Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Pediluvios naturales

Cómo lograr que los pies estés sanos y protegidos de modo natural con pediluvios caseros

Una de las zonas que más notan el cansancio y el maltrato físicos son los pies. Hay algunas maneras naturales que alivian y mejoran las dolencias que repercuten en todo el organismo.

Sumergir los pies durante unos minutos es uno de los modos que más beneficios tienen. Es una tendencia sencilla que se puede seguir en casa sin inconvenientes.

“Este tipo de baños se realizaban en épocas remotas y daban muy buenos resultados. Las esencias naturales siempre han dado buenos resultados si se utilizan correctamente.

Es posible lograr desinflamar, restaurar la humectación y proteger contra las dolencias que se generan habitualmente por el mal uso de un calzado, por estar demasiado tiempo parado o sentado o por alguna enfermedad o alteración que provoque dolor o alguna deformidad en particular”, explica la podóloga española Berta Santos Martos.

Consejos generales sobre pediluvios:

Cinco litros de agua por pediluvio

Los ingredientes son fáciles de conseguir en las farmacias o tiendas especializadas. (herboristerías)

Diferentes pediluvios:


Para lograr suavidad:

Mezclar medio vaso de aceite de oliva

tres cucharadas pequeñas de arcilla

tres cucharadas pequeñas de sal

Frotar los pies a fondo primero sin agua

Añadir tras el masaje, agua muy caliente y dejar los pies sumergidos durante cinco minutos.

Enjuagar.

Para adquirir energía:

Disolver tres cucharadas de bicarbonato de sodio en agua fría.

Sumergir los pies durante diez minutos.

Para deshinchar inflamaciones:

Mezclar varias cucharadas de sal gruesa en agua fría

Dejar reposar durante quince minutos los pies.

Enjuagar bien

Para conciliar el sueño:

Verter quince gotas de esencia de mandarina en un pediluvio con agua muy caliente.

Reposar dentro del agua durante quince minutos.

Para desodorizar:

Volcar diez gotas de aceite esencial de pino.

Dejar los pies en remojo durante quince minutos.

El agua debe estar bien caliente

Recomendaciones útiles para cuidar los pies:

Antes de acostarse, aplicar una crema humectante y descongestiva y masajear cada pie durante quince minutos. Esta práctica diaria hará que la apariencia y salud de los pies mejore notablemente.

Al menos un baño de pies por semana es también muy beneficioso para conservar la salud, aunque ésta haya mejorado. La constancia es la única forma de que esta zona del cuerpo mejore y se mantenga completamente en óptimo estado.

Si quieres conocer las hierbas medicinales y cómo usarlas para la preservación de la salud y la belleza en forma natural, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Fitoterapia y Hierbas Medicinales, haciendo clic aquí.