Tarde de cine, relato una una mujer confundida en el amor

Tarde de frío, lluvia finita pero tan helada que parece calarte hasta los huesos. Hacía más o menos una semana que mi marido había decidido cambiarme por un modelo más nuevo…





Sin considerarme una mujer fatal puedo asegurar que mi vida se desarrolló dentro de los visos de normalidad para mi época, madre rígida en cuanto a las amistades masculinas y padre que se limitaba a asentir cada vez que mi madre defenestraba a algún candidato con el que me veía más embalada que de costumbre.

No era cuestión que la “nena” diera el mal paso y el honor de la familia quedara mancillado con un casamiento de apuro.

Conociendo a mis tías y demás parientes, algunos lejanos, pero cercanos para ese tipo de acontecimientos, no me extrañaría en absoluto que se ufanaran en complicados cálculos trigonométricos para demostrar que la boda de la más chica de la familia obedeciera a razones “non sanctas”, quizás por eso cuando apareció Ricardo en mi vida –pariente lejano de uno de mis parientes lejanos- mi madre suspiró satisfecha.

Con su comprobable clase, la familia podía respirar tranquila y el cerco tendido a mi alrededor comenzó a aflojarse. Cuando dos años más tarde anunciamos el compromiso pareció que mi vida estaba encaminada, al menos eso creyeron todos, yo incluida.

La noche de bodas no resultó como lo esperaba, en realidad no sé que era lo que esperaba, pero seguramente no lo que sucedió, Ricardo, tan gentil y caballero –me abría la puerta de los taxis y me acercaba la silla cuando cenábamos afuera- pareció transformarse en una bestia apenas nos quedamos solos en el cuarto de hotel.

Mi “limitada experiencia” quedó desbordada y no me quedó más que aceptar lo que sucedió a continuación. FRUSTRADA, NO PUDE EVITAR SENTIRME REALMENTE FRUSTRADA cuando “todo terminó” y se durmió sin siquiera darme las buenas noches, aunque durante la luna de miel “mejoró un poco”, nunca llegó a cubrir las expectativas románticas que mi mente había hecho germinar durante los últimos meses.

Al mal tiempo buena cara solían decir, así que cuando regresamos y comenzamos nuestra vida en común traté de convencerme de que las cosas tenían que ser de esa manera y acepté mi karma, los días se convirtieron en semanas y las semanas en meses y Ricardito como le dice mi mamá, continúa resultando para el entorno el solícito marido que se desvive por mí.

En realidad no creo que actúe como actúa porque sea una mala persona, supongo que debe ser una cuestión genética, ya que es una réplica casi exacta de su padre, el tipo más bestia que llegué a conocer en toda mi vida.

Hijos no tuvimos, y nunca pude saber si la cuestión pasaba por él o por mí, porque ante la menor sugerencia de realizar un estudio de fertilidad, su machismo innato y mal entendido afloraba como un volcán en erupción y como no quería llevar las cosas a mayores terminé por olvidarme del tema, para siempre.

Fueron 25 años de algún tipo de indiferencia que todavía no puedo definir, tardes de domingo de fútbol y salidas con amigos a los que nunca pude conocer, horas extras que lo agotaban a tal punto que cuando llegaba a casa se duchaba, cenaba y se acostaba a dormir como si no existiera otra cosa en el mundo para una “feliz pareja”, hasta que un día todo se terminó:

-Esto no va más, yo no puedo vivir de esta manera, bla, bla, bla, bla…-
, lo miré como si en realidad estuviera hablando con otra persona, porque lo único que podía inferir de su parrafada –más palabras de las que había intercambiado conmigo durante un cuarto de siglo- era que TODA LA RESPONSABILIDAD DEL FRACASO  era absolutamente mía y nada más.

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal