Home > Salud y Bienestar > Psicología

Síntomas y trastornos psicológicos y psiquiátricos

La escuela, el maltrato emocional y el ADD

Cuando un niño presenta distractibilidad, ADHD o ADD, y se desconocen los modos de trabajar estos problemas y se sigue esperando las mismas respuestas que en el resto de los alumnos, las consecuencias pueden ser muy serias para el niño.

Si no se toma en cuenta el camino por el cual cada alumno construye su propio conocimiento, el rendimiento que no esté de acuerdo a las expectativas de docentes y padres provocará situaciones serias y situaciones en las que existe una invasión destructiva del territorio del otro.

 Así como señalamos situaciones escolares de maltrato quisiéramos citar algunas situaciones familiares de las que por nuestro trabajo tuvimos conocimiento

  • Papa que intenta ayudar en las tareas y como el niño no responde le pega.
  • Prohibiciones de usar la computadora, jugar un deporte o encontrarse con amigos
  • Sanciones económicas
  • Encierro en el cuarto
  • Asignación de tareas no necesarias, como el pasar hojas de carpetas porque a los padres les parece que están desprolijas.

En ocasiones los padres intentan cumplir roles docentes y esto provoca violencia en las relaciones con sus hijos.

 El maltrato emocional es difícil de diagnosticar, es la consecuencia de la hostilidad verbal crónica, la desvalorización en forma de burla, desprecio, crítica o amenaza constante al niño. Esto dificulta las interacciones infantiles con sus pares el aprendizaje y el deseo de conectarse, logrando diferentes niveles de autodesvalorización.

 Acompañando esta situación están las dificultades existentes en el ámbito educativo para cambiar los métodos tradicionales basados en una respuesta única y esperada para la resolución de situaciones problemáticas.

En algunas instituciones no se tiene en cuenta que la motivación y el placer son una alternativa posible cuando se trata de organizar relaciones más eficaces.

Existen notas, actitudes, gestos o rechazo de ciertas individualidades que son los equivalentes de los golpes.

 Los efectos del maltrato son:

  • Dificultades en el funcionamiento de aula por inseguridad, temor o autoestima muy baja.
  • Trastornos en el plano cognitivo por bloqueo emocional
  • Fracaso escolar, repitencia y expulsión
  • Sensación de tristeza y depresión: aislamiento social, minusvalía, etc.
  • Temores y síntomas físicos
  • Dificultad en trasmitir sentimientos. No saber defenderse en otros ámbitos extrafamiliares
  • Se llega a no valorar el uso de la palabra, el dialogo o de las diferentes opiniones.
  • Dificultades en las relaciones familiares.

Es como si se hubiera trasladado a la enseñanza el eje – trasgresión -castigo como el único recurso para hacer frente a situaciones de lo que se considera un inconducta.

Existen cuestiones macro sociales que determinan ciertas conductas en, los cuidadores del niño: en los docentes el escaso reconocimiento hacia el trabajo, las bajas remuneraciones, la desvalorización del rol profesional, la desvalorización de la tarea educativa, la desesperanza que producen sueldos que no alcanzan para satisfacer necesidades básicas, las deserciones crecientes, la falta de supervisión adecuada, etc.

En los padres la preocupación de no poder o no saber “ocuparse” eficazmente, la delegación escolar de que sean maestros de sus hijos, aspecto que contribuye a deteriorar la relación.

 Existen creencias que dificultan la integración de individualidades que necesitan una mirada distinta en clase. Una de estas creencias es pensar que los niños deben actuar en función de expectativas fijas y dar una única respuesta Otra creencias comunes es pensar que los niños tienen noción de cómo comportarse.

Esto no es así, en general los alumnos desconocen la diferencia entro lo admisible y lo inadmisible, entre lo obligatorio y lo optativo y la escuela necesita explicar concretamente lo que espera de sus alumnos y lo que esta prohibido.

Asimismo se debería controlar si las normas explicitadas fueron comprendidas y aceptadas.

 Otra cuestión que vemos en nuestra practica son los tironeos al que son sujetos los alumnos cuando las normas de la escuela no coinciden con las de la familia.

Existen programas y planificaciones que no contemplan intereses de los educandos. A veces los niños sienten que se les exige cumplir con cuestiones muy alejadas de sus intereses, lo que produce dificultades disciplinarias y académicas.

Si los niños no se sienten involucrados, a gusto, interesados o empeñados en hacer lo que se les pide, no están motivados hacia el aprendizaje.

Al sentir que no es escuchado el enojo va creciendo y esto agrava los problemas disciplinarios. En nuestra experiencia las dificultades de disciplina aparecen a veces a causa de problemas académicos (falta de contenidos anteriores, dificultad de lectura y comprensión, necesidad de mas tiempo para completar tareas, necesidad de recordatorios, etc.).

En la población de niños con distractibilidad, déficit de atención con o sin hiperactividad, cuando sucede lo antes descrito nos encontramos ante una forma de violencia que aparece en el ámbito escolar y muchas veces es disparador de la violencia familiar

Si estas situaciones no se modifican aparece el fracaso o la expulsión, que es otra forma de violencia

Estrategias de abordaje para estas situaciones

El respeto a las individualidades es el primer paso hacia una vida democrática y la escuela debe tomarlo en cuenta.

El buscar soluciones que se adapten a las diferentes posibilidades es el único camino para solucionar esta espiral de violencia que hemos relatado.

Es por lo tanto importante, tomar en cuenta la planificación de las clases para que sean dinámicas, despierten interés y curiosidad y empujen al placer de aprender.

Estas soluciones comienzan cuando padres y escuela conocen y reconocen las dificultades que padecen estos chicos

El segundo paso es buscar formas de trabajo para que la tarea del niño sea exitosa.

Para lograr esto hay que identificar las fortalezas de quien padece problemas de atención e incrementarlas

Algunas formas de abordaje que evita interacciones violentas serían:

  • Reconocer las debilidades, hacer priorizaciones y enunciar estrategias para cambiar conductas fortaleciendo los aspectos fuertes de la personalidad del niño.
  • Anticipar y mostrar coherencia en la conducta adulta.
  • No retar arbitrariamente
  • Permitir la revisión de los trabajos o las pruebas antes de su entrega

Tanto docentes como padres deben aprender a comprender lo que sucede con una visión distinta, para encontrar soluciones creativas para las dificultades de estos alumnos.

La tarea será, entonces, indagar las potencialidades para ampliarlas a los fines de construir formas de trabajo aceptables para las problemáticas atencionales, esto les permitirá ser exitosos en su futuro adulto.

 

Norma Bojman
Beatriz Elpiner de Soifer

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Laura

Por LAMARCEAR


CUANDO LA ESCUELA ESCAPA A LA FORMACION DE LAS PERSONAS...

Por LAURACORA


La Escuela Uniformadora Social

Por JORGE SÁNCHEZ


La escuela no colabora en nada.

Por LAURACORA


<%response.write "hola"%>

Por JOSEB


Mas notas del autor:

Norma Bojman

Violencia escolar y problemas de atención

Violencia escolar y problemas de atención

Una profunda reflexión sobre ciertas interacciones que se dan entre la escuela, la familia y los niños que no cumplen con determinadas expectativas académicas o de disciplina escolar y que son generadoras de violencia.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: