Lentes de contacto multifocales

Los lentes de contacto multifocales son la mejor opción que trajo el progreso: ya no hacen falta anteojos para tener una buena visión, tanto de cerca como de lejos.

Mientras que algunos de estos lentes mantienen un diseño bifocal (es decir, con un punto de foco para la visión cercana y otro para los objetos lejanos), otros son directamente multifocales, con varios puntos de foco que permiten una transición natural desde la distancia más lejana a la más próxima. 

Los materiales de estos lentes son suaves, y están pensados para ser usados diariamente y ser reemplazados según un estricto cronograma. El último lente de contacto multifocal que se conoce es uno que se descarta por las noches y se reemplaza a la mañana siguiente con un par nuevo. 

Uno de los diseños más comunes en este tipo de lentes es el patrón concéntrico bifocal. 
En este caso, la corrección para la visión cercana se encuentra en un pequeño círculo, en el centro del lente, rodeada de un círculo mucho más amplio que contiene la corrección para la visión de lejos. De manera alternativa, se pueden invertir las ubicaciones para situar la corrección de distancia en el centro del lente, con la visión de cerca en el anillo exterior.