Trikini, ¿sí o no?

Hacía tiempo que una prenda para la playa no suscitaba tanto interés... y dudas como la trikini. Te contamos todo lo que tienes que saber antes de decidirte

¿Qué es la trikini?

 

Mas bien habría que preguntar qué son. Como su nombre lo indica, es una malla de tres piezas, pero el término se suele utiliza para nombrar a dos cosas muy diferentes entre sí:

 

– A una malla de dos piezas o bikini con culotte, habitualmente transparente (y por debajo una tanga lo más pequeña posible). Esta es la variante a la que más frecuentemente alude el término trikini en inglés.

 

– O a una malla de dos piezas que se unen con tiras de tela que corren por el centro del abdomen, no llegando a tapar la silueta tanto como una malla entera o bañador pero tampoco dejando al descubierto tanto como un bikini.

 

Esta “variante” es la que se ha puesto tan de moda últimamente (aunque surgieron –y tuvieron un momento de auge- en los años ’70), y a ella nos referiremos en esta nota.

 

¿Por qué la trikini?

 

Los periódicos y revistas de modas nos cuentan que la trikini está haciendo furor, y que son cada vez más las mujeres que se animan a usarlos, de toda edad y talle.

 

Por otro lado, hay muchas que piensan que sólo se trata de una “operación mediática” de los diseñadores, que en las playas se ven pocas mujeres con trikinis, y que son muy pocas las privilegiadas a las que les queda bien,

 

Pero, como suele suceder casi siempre, lo más probable es que la verdad se encuentre en el punto intermedio.

 

¿Es para mi?

 

No hay prenda en el mundo que le quede bien a todas las personas, y mucho menos un traje de baño. Por lo tanto, nada reemplaza al probador y el espejo.

 

Pero sí hay algunos consejos a seguir, que te ayudarán en la decisión:

 

– Las tiras cubren la parte central del abdomen. Por lo tanto: o usas trikini todo el verano, o te las pones recién después de haber adquirido un buen –y parejo bronceado- con una bikini.


En otras palabras: se puede pasar de una malla entera a una trikini, de una bikini a una trikini, y de una trikini a una malla entera. Pero NO de una trikini a una bikini (salvo que te exilies en tu terraza o balcón hasta emparejar el bronceado).

 

– Cuando menos recortes tenga la parte delantera, más estilizará la figura.

Lo mismo hay que tener en cuenta respecto al color a elegir: cuanto más “rellenita” seas, más oscuro deberá ser el color.

 

Con el mismo criterio debes elegir el estampado, recuerda que las líneas verticales estilizan y casi todos los otros estampados te harán ver más “ancha”.

 

Como también se encuentran muchos modelos con detalles de todo tipo (broches, argollas, frunces, etc.), recuerda esta regla de oro: los detalles y accesorios atraen la mirada, y la mirada debe atraerse hacia tus mejores atributos, y distraerse de las partes de tu cuerpo que quieres disimular.

 

– Sea cuál sea tu tamaño de busto, el escote no debe ser demasiado pronunciado, para proporcionar un buen sostén (recuerda que las tiras… ¡tiran para abajo!).

 

– La parte inferior se encuentra en versión culotte o en versión “cola-less”. Mírate en el espejo y elige la que mejor te quede.

 

– Si tienes “rollitos” (tripita, michelines o como prefieras llamarlos), fíjate bien como te quedan. Muchos dicen que el trikini ayuda a disimularlos, pero la experiencia de muchas mujeres parece indicar lo contrario.

 

– Por último, no te encasilles. El trikini no siempre es la mejor opción –ni las más cómoda- para bañarse o broncearse, pero puede ser excelente para lucirte al llegar o irte de la playa o la pileta, combinado con un pareo o mini-shorts (o mini vaqueras).

 

Aprende a realizar los principales tratamientos de belleza en forma profesional, con nuestro curso gratis de cosmetología, haciendo clic aquí.