Home > Tiempo libre > Creatividad

Desarrolla tu creatividad

¿Por qué no pensar en pintar ahora que tenemos tiempo?

Si siempre quiso pintar y nunca tuvo tiempo, esta es la oportunidad de descubrir por sí mismo una actividad de la que no se nace sabiendo. Inténtelo.

En todos estos años son muchísimas las anécdotas que escucho respecto a los deseos postergados de trabajar en pintura, en interiorizarse en lo artístico, en darse ese tiempo tan de uno y para uno para la expresión plástica.

También existe una negación, un rechazo y menosprecio por parte de otras personas a esta actividad, que no aceptan que dentro de ellos existe la necesidad casi natural del quehacer artístico.

Pero mi intención, es escribir sobre los motivos que he escuchado que frenan el comienzo de este descubrimiento interior y que su explicación puede resultarle útil a modo de ejemplo.

Hay denominadores comunes que nos traban para encarar la actividad: el tiempo, las presiones familiares, las presiones sociales, el habernos formado dentro de un sistema educativo castrador y autoritario.

La imposibilidad o inseguridad que hayamos tenido en la adolescencia o en la entrada la adultez de decidir por nosotros mismos entre lo que es conveniente y lo que sentimos.

En definitiva, las luchas constantes a lo largo de nuestras vidas y en todos los tiempos; la lucha por la libertad, y la independencia.

Pero ese momento de la adolescencia, en donde existe el deseo de hacer cosas para uno y no para satisfacer a los demás como necesidad afectiva; se mantiene dentro de nuestro corazón y se puede rescatar y explotar.

Cómo hacerlo específicamente:

Si ha completado su proyecto de vida. Si ha formado una familia con el mejor criterio, dando lo máximo y mejor de sí mismo, pero sus hijos crecieron y formaron sus propias vidas.

Si hoy tiene el tiempo libre para volver a empezar y darse ese espacio para hacer aquellas cosas que nunca se permitió, y que le darán una mayor satisfacción personal. Ha llegado el momento de hacer el intento.

Algunos podrán decir:

“Yo no sé dibujar ni pintar”, como si esta fuera una condición innata. No es así, se aprende, se puede vencer el desconcierto que produce estar frente a un papel o tela en blanco.

¿Cómo comenzar a trabajar frente a ese espacio en blanco?

Existen infinitas formas. Sólo es cuestión de empezar y luego continuar el camino, pero por sobre todo, disfrutarlo, divirtiéndose, y tomando con gracia el supuesto ridículo.

Pensemos simplemente que estamos haciendo una prueba, y todo será mucho más fácil de lo que puede suponer, es cuestión de soltarse y dejarse llevar.

No debemos ser despiadadamente autocríticos con nosotros mismos, no somos genios, sino personas que tenemos la valentía de comenzar algo nuevo, y en lo posible, sin pensarlo demasiado de modo de no trabarse. Solamente hay que arrancar e ir descubriéndose.

Y por pequeño o grande que sea el logro, hay que disfrutarlo como tal. ¿El escollo para adentrarse en el universo propio de la pintura es una cuestión de falta de tiempo? ¿No habrá mucho de pretexto? Intentarlo cuesta poco y nada. Darse ese espacio de tiempo no es algo tan traumático, es una nueva puerta por abrir, distinta a las que tuvimos en otros tiempos

Sus hijos, sus nietos o sus amigos le van a reprochar que les reste tiempo a ellos. Y no les estará restando tiempo, porque les va a brindar más de sí mismo.

Personas con profesiones tradicionales inconclusas, altos ejecutivos de importantes empresas. Abogadas, secretarias ejecutivas, encargados de puestos de alta responsabilidad, jubilados, amas de casa.

Somos ante todo individuos que necesitamos hacer catarsis de nuestros asuntos cotidianos: sobre horarios, urgencias, responsabilidades, las pautas sociales, los tiempos libres, la rutina. Y qué mejor que a través del gesto liberador de una Pincelada, es solamente un instante.

Si sale bien, o sale mal, no se pierde nada y se gana mucho en el intento.

Ir explayándose poco a poco sobre las estructuras de un lienzo, no es un paso tan traumático, es cambio creativo, nuevo, un misterio a ir descubriendo.

Lo importante es decirse a sí mismo:

“Siempre me gustó, siempre admiré a quienes lo hacen. Pero las ocupaciones me absorbían todo el tiempo. Hoy sin embargo lo tengo o me lo puedo dar. Hoy lo voy a hacer”.

Algunos piensan:

“Siempre me gustó, siempre admiré a quienes lo hacen, pero no es para mí. Ver un cuadro, sea del estilo que sea, me atrapa, me maravilla”. Pero quizás, salvando las distancias, la concreción de su propio trabajo, lo pueda llenar de alegría, de aquella del haber podido hacerlo, de ver lo propio reflejado en material.

¿Qué es lo que concretaré en primer término?

El haber vencido el miedo, el conflicto y el haber comenzado a descubrir cosas propias que desconocía o que le provocaba pudor destapar.

Nunca existe una única fundamentación lógica, de por qué se quiere hacer algo, por ejemplo pintar. Puede ser por soledad y apatía, y al ponerse uno en contacto con otras personas que están en la misma actividad, encontrará el estímulo necesario para intentarlo y a su vez un grupo de referencia con cosas en común y otras para compartir.

Admito que los colores puestos en una paleta seducen y también asustan; pareciera contradictorio, ¿no?. No lo es, es parte de un proceso de recorrido interno.

Dígase a sí mismo: “tengo ahora ese tiempo creativo - recreativo. Me olvido de las demás cosas, me desenchufo de mis quehaceres cotidianos, me relajo, me transporto y los miedos se desvanecen, desaparecen”. Esto le ayudará para un buen comienzo.

Alguien me dijo: “siento la necesidad de poner color en el cuadro” y no dudó en hacerlo. Y lo hizo perfectamente. Estaba en su interioridad. No sabía de técnicas, ni de estilos pictóricos. Pero el logro, lo llevó a riesgos mayores en lo plástico y en lo temático, y lo consiguió, superó su objetivo.

Y ya que hablamos de aumentar la creatividad, ¿qué mejor que aprovechar nuestro curso gratis de Visualización Creativa? Inscríbete ahora haciendo clic aquí.

 

Omar Di Sevo
Profesor

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Excelente como el.

Por GISE62


enplenitud.com - Autor Omar Di Sevo
Mas notas del autor:

Omar Di Sevo

Marina Núñez del Prado: Lo necesario, sereno y permanente

Marina Núñez del Prado: Lo necesario,  sereno y permanente

Una obra escultórica que constituye un hito esencial del arte boliviano y un sustancial aporte a la plástica americana y universal.

Wifredo Lam (I parte)

Wifredo Lam (I parte)

Su obra pertenece a la categoría en la que la cualidad propia de un arte y la originalidad de una visión se unen a un testimonio superior.

Sergio Camporeale: Un carnaval para el nuevo siglo

Sergio Camporeale: Un carnaval para el nuevo siglo

El cambio de siglo promueva urgentes necesidades de renovación. Al mismo tiempo, se observan coincidencias en las tendencias a reciclar. Una iconografía que comparte las características de ruptura de los carnavales.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: