la izquierda y siguen derecho hasta ver telmex, ahí estamos paradas, no nos vamos a mover de ahí-

-ok, Enrique va para allá-

Seguidamente se acabó la tarjeta, y nos sentamos como los nacos a esperar en la escarpa, no les voy a decir cuanto caminé porque no lo sé, pero mi esposo tardo en llegar cerca de media hora hasta donde estábamos.

Este es mi mejor viaje que he tenido, no se me va a olvidar nunca, y me voy a reir cada vez que me acuerde.

¿Donde estuvo la confusión? Pues que la prima nos dijo de donde se bajan 2 cuadras, pero de donde se bajan los que toman el ferry sólo para personas, los que llevan carros se bajan en el muelle. Para variar la pobrecita se fue todo el día a la playa a separarnos el lugar junto con su esposo y su hijita, como vio que no llegábamos, dijo seguro que van a llegar a la casa, y que también se va caminando bajo el sol de Abril a las 2 de la tarde hasta su casa, desde la zona hotelera (fuera del centro) hasta su casa en el centro (habría que ver quien camino más, si ella o nosotras), pero a ella le fue peor, porque le salieron unas ampollas en los talones, del tamaño de un limón, así que, que viaje, en verdad INOLVIDABLE.

 

Beatriz Aurora Gutiérrez Jiménez

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

mala comunicación

Por AGUALUNA30


Mala suerte, pero chequen la verdad de las cosas.

Por RUFFIAN


precavida

Por AMIRAM


Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: