Materiales para realizar un relleno facial

A la hora de decidirse por un relleno facial, las alternativas son varias. Aquí te las presentamos
  
  


Colágeno:

Proteína animal que aparece en tejidos como la piel, articulaciones, ligamentos,
etc. El colágeno empleado para inyección es de origen bovino y requiere test de
alergia un mes antes de su utilización.

Normalmente se emplea para corrección de
arrugas finas. Duración muy variable, es raro que dure más de seis meses.


Artecoll®:

Es una mezcla de Colágeno con Esferas microscópicas de Metacrilato. El efecto de
relleno se produce al iniciarse el recambio del colágeno del relleno por el del
propio paciente englobando las esferas.

Útil en la inyección de muchos tipos de
arrugas; no aconsejable en patas de gallo. Empleado en engrosamiento de labios,
pero puede dejar pequeños “grumos”.

Como implante es definitivo pero la
efectividad depende de la eficacia del recambio. Aunque lleva colágeno no es
preciso test de alergia.


Gore-tex®:

Material textil que permanece definitivamente en el cuerpo una vez implantado.
No se puede inyectar por que se presenta en forma de hilos o cintas.

La
implantación se realiza en surcos muy pronunciados. El uso de cintas o hilos muy
gruesos supone siempre una pequeña incisión para su colocación. Siempre se
realiza con anestesia local.


Ácido Hialurónico:

También es un componente de la piel, ligamentos, etc. No precisa test de
alergia. Su duración normalmente es mayor que la del Colágeno (a veces hasta un
año).

Posee un efecto hidratante sobre la piel tratada. Se emplea
fundamentalmente en arrugas finas.


Metacrill:

Material sintético de esferas de polimetacrilato en un medio estable de
carboximetilcelulosa, tiene indicaciones semejantes al Artecoll, con la ventaja
de no requerir colágeno, muy seguro en la utilización con una duración de 18 a
24 meses.


Recuerde que, hasta que no se demuestre lo contrario, los efectos de estos
tratamientos no son permanentes, no retrasan el envejecimiento normal y no
aportan, de forma duradera, ningún elemento del que tenga carencias (colágeno,
elastina, etc.).

El proceso de envejecimiento seguirá su curso y las arrugas
tratadas tendrán la oportunidad de volver a aparecer si no pone remedio.


Los resultados en este tipo de intervenciones son inmediatos y sólo enmascarados
inicialmente por la aparición de algo de inflamación.

La inflamación y el
enrojecimiento de las áreas tratadas son transitorios y suelen desaparecer en el
plazo de dos a cuatro días en función de la zona. Las inyecciones de
grasa
suelen producir algo más de inflamación.

Normalmente no se colocan vendajes
salvo raras excepciones y el paciente puede recuperar su vida normal el mismo
día o al día siguiente (a excepción de la grasa).


Como se explica en la sección anterior, la duración del efecto de todos estos
tratamientos es muy variable y dependerá del material que se emplee, de la
zona/s tratada/s y del propio paciente.


La ventaja que ofrecen estos
tratamientos es que debido a la comodidad de uso y a la ausencia de grandes
molestias, se pueden repetir una o dos veces al
año, si procede, para mantener
el resultado de forma más prolongada. Con muchos de los materiales utilizados se
pueden realizar retoques periódicos.


Anterior:
Rellenos
faciales, arma contra las arrugas


Aprende
los
tratamientos contra la celulitis, flaccidez
y otros
problemas comunes con nuestro curso gratis de
Tratamientos corporales
.
Inscríbete ahora haciendo
clic aquí
.