Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Una reflexión sobre el “control mental” durante la relación sexual

recuperarlabanner3_336x280
Si el hombre durante el acto sexual “debe” estar “mentalizándose” y “concentrándose” en los diferentes “niveles” de control eréctil, ¿acaso no se estaría “perdiendo” esa ocasión de placer subliminal de la relación?
  
  

Desde
que empecé a visitar Enplenitud, soy un ávido lector de cuanto tema se
sugiera, por supuesto he observado que el que más asiduidad parece visitarse es
el de la
sexualidad.

Generalmente
asentimos o no con opiniones vertidas sobre el tema, claro que lo hacemos desde
nuestra propia óptica, se dice que cada cual “habla de la feria, de acuerdo a
como le ha ido en ella”.

En la opinión
sugerida en el artículo: “El buen sexo no es sólo producto del
instinto
tal vez, – no tengo la autoridad para disentir con el mismo- sea un “método”
excepcional de la relación, pues
ya había leído en un libro del Dr. Deepak Chopra: “Cuerpos sin edad mentes
sin tiempo”, que se especifican casos muy puntuales de dominios mentales sobre
distintos órganos

Pero,
siempre hay un pero, si como se manifiesta en dicha opinión el hombre durante
el acto sexual “debe” estar “mentalizándose” y “concentrándose” en
los diferentes “niveles” de control eréctil, ¿acaso no se estaría
“perdiendo” esa ocasión de placer subliminal de la relación?

En otro artículo
de la misma serie: “Como restablecer el erotismo….” la opinión allí
vertida responde a una realidad mas pragmática y común cuando se asevera:
“No espere ver siempre cohetes y lucecitas de colores. Tómelo como venga y
disfrútelo lo más posible”.

Como mencioné anteriormente, “Cada cual hable de la feria…..”,después de más de
cincuenta años de haber practicado – aún hoy lo sigo realizando – esa
hermosa relación, no por costumbre y tampoco “por instinto”, uno tiene para
sí diferentes opiniones, tal vez no mejores, si no “diferentes”.

Si partimos
de la premisa de que las relaciones de pareja deben ser – salvando las
distancias – como una avenida de doble mano, la relación sexual no debe
encasillarse en un compartimiento estanco.

De ninguna
manera, todo tendrá que ver con todo, llegar a la íntima relación del sexo
“COMPARTIDO”, no debe buscarse como un knock-out rápido que busca el
boxeador para vencer a su contrincante.

Al
contrario, las “fintas” de ambos – no contendientes ni rivales – en pos de un mismo logro, tendrán la motivación mutua de “ambos y
simultáneos Knock-Outs
”.

Es casi
seguro que si llegamos a “dominar” esos estados sugeridos como: llegar al
nivel 9, bajar al 5, subir al 7, creo que nos perderíamos el “Gran
Número”.!!!!!???

¡Opine!