Que los niños bajen el volumen, es un consejo sano

“Baja esa música por favor que te vas a quedar sordo…”, se enojan habitualmente los padres con los hijos, que muchas veces terminan haciendo lo contrario.
  
  

Lo
cotidiano esconde un problema de fondo mucho mas grave que el enojo momentáneo…

Muchos
conflictos de
convivencia
se generan entre padres e hijos por el volumen de la música. Pero
mas allá de la apreciaciones personales, lo cierto es que escuchar música a
elevado volumen provoca el envejecimiento prematuro de los oídos de muchos jóvenes,
de los cuales, una cuarta parte padecen enfermedades acústicas irreversibles
debido a ello, según un estudio realizado en Alemania.

La incidencia de los tonos
altos sobre el oído puede provocar la pérdida parcial de la audición, sobre
todo en quienes habitualmente escuchan música a alto volumen a través de los
auriculares.


¿Cómo lograr bajar la música?

El asunto es: ¿cómo pedirle a
los jóvenes que bajen el volumen de la
música, para
que no sufran esas consecuencias?.

Como en todos los casos lo mejor es
la explicación
y el diálogo, y nunca estaría de mas consultar a un especialista
que revise un posible daño y explique con autoridad lo que puede llegar a pasar
en un futuro.

En Alemania, donde se comenzó
el estudio, se ha generado una repercusión solidaria: la federación de
discotecas alemanas creó "el día contra el ruido. Los responsables de la
asociación han propuesto la creación de "un carné de ruidos" para
los disc jockeys, de manera que aquellos que no respeten los límites de
decibeles permitidos puedan ser penalizados.

Para que los jóvenes puedan seguir acudiendo a las discotecas sin poner en
riesgo su salud, la organización también propuso seleccionar la música menos
dañina, es decir, la que presenta más tonos bajos.

Para saber más sobre cómo mejorar
tu relación con los demás,
inscríbete gratis en nuestro
Curso Básico de Comunicación.

Inscríbete ahora haciendo
clic aquí.