Tratamiento facial con electroestimulación

Tal vez uno de los mayores enemigos de la estética facial sea la flaccidez, no solo en relación a los años sino también cuando se produce un descenso brusco de peso que no da tiempo a que la piel se recupere.

 

Para ello podemos recurrir a la estimulación facial por medio de un contractor adecuado a los delicados músculos faciales.

Es aconsejable preparar el rostro, antes de la electroestimulación, con una limpieza profunda.
En camilla, en estado de relajación, temperatura y luz adecuadas, se comienza con un modelado manual.

Esto se realiza con una crema regeneradora con bajo contenido graso, pues restos de la misma servirán como conductor de los estímulos.

Debe quedar muy en claro que este no es un método invasivo ni doloroso.
Las sesiones se llevan a cabo en días alternados como un tratamiento shock, que continuará con distintas técnicas e masajes y ejercicios.

Y se podrá repetir como refuerzo en distintos momentos del año.