Home > Belleza y estilo > Moda

Moda masculina

Cómo elegir un traje

Todo lo que necesita saber para elegir el traje que mejor le sienta... y no el que más le conviene la vendedor.

Ya sea que necesite un traje para usar todos los días en el trabajo o para alguna ocasión en particular, la tarea más complicado es siempre la misma: encontrar el traje a su medida.

Lo cierto es que esto deberá ser realizado desde el mismo momento en que pise la tienda, es decir mucho antes de efectuar la compra. Allí, deberá cerciorarse de llamar al vendedor para, de un modo amable pero firme, solicitarle que le enseñe los mejores trajes.

Por cierto, podría llegar a encontrar cierta resistencia por parte del vendedor para enseñarle una gran cantidad de trajes, pero debe saber que usted pagará mucho por su traje, y en consecuencia tiene derecho a elegir el mejor.

Para tener el mayor éxito en este intento, tendrá que llevar a un lado al vendedor o el sastre y ser muy explicito con cualquiera de ellos, diciéndoles que está buscando algo muy especial, por lo que le gustaría que lo ayuden en todo lo que puedan.

Incluso, podría ofrecerle alguna propina por las recomendaciones, lo cual no representará un gran gasto para usted, teniendo en cuenta los precios que deberá pagar, y podrá incentivar al vendedor o sastre a que le presten la máxima ayuda.

Cierto es que muy pocos hacen esto, pero a todos les gusta el dinero, y es probable que a ellos les resulte un gran incentivo. La propina dependerá de la calidad de la tienda y del costo de la prenda.

Pantalones, un asunto de fondo

Para este momento, ya podrá comenzar a probarse el traje, siempre empezando por los pantalones. Para ello, debería ponerse el cinturón e incluir todos los objetos que habitualmente lleva en el bolsillo, dentro del pantalón que se está probando. Asimismo, deberá ponerse los zapatos, ya que ningún pantalón puede verse apropiadamente si no se llevan los correspondientes zapatos.

Lo primero que deberá chequear es como le sientan en la cintura. La posición apropiada para los pantalones en esta área del cuerpo, es apenas por debajo del ombligo, debiendo quedar la cintura del pantalón exactamente horizontal en relación al suelo y en toda su circunferencia, es decir sin quedar un poco más abajo adelante o atrás.

Estos pantalones deberían ajustarse siempre la altura que suele llevar los pantalones, y si no los suele llevar bien, deberá hacer un esfuerzo para cambiar sus hábitos. Tenga en cuenta que existe la tendencia en algunas personas de “dejar caer” los pantalones, colgando de las caderas, pero esto no es lo correcto.

En algunos hombres, que son demasiado altos y flacos o bajos y anchos, podrá existir un problema para encontrar pantalones que tengan un ancho y largo que les sienten bien, ya que los pantalones suelen confeccionarse con medidas estándar y lo más común es que los altos sean más bien anchos y los bajos no muy gordos.

Lo importante, es que no queden ni muy flojos ni muy apretados. Los muy flojos se evidenciarán por no ser cómodos en general, colgar desde el cinturón, e “inflarse” a los costados, moviéndose para todos lados a medida que uno se mueve. Los muy apretados, no permitirán moverse con facilidad, y se evidenciarán por no poder introducir la palma de su mano con facilidad.

El otro punto del que deberá ocuparse, es de su parte trasera. Cuando la cintura sea proporcionalmente más larga que sus nalgas, muy posiblemente los pantalones se deslicen e inflen. Caso contrario, quedarán demasiado estrechos. En ambos casos, el problema será corregido cuando la parte trasera quede ajustada pero a la vez confortable al sentarse y pararse.

Esto es también así para la entrepierna, en donde el pantalón tampoco deberá inflarse ni quedar muy ajustado. En cualquier caso, tenga en cuenta que cualquier corrección que se realice, afectará toda la parte trasera del pantalón hasta las botamangas, por lo que toda corrección deberá tomar en cuenta este hecho.

Por último, tenemos que ocuparnos de la longitud. En este sentido, debe saber que sólo usted podrá decidir si prefiere llevar dobladillo o pedir que se corte el excedente. En este último caso, trate de que el pantalón quede recto adelante y de uno a dos centímetros más largos por detrás.

Para el caso que use dobladillo, tenga en cuenta que los mismos deberán ser realizados por un sastre, quién sabrá hacerlos exactamente horizontales al suelo, sin ningún desperfecto de costura. Lo ideal sería que el pantalón quede todo lo largo que sea posible, pero sin tocar el suelo, por lo que esto debería pedirse explícitamente, sobre todo por que la mayoría de las telas tienden a encogerse después de los lavados, y es mejor tener pantalones un poco largos que un poco cortos.

Continúa en la página siguiente...

 

Alejandro Da Costa

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Alejandro Da Costa

Piernas lindas... y sanas

Piernas lindas...  y sanas

Unas piernas mal cuidadas no solo se deterioran a nivel externo, sino que además producen dolores y “hormigueo”. Estéticamente, es bastante fácil mantenerlas en buen estado, ya que basta hidratar la piel y aplicarse diferentes cremas. Sin embargo, cuando comienza a fallar la circulación sanguínea, la tarea se vuelve más compleja. Para ello damos aquí algunas sugerencias.

Maquillaje para salir de noche

Maquillaje para salir de noche

Ya vienen las fiestas, y seguramente te quieres ver increíble. Para eso, Yael y en Plenitud te traen el mejor tutorial de maquillaje para la noche…

Parches: Soluciones rápidas para mujeres activas

Parches: Soluciones rápidas para mujeres activas

Al ejército de cremas, lociones y geles para cuidar la piel se sumó la propuesta de los parches. Si todavia no los conocés, te los presentamos

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: