Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Nutrición natural

Los beneficios de la vitamina C

El consumo de vitamina C es fundamental para ayudar a nuestro organismo a mantener bien altas las defensas. En esta nota, las cantidades mínimas que debería consumir cada persona, y las fuentes para obtenerla.

La vitamina C, es una vitamina también conocida como ácido ascórbico. Esta vitamina, es responsable del buen funcionamiento de muchas de las funciones de nuestro cuerpo.

 Conociendo los beneficios de la vitamina C

 Esta vitamina funciona como antioxidante, pudiendo además proteger a su organismo de los denominados “radicales libres”, los cuales aceleran el envejecimiento y se asocian con un gran número de enfermedades, entre las que se pueden encontrar las cardíacas y los cánceres.

 Además, gracias a esta vitamina, nuestro cuerpo puede producir colágeno, un elemento fundamental para el buen mantenimiento de los músculos y huesos, así como para que células se mantengan juntas.  

Entre sus beneficios más destacables, está la invalorable ayuda para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, indispensable para combatir las enfermedades infecciosas, y su papel en la cicatrización, que permite a las heridas curar más rápidamente.

 La vitamina C mantiene además a las encías en un estado saludable. Por eso mismo, la gente que sufre de falta de esta vitamina, a menudo presenta encías negras e hinchadas, motivo por el que se llamó escorbuto a la enfermedad que se produce por su carencia.

 Consecuencias de la falta de vitamina C 

Las personas que no consume la suficiente Vitamina C, a menudo desarrollan los  siguientes síntomas:

 1. Propensión a los resfríos

2. Encías hinchadas

3. Heridas más difíciles de cicatrizar

4. Propensión a las lastimaduras

5. Encías sangrantes

 ¿Cuanta vitamina C se debería consumir?  

El promedio diario de vitamina C que debería consumir una persona normal, no fumadora, es de aproximadamente 60 mg. Esta cantidad podría incorporarse tomando un vaso de jugo de naranja (lleno, por lo menos, hasta sus tres cuartas partes). Pero en el caso de que se hable de un fumador, esta cantidad debería subir, hasta alcanzar los 100 mg. diarios.

 Es importante, igualmente, que ingiera la mayor cantidad de Vitamina C que le sea posible, ya que no existe el “consumo excesivo” de Vitamina C, y de hecho la misma jamás podría ser perjudicial. De hecho, la vitamina C es una vitamina hidrosoluble (que se disuelve en el agua) y por lo tanto, si hay un exceso de cantidad, será eliminada con la orina.

 Con todo, se podrían desarrollar síntomas tales como piedras en el riñón y diarrea, ya que esta vitamina es un ácido, pero es raro que una persona consuma dosis tan amplias de vitamina C.

 Fuentes de Vitamina C 

Se puede obtener vitamina C de casi todas las frutas cítricas, como las naranjas, las mandarinas, y las bergamotas. También se puede incorporar esta vitamina consumiendo una cantidad significativa de tomates, pimienta, brócoli, e incluso papas.  

La vitamina C es fundamental para la protección del organismo. Pero en el caso de los vegetarianos, es aún más importante, ya que, cuándo se combina con el hierro, este mineral se absorbe mejor, permitiendo un mayor aporte de hierro al organismo (una necesidad siempre presente en las dietas vegetarianas).

Y si quieres aprender los secretos para vivir más y mejor a través de la comida, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Nutrición saludable, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Vitamina ¨C

Por OMAIRA RUGGERI


consume vitamina c

Por ISELA VALDEZ


Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: