Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Síntomas del alcohol y las drogas en los adolescentes

Estudios y encuestas realizadas en los últimos años, aseveran que un 90% de los adolescentes tuvo alguna experiencia con bebidas alcohólicas u otras drogas. La mayoría de esos jóvenes solo viven la experiencia y dejan de usarlas, algunos se convierten en consumidores regulares convirtiéndose en adictos con problemas.
  
  

Algunos
jóvenes están
en "mayor riesgo" que otros de desarrollar problemas relacionados con
el alcohol y las drogas. Encabezan la lista aquellos cuyas familias tienen ya un
historial de abuso de substancias.

Los productos
legalmente disponibles incluyen las bebidas alcohólicas para los mayores de 21,
el tabaco, algunos medicamentos por receta médica, inhalantes y medicinas de
venta libre para la tos, la gripe, el insomnio y para adelgazar. Las drogas
ilegales incluyen la marihuana, la cocaína/"crack", LSD, PCP, los
derivados del opio, la heroína y las "drogas diseñadas."

Aunque el uso de
algunas drogas se ha mantenido constante recientemente, el uso de otras está en
aumento. En particular, el uso de las bebidas alcohólicas, los cigarrillos y el
"crack" continúan siendo áreas de gran preocupación.

Los adolescentes que
comienzan a fumar o a beber desde temprana edad corren un grave riesgo. Estas
substancias son típicamente las "drogas del umbral" que llevan a la
marihuana y de ahí a otras drogas ilícitas. La mayor parte de estos
adolescentes siguen usando las primeras drogas que probaron en adición a las
otras.

Las señales
principales del abuso de drogas por los adolescentes son la fatiga
constante,
quejas acerca de su salud, ojos enrojecidos y sin brillo y una tos persistente.
Problemas emocionales como cambios en la personalidad, cambios rápidos de
humor, comportamiento irresponsable, poco amor propio, depresión y una falta
general de interés.

En el ámbito familiar
se da que el adolescente comienza a desobedecer las reglas o el dejar de
comunicarse con la familia.

Que en la escuela, las calificaciones son bajas, se
repiten ausencias frecuentes y problemas de disciplina. Y que socialmente,
conoce amigos nuevos a quienes no les interesan las actividades normales de la
casa y de la escuela, problemas con la ley y el cambio hacia estilos poco
convencionales en el vestir y en la música.

La manera mas
frecuente de reaccionar en los padres es el castigo y enojo, lo cual no hace mas
que agrandar mas la brecha en la relación con el joven, que muchas veces
personifica a la victima y no al culpable.

A partir de allí, es imprescindible
charlar sobre las consecuencias que tiene el uso de la droga y consultar a un
medico sobre posibles soluciones.