¿Ser gordo es sinónimo de obesidad?

adelgazarya
Son muchos los que confunden estos dos términos, reduciendo un problema complejo como la obesidad a un síntoma.
  
  

 

La
imagen corporal
de la persona obesa es un tema central a considerar. Pero
establezcamos a qué nos referimos cuando hablamos de imagen corporal: es la
representación que nos hacemos de nuestro propio cuerpo, pero no es mera
percepción, muchas veces no se condice con la realidad.

Por
lo tanto, este tema es uno de los principales motivos por los cuales somos
consultados: POR LA IDEA QUE EL OBESO TIENE DE SU CUERPO.

El
obeso no sufre tanto dolor físico como dolor causado por su propia imagen y además de este dolor aparece el deseo de un cambio corporal.

Cabe
preguntarse si ser gordo significa ser obeso.

Creemos
que gordura y obesidad no son sinónimos partiendo de la idea de que la obesidad
es una enfermedad, mientras que la gordura (grasa en el cuerpo) es sólo uno de
sus síntomas manifiestos.

La
obesidad implica una determinada articulación entre lo manifiesto (cuerpo gordo
y conducta adictiva) y lo latente (imagen corporal
y deseo).

En
la práctica psicoterapéutica con pacientes obesos, hemos comprobado la
existencia de trastornos en el esquema corporal (medidas y funciones corporales)
y también sexuales.

Muchas
veces el esquema corporal dificulta la
pérdida de peso, como así también
facilita la recuperación del peso perdido ya que el deseo conciente de
adelgazar se ve perturbado por el reengorde que padecen estos pacientes.

Como
en otros síntomas, el engordar salvaguarda una posible identidad, en el caso
del obeso: comer como un chico, comportarse como un chico, ser tratado como un
chico. A través de esta conducta, el obeso consigue dar rienda suelta a su
compulsión de comer que implica una identidad rígida obturando el deseo real
de adelgazar.

Es
desde esta mirada que creemos se puede establecer un abordaje terapéutico en el
tratamiento de la obesidad.