Home > Familia > Padres e hijos

Cómo ayudar a nuestros hijos

Padres y escuela: roles vinculados pero diferentes

¿Cómo ayudar a nuestros hijos en edad escolar? ¿Y como ayudar a la escuela a que los ayude...?

La escuela no sólo educa a nuestros hijos, sino que también lo hace con nosotros en nuestro rol de padres, aunque esta educación sea mucho más sutil y complicada de asimilar.

En efecto, será probable que alguna vez haya sido citado para “comparecer” y mostrar sus aptitudes paternas frente a un problema de conducta que su hijo exhibió en la escuela. Pero… que hacer en ese momento ¿Defenderlo y tratar de evitar que sea castigado por las mismas consecuencias que él creó? ¿Tratar de controlar sus acciones? ¿Dejar que todo siga su curso, y que su hijo asuma que “el que las hace las paga”?

La escuela de sus hijos, es como su segunda casa, pues tiene una influencia decisiva en la vida de ellos, lo cual es evidente simplemente viendo la cantidad de tiempo que pasan allí. Por lo tanto, la mejor experiencia escolar que ellos podrían tener, es cuando las relaciones entre el hogar y la escuela son positivas, cooperativas, y sostenedoras, por lo que es lógico que la implicancia paterna sea crucial para lograr estos objetivos.

De cualquier forma, no menos cierto que esto último, es que la escuela debería proporciona las oportunidades para que los chicos puedan crecer y desarrollarse sin su influencia directa.

Entonces, teniendo en cuenta estos dos elementos, surgirá la pregunta que tal vez se haya formulado frente a la llamada del maestro, es decir cómo equilibrar la necesidad de estar comprometido e implicado con la escuela de sus hijos, con la necesidad de permitir que ellos puedan desarrollar su independencia y responsabilidad en sus vidas fuera del ámbito familiar.

A ningún padre le agrada recibir una nota o una llamada de la escuela, salvo que sean por parte de maestros que comunican que las cosas están yendo muy bien con sus hijos, y den informes con una orientación positiva. Sin embargo, esto último es menos común que las notificaciones de mala conducta. ¿Qué hacer, entonces, cuando hay un problema?

Por cierto, cuando nuestro hijo tiene un verdadero problema de actitud frente a las clases, como no participar en las discusiones, no hacer su tarea, o no parar de hablar, es muy lógico que un profesor busque nuestra ayuda.

Frente a este panorama, la actitud de muchos padres frente a los profesores que les informan la mala conducta de sus hijos, será insistir en no involucrarse en el tema, para que sus hijos aprendan a ser responsables de sus compromisos con la escuela y la vida, delegando toda esta tarea a los profesores.

También estarán los padres que, en situaciones similares, aseguran a los profesores que eso "no volverá a suceder", dejando implícito el hecho de que castigarán a sus hijos por los informes… aunque eso sea algo que ellos nunca han presenciado verdaderamente. Por lo tanto, será lógico esperar que estos padres, a menudo, no sepan realmente como reaccionar una vez que se encuentren con sus hijos, pues, de algún modo, se encontrarán frente a la difícil tarea de tomar el papel de los maestros, pero ellos son en realidad los padres.

Si bien es cierto que, a fin de cuentas, siempre es, en última instancia, responsabilidad de un padre lograr que su hijo se comporte bien, más allá de lo que podría hacer un profesor, eso no significa que los padres no deban delegar, en parte, la educación de sus hijos en manos de la escuela, y esperar una ayuda por parte de la misma.

Sucede que, como señalamos, parte de la educación de un hijo es enfrentar las consecuencias de sus conductas, por lo que los padres serán responsables de establecer y mantener los límites en la casa, aunque eso no quiere decir que sus conductas en la escuela no sean en parte responsabilidad de esta misma institución, pues ella podrá imponer tanto premios como castigos.

Algunos maestros entienden este desafío, y son muy hábiles para informar a los padres de los problemas de sus hijos sin por ello culparlos o hacerlos totalmente responsables. Pero otros, ven su propio éxito atado a las conductas de los estudiantes y la de sus padres, sin hacerse cargo de su parte.

Sea cual sea su caso, no hay dudas de que deberá poner manos a la obra, comenzando con fijar los límites en su relación con sus hijos y la de ellos en relación con las figuras que juegan un papel prominente en su vida escolar.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Las zonas erógenas ocultas de la mujer

Las zonas erógenas ocultas de la mujer

Existen muchas otras zonas que las “habituales” que podrían resultar tanto o más excitante. Sepa cuales son esas zonas erógenas en la mujer... y qué hacer con ellas

Cómo saber si tu pareja es gay

Cómo saber si tu pareja es gay

Gustos, gestos, maneras de vestir y hablar. Prácticas que pueden develar algo que no se esperaba…

El Karma de la pareja

El Karma de la pareja

Utiliza la magia de los números para definir la compatibilidad amorosa con tu pareja

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: