No soporto a mi compañero de trabajo

Todos hemos tenido compañeros de trabajo "difíciles", y por lo general no sabemos qué hacer. Aquí respondemos a esa gran duda
Pagina nueva 1

Siempre es una posibilidad latente el que, en una oficina o cualquier otro ámbito relacionado con lo laboral, donde las relaciones se cruzan constantemente, donde el desempeño de una persona suele tener un importante efecto en que tan bien puede desempeñar su función especifica la persona que esta al lado (después de todo, es por algo que muchas veces se habla de “grupos de trabajo” o “trabajo en equipo”) y en que el contacto entre personas que tal vez, de no mediar esa situación de trabajo en común, de ninguna forma querrían estar en un mismo cuarto; decíamos, siempre es una posibilidad latente el que se produzca la aparición de conflictos, aun cuando se están haciendo todos los esfuerzos posibles para evitar cualquier tipo de confrontación.

 

Es parte de la mecánica de las relaciones humanas el que las personalidades enfrentadas tiendan, aun con todo el esfuerzo para lo contrario, a encontrarse en un rumbo de colisión.

 

El problema es que el ámbito laboral es un ámbito particular, no natural al ser humano, donde la forma en que normalmente podríamos resolver nuestras diferencias no se presenta con tanta facilidad.

 

Hay, generalmente, y esto nos afectará en mayor o menor medida dependiendo de en que lugar nos ubiquemos en la misma, una cadena de mando y de obediencia, con superiores y subalternos, más allá de que esto no indique que las relaciones no puedan ser excelentes y allá una sensación general de “igualdad”. El orden es jerárquico, esto no se puede discutir.

 

El hecho de que haya este tipo de escalafón genera que, en caso de un conflicto, no siempre se pueda solucionar las cosas en privado. Por que si el conflicto personal afecta al funcionamiento dentro de la empresa, seguramente nuestros jefes querrán tomar cartas en el asunto y tratar de lograr una vuelta a una situación ideal que no los perjudique más.

 

Por supuesto, las medidas que nuestros superiores pueden tomar para asegurarse esta normalización de la actividad pueden ser menos que simpáticas a nuestro gusto. Así que en la medida de lo posible puede ser que nos gustase mantener todos los problemas personales en privado.

 

Pero, por otro lado, esta verticalidad nos da también una puerta de escape cuando los conflictos se vuelven tan fuertes que se hace obvio que no vamos a poder llegar a una solución en forma personal y privada.

 

Podemos, en esos casos, recurrir a nuestros superiores para que estos pongan fin al problema y podamos volver a gozar de cierta tranquilidad. Por supuesto, una actitud de estas tiene mucho puntos negativos a tener en cuenta, entre ellos que no ayuda precisamente a mejorar nuestras relaciones con nuestros compañeros o nuestra imagen entre ellos.

 

Así que siempre hay que ver si no nos queda otra salida antes de tomar este camino.

 

Por lo tanto, como decimos, hay que tener en cuenta los pros y los contra de las diferentes actitudes que podemos llegar a tomar cuando nos encontramos con alguna de estas dificultades.

 

Dependiendo del camino que decidamos tomar, distinta será la forma en que deberemos comportarnos. Si optamos por la solución a nivel personal, quedará librado en gran medida al tipo de relación que tenemos con nuestros compañeros de oficina.

 

Si, por otro lado, decidimos que no podemos con el problema nosotros solos y recurrimos a la mediación de algún superior, entonces deberíamos tener en cuenta algunos consejos que pueden ayudarnos a salir mejor parados de este conflicto.

 

De esto justamente es que se tratará este articulo, que pondrá el énfasis en como manejar las relaciones laborales cuando ya se nos esta presentando un conflicto que necesitamos, de alguna forma y con total urgencia, solucionar para que no se vea afectado nuestro desempeño laboral.

 

Estrés

 

Algo que es claro es que la vida en el trabajo no es nada fácil, ni siquiera en las más óptimas de las circunstancias. Siempre hay tensión, problemas, fechas de entrega, momentos de trabajo asfixiantes, muchos papeles que llenar y presión constante que no nos hace sencillo el poder encontrar un momento de relajación y paz en medio de toda la locura y el caos que nos rodea (o aun del orden que también puede existir).

 

Y toda esa situación constante, de tener que estar prestando atención, teniendo en cuenta lo que esta sucediendo a nuestro alrededor y también tener que tener una actividad determinada constante y cuyo fallo puede acapararnos consecuencias negativas (a todos nos ha pasado dejar de hacer algo en la oficina, una obligación, y por eso tener problemas); puede llegar a tener importantes efectos en nuestra vida, tanto publica (la que sucede en el lugar donde trabajamos) como en la privada.

 

Si dejamos que nos pese demasiado, que fuerce un cambio muy importante en nuestra personalidad habitual y que no nos permita disfrutar de todo lo bueno, entonces nuestra misma salud, tanto la física como la mental puede llegar a estar en peligro. Por no mencionar todas nuestras relaciones humanas, dentro y fuera de la oficina.

 

Como decimos habitualmente, los extremos son peligrosos y, si bien el trabajo es importante y hay que tenerlo en cuenta siempre, no podemos dejar que se vuelva la base de toda nuestra vida, especialmente los aspectos negativos del mismo.

 

Hay que tratar de encontrar ese balance, al que también solemos referirnos, entre nuestra vida familiar y nuestra vida laboral, donde cada una tiene la importancia que se merece, ni más ni menos. Es la mejor manera de asegurarnos que estaremos en un buen estado de salud y de relaciones.

 

No hay otra forma de que nuestra vida se vuelva mucho más satisfactoria y llena de recompensas de lo que era hasta ese momento.

 

Trabajo… ¿placer?

 

Más allá de lo que decíamos en el último párrafo, la verdad es que hay algunos individuos, que podemos tildar de “muy afortunados” que pueden afirmar que están trabajando en algo que aman y que, justamente gracias a ello, es casi como si no fuese trabajo.

 

Pero la triste verdad es que muy pocos de nosotros podemos decir esto. Para la gran mayoría de las personas el trabajo es simplemente una forma de ganarse la vida. Esto no quiere decir que si o si odiemos lo que hacemos, que nos resulte una tortura insuperable el tener que ir a la oficina (o donde sea que trabajemos) cada día.

 

La realidad es que, aun cuando disfrutemos lo que hacemos (y son muchas más las personas que al menos lo disfrutan que aquellas que aman lo que hacen) sigue siendo una obligación. No es por placer, es algo que tenemos que hacer aunque no deseemos, cada día sin importar cuantas ganas tengamos de hacerlo.

 

Si el día de mañana nos ganásemos una enorme cantidad de dinero jugando a algún juego de azar, ¿seguiríamos trabajando? Si tuviésemos asegurada nuestra buena salud económica por el resto de nuestra vida, ¿no dejaríamos todo de lado, todas nuestras obligaciones laborales, para dedicarnos simplemente a hacer lo que nos gusta hacer en nuestro tiempo libre?

 

Lo más probable es que la respuesta es que no, no seguiríamos trabajando y si, dejaríamos todo de lado. Desde el momento en que el trabajo es una obligación, difícilmente puede ser generador de placer suficiente como para que lo hagamos solo por gusto.

 

Conflictos personales en el trabajo

 

Como ya vinimos mostrando a lo largo de todo estos párrafos, uno de los motivos por los que se hace tan molesto el estar en el lugar de trabajo suelen ser las relaciones personales, ya que se dan entre personas que no han elegido estar juntos ni tener obligaciones en común, sino que han sido forzadas a estar en el mismo lugar por fuerzas externas.

 

Y es que este juego de personalidades diferentes, a veces sin ningún punto en común, puede llegar a ser una bomba de tiempo simplemente esperando para explotar.

 

Pero como también decíamos anteriormente, el trabajo en si es estresante. O sea, aun cuando no tengamos que lidiar con problemas de tipo personal con aquellas personas que comparten nuestro ámbito, aun así es una situación que de por sí puede tenernos un tanto en el borde.

 

Esto significa que, sin importar que tan tranquilos seamos, que tan bien tratemos de llevarnos con el resto de las personas, sin importar siquiera que las personalidades de los demás sean exactamente como la nuestra o que en cualquier otra circunstancia no podríamos tener ningún problema, lo más probable es que en algún momento nos encontraremos en curso de colisión con un compañero o, al menos, sintiendo que no podemos seguir conviviendo de forma normal y llevadera con una o más personas.

 

Esto es natural, es el tipo de cosas que pasa en un ambiente de tanta actividad y responsabilidad.

Teniendo en cuenta que es algo inevitable, lamentablemente, entonces tenemos que ver cuales son las formas en que podemos evitar que estos conflictos se salgan totalmente de control y terminen afectándonos a nosotros, a nuestros compañeros y a la forma en que se realiza la actividad diaria dentro de la empresa.

 

Los edificios de oficinas son un caldero de personas relacionándose, de conflictos a punto de explotar. Y no podemos suponer que de ninguna forma nos va a pasar a nosotros.

Además, le sugerimos inscribirse ahora en nuestros cursos gratis que le servirán para prevenir dos de los principales problemas legales a los que se enfrentan gerentes y managers (haga clic en el nombre del curso):

Prevención de Demandas Laborales

Prevención de Hostigamiento Sexual en el Empleo

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal