Un adicto en la familia

En la sociedad actual hay más adictos de los que creemos o aceptamos, y en la mayoría de los casos surge desde dentro del seno familiar. Debemos estar atentos…
Las adicciones son un tema tabú, especialmente cuando se habla de niños. Los menores de edad pueden comenzar a los 9,10 años con el consumo de alcohol, por lo general en compañía de un familiar. Posteriormente suelen comenzar con el consumo de marihuana.

La adicción es una enfermedad que genera abstinencia y costumbre, por lo cual poco a poco el organismo se adapta al consumo de algunas sustancias y pide otras nuevas, más fuertes.

Una de las razones más comunes para iniciarse en el consumo es la presencia dentro de la familia, especialmente del alcohol. Si entre los roles paternos hay una diferencia de autoridad, las posibilidades se incrementan.

También existen factores personales, ligados justamente a rasgos de la personalidad del menor. Suelen ser chicos dependientes, inseguros, influenciables, frágiles y muy tendientes a seguir a la manada.

En la mayoría de los casos, los padres están ajenos al mundo en el que están sumergidos. No conocen las sustancias, los riesgos ni las posibilidades de que su hijo las consuma.