Home > Vida cotidiana > Cocina

Alta cocina

Copa de rosas

Madre de todas las flores y representante de la pasión, te proponemos traerla a tu mesa con este mousse de rosas

Ingredientes (para dos):

2/3 rosas rojas –solo las extraídas del jardín y sin uso de fertilizantes o fungicidas
100g de crema de leche
100ml de leche
2 yemas de huevo
2 claras de huevo
4 cucharadas de azúcar
50g de azúcar impalpable
1 gota de esencia de rosas

Procedimiento:

Arrancar los pétalos de las rosas con cuidado de no romperlos, colocarlos en un recipiente con agua fría –para rehidratarlos y conservarlos frescos hasta su uso-.
Batir las claras a punto de nieve.
Tomar unos 10-14 pétalos y secarlos cuidadosamente con un papel absorbente. Pasarlos suavemente por la clara de huevo batida y cubrirlos completamente por azúcar impalpable; sacudirlos bien para librar el exceso y ponerlos a orear por lo menos una hora a temperatura ambiente –deben quedar duritos-.
Moler el resto de pétalos –groseramente- e incorporarlos con la esencia de rosas a la leche con parte del azúcar.
Calentar a baño maría.
Batir las yemas con el resto de azúcar hasta que cambien el color y estén bien espumosas.
Agregarle la mitad de la leche caliente, mezclando vigorosamente, para luego incorporar al resto de leche en el baño maría y seguir cocinando –revolviendo con cuchara de madera- hasta que espese y se pegue al dorso de la cuchara. Retirar y llevar a un baño inverso –con agua fría y hielo-.
Batir un poco la crema de leche e incorporarla, luego las claras a nieve (puede hacerse con merengue italiano o suizo, es más seguro).
Completar dos copas y llevar a la heladera mínimo 6-8 horas.
Servir decorado con los pétalos de rosa semicaramelizados y si es de su agrado espolvoreado con canela y azúcar impalpable.

Nota: Después de servilo a esa persona tan especial que queres conquistar, podes darle un piquito –beso suave en los labios-, pero mejor es un beso en la frente porque ese es un beso de veras –además es más emocionante el aguantarse un poquito....-, después lo demás lo pones vos y él o ella.
Este postre nunca falla, tendrás la misma sensación que causan las sabanas de seda.

Nunca lo ofrezcas sin preparar la ocasión debidamente; puede no ser aceptado, pero antes de servirlo avísale que esté dispuesto/a a una noche de sensaciones a descubrir.

Después contame.

Intenta conservarlas, poeta,
por pocas que sean las que se detengan,
tus visiones eróticas.
Semiveladas metelas en tus versos.
Poeta, intenta asirlas
cuando se despierten en tu cerebro
durante la noche o en el fulgor del medio día.

-Constantino Cavafis-

¿Te gustaría cocinar como los mejores chefs? Pues inscríbete ahora en nuestros cursos gratis:

Sexo y comida: el Tantra del amor
Cocina afrodisíaca
Cocina mexicana

 

Norberto E. Petryk

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Norberto E. Petryk

Tantra: “vivir, amar y comer...“

Tantra: “vivir, amar y comer...“

Cómo unir el placer de la comida con la sexualidad plena, según la tradición milenaria del Tantra

Historia gastronómica de Villa Carlos Paz

Historia gastronómica de Villa Carlos Paz

Una recorrida por la historia gastronómica de Villa Carlos Paz, desde los habitantes originarios a la actualidad, pasando por la época colonial

Aspic de salmón a las finas hierbas

Aspic de salmón a las finas hierbas

Un plato fresco, suave y elegante para una mesa festiva. Puede reemplazarse el salmón por cualquier otro pescado.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: