Home > > 70+

Psicología del adulto mayor

El paradigma del cuerpo joven

Asume lo que eres y no lo que quieren que seas: no hay otro camino para el bienestar verdadero y la felicidad

Algunos autores llaman “Paradigma del cuerpo joven” al que en la sociedad actual impone que es imperante ser, verse y estar joven y atractivo, dentro de ese encuadre pocas veces podrá figurar un adulto mayor, además de la marginación publicitaria que sólo lo toma en cuenta a modelos con cuerpos jóvenes y estéticamente delgados, muy lejos de los abuelos con sus arrugas y defectos. 

Esto explica la gran oferta y demanda que en estos tiempos representa el mundo físico-culturista, que impone el mantener una imagen atlética, a la vez, se hace sentir al adulto mayor que no tiene nada que ofrecer al mundo actual. 

Las personas pueden llegar a ser adultos mayores en plenitud, manteniendo su crecimiento psíquico, ya que la mejor doctrina sobre la personalidad y su desarrollo nos enseña que, hace muchos años que ésta se halla siempre en proyecto y nunca termina de crecer. 

Eric  Erickson considera la ancianidad como la etapa de la integración vs. la desesperación, defendiendo dignamente el propio estilo de vida contra las amenazas físicas y económicas. 

Se dice que una persona logró la integridad cuando aceptó la realidad, su propia realidad y la de la vida, dejando atrás falsas ilusiones, es la congruencia para demostrar que se alcanzó la espiritualidad... sin embargo, varios de nosotros no llegan a liberarse de sus objetivos no realistas y los sentimientos de fracaso, frustración y decepción de uno mismo que resultan de todo ello conducen, inevitablemente,  a un sentimiento de desesperación. 

Lo importante es que el individuo acepte y asuma lo que él es en verdad, y no lo que los elementos estresantes y ansiógenos de la sociedad le pretendan imponer. 

Por esto, se impone la necesidad de incluir en los programas universitarios y de otras organizaciones, los planes que permitan entregar a todo ser humano la formación que necesita para aprender a envejecer, a desarrollar la auto-estima y aprender a manejar las propias emociones que le llevar una a una mejor calidad de vida. El éxito es vivir esta etapa de la vida como un período de crecimiento. 

Felicidad y muerte parecen dos términos mutuamente excluyentes; la felicidad como todo anhelo y aspiración de todo ser humano, es la base de las motivaciones, desde que se nace hasta la muerte. 

¿Es posible la felicidad cuándo en la vida se incluye el horizonte de la muerte? La muerte tiene sentido cuando la vida está llena de sentido, la felicidad consiste no sólo en estar bien, sino en estar haciendo algo que llene la vida; la felicidad es inseparable del sentido de la vida, y la muerte da sentido y valor a cada minuto de la vida. 

El horizonte de la muerte obliga a seleccionar bien los elementos vitales para la vida, a organizar la propia escala de valores diferenciando bien entre fines y medios; lo que es importante de lo secundario solamente. La perspectiva de la muerte ayuda a ser libres, a no apegarse en demasía, a no ejercer dominio posesivo sobre las personas, mismos que pueden ahogar las ansías de libertad y felicidad. 

El ser humano es mortal, pero su vida está abierta a la inmortalidad, a la pretensión de inmortalidad. 

Lo que “yo soy” es mortal (se refiere a la materia, a lo finito), pero “quién yo soy” consiste en pretender ser inmortal (referente al ser espiritual que todos somos). 

Todo mundo está seguro de que morirá, pero nadie puede estar seguro de que con la muerte terminará absolutamente su realidad. La seguridad de la muerte no es, ni puede ser, la seguridad de la aniquilación... del grado y el tipo de esperanza en la perduración depende el sentido de la felicidad. 

El sentido de la vida y la felicidad brotan de ese sentido de amor que se encuentra alojado en la esencia del ser humano; la condición humana, según el filósofo Julián Marías, reside en que el hombre es intrínsecamente amoroso, es realidad amorosa. 

Sólo se sienten realizadas las personas capaces de amar en entrega generosa. Parece comprobado que los hombres y mujeres que más aman, son los que viven mejor el sentido de la vida y de la muerte; es necesario poder amar y siempre tener a quién amar.     

Basados en el sentido de la vida, que es satisfecho por el amor incondicional, el desafío es entonces, construir una sociedad en la que todas las generaciones tengan igual lugar. 

Sería un despilfarro y un desperdicio prescindir de los adultos mayores, que son un capital humano cada vez más necesario, para ayudar a los jóvenes a desarrollarse y realizarse como personas.

Y si quieres saber cómo envejecer sin volverte viejo, nada mejor que nuestro curso gratis de Longevidad. Inscríbete ahora haciendo clic aquí.

 

Gloria Molina Pérez

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Gloria Molina Pérez

¿De dónde viene la soledad?

¿De dónde viene la soledad?

Todos hemos pasado alguna vez por una experiencia de soledad, pero la soledad como estado permanente (o como "condena") es una cosa muy diferente...

Vejez activa

Vejez activa

¿Cuál es la forma más deseable de llevar las actividades personales, las que permitan al adulto mayor re-crear, sentir que aportan con el corazón, sintiendo la felicidad que mejora la auto-estima y la calidad de vida, con un sentido que adquiere la vida al ser autónomos, sanos y llenos de afecto de quienes le rodean?

Los adultos mayores, ¿son frágiles?

Los adultos mayores, ¿son frágiles?

Tendemos a pensar que, después de cierta edad, todos se vuelven débiles. Pero la realidad indica que se trata sólo de otro mito sobre el envejecimiento...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: